Alcalá de Henares

 
 

Nos damos cita  nueve bikers. Juanfran y P3ter (Alcalá Conexión) promotores de la ruta y el resto de “humanos”… Enrique, Fernando, Javi, Javier, Juanjo, Ugemoli y un servidor (Gregorio), en una mañana soleada pero fría.

Algunos a pesar de su “tardía juventud” tienden a abrigarse con mantas sin ningún pudor.

Ya estamos todos y nos vamos. Nuestros “zagalones” no pueden esperar y trepan monte arriba cual cabras, el resto mas moderados decidimos calentar aunque solo sea levemente un par de minutos por una pista mas relajada.

La subida es moderada, de unos cuatro kilómetros. Una vez superada comienza una bajada bonita de verdad, pero en algunas zonas es difícil, mas que nada por la ausencia de escapatorias y a mas de uno nos obliga a poner pie a tierra, en algunos tramos, lo que da pie a  las consabidas excusas como… el lunes hay que trabajar, soy autónomo, me gustan mis dientes donde están ahora, de mi cabeza no hacen fotocopias, no tengo aseguradas las piernas (como Beckan) ni las manos (como Casillas) y bla, bla y bla, bla.

De nuevo comenzamos a subir, esta vez la subida se alarga y se endurece, Juanfran se acerca a mi y me recomienda que guarde energía para lo que viene y para rematar la faena me dice “Siempre Positivo… Nunca Negativo…”. Estos dos amables comentarios lejos de tranquilizarme siembran en mí un temor  brutal ¿Qué nos espera mas adelante?

Ya esta aquí el marrón. Delante de mí aparece una pared  “casi vertical”, deben ser unos cuatrocientos metros, el personal va subiendo, y  yo… yo no puedo ser menos  y lleno de orgullo y con las pulsaciones  saliéndoseme por las orejas corono.

Je, je, j e, pero mira que soy inocente con los años que tengo…Detrás de la ultima curva sale otra pared esta vez vertical, “sin el casi”, y de por lo menos un kilómetro. Los que van por delante ya están poniendo pie a tierra “ESCALANDO EL MACIZO ROCOSO”. Es maravilloso, hemos inventado otro deporte,  ahora practicamos la escalada libre con bici al hombro, sencillamente "apasionante", por fin entiendo lo que quiere decir “escalar un puerto”, solo nos falta el piolet y el magnesio para que las manos  no resbalen al agarrarse a las piedras.... Llegamos a la cima jadeantes.

Una vez pasadas las intensas ganas de estrangular (cariñosamente, eso si) a los diseñadores de la ruta y cuando la sangre logra llegarnos de nuevo al cerebro disfrutamos del paisaje, la verdad es que la vista merece la pena, Pueden verse las antiguas ruinas de “La Primera Alcalá de Henares”, cuatro humildes piedras con mucha historia detrás y por supuesto se divisa toda la nueva ciudad a nuestros pies.

La bajada es una de las mejores experiencias en bici de montaña que hemos realizado, sencillamente muy entretenida, es un sendero con buen firme lleno de  badenes, saltos, peraltes, piedras, raíces, pasos estrechos. Es técnico, pero sin el miedo de que un error te haga daño, y todo por que va en función de la velocidad  a la que lo bajes  y eso lo decides tu  y  tu técnica, no lo decide por ti una pendiente desmesurada, donde la gravedad es la que manda. Esta bajada cuando la conoces y “bajándola a todo, trapo” tiene que ser una pasada.

De nuevo comenzamos a subir. La subida es corta y suave, sin problema. Una vez arriba nos encontramos con un buen amigo de Alcalá Conexión se trata de Pepe familiarmente le llaman “Abupepe” que se viene con nosotros para terminar la ruta.

La última bajada del dia es también espectacular, entre pinares. Al final de ella encontramos un badén donde practicar unos buenos saltos, todos probamos pero Juan Fran, seguido de Javi se llevan la palma con dos saltos de antologia el salto puedes verlo en la sección videos http://www.bttexplorer.com/Videos.htm (Pedazo de salto. Janfran) Los demás nos conformamos con levantar las ruedas del suelo un par de palmos y gracias.

Hemos terminado la ruta, pero…. ¿que es la vida sin un homenaje? Pues no es nada, de modo que nosotros nos damos ese homenaje  en un bareto de Alcalá.

Desde luego los “fluidos corporales perdidos” los recuperamos con creces, unas birras (coca colas para los mas profesionales) adornadas con unos torreznos, bravas, calamares, mejillones y unas croquetas de la abuela, nos hacen ver la vida de una forma “mas optimista” o por lo menos diferente

En definitiva gracias a los alcalainos  por ofrecernos esta ruta y los emplazamos a que nos inviten de nuevo a conocer sus preciosos "dominios", por que seguro que merecerá la pena, eso  si….sin subidas imposibles ¿vale?. Gregorio.

Otra visión de la jugada

 

Otra fantástica ruta realizada por BttExplorer. Esta vez preparada por Alcalá Conexión. La dureza vino dada por la impresionante subida al Ecce Homo. La diversión por los fantásticos descensos.

En mi opinión una ruta distinta. Diferente a otras hechas por el grupo, así que el relato también lo es. No se extrañen los lectores, porque el cuento que ahora empieza comienza por el final, y cuando terminen de leerlo se enterarán que ocurrió al principio de la jornada.

Aproximadamente a la una de la tarde me despedí de Peter y Juan Fran, organizadores de la ruta, y del resto de asistentes; Gregorio, Fernando, Javi, Eugenio y Javier. Juanjo se había ido unos minutos antes, que desde Alcalá hasta Villalba hay una tiradita. Desafortunadamente yo tampoco me pude quedar a tomar una cervecita con el grupo, porque por la noche teníamos a unos amigos invitados a cenar y había que llegar pronto para ayudar a los preparativos.

Al aparcamiento llegamos agrupados para meter las bicis en los coches, acompañados por “Abupepe”, un colega habitual de Peter y Juan Fran que se nos había unido un poco antes, en la bajada del Ecce Homo. Antes tuvimos la oportunidad de jugar un poco en un salto, donde el que realmente saltaba era Juan Fran. Esta vez Javi no parecía muy inspirado, y el resto hacíamos un poco el tontillo J intentando con poco éxito despegar nuestra máquina del suelo, y eso que la rampa para el salto era espectacular.

Broche fantástico para el descenso que acabábamos de realizar entre un frondoso bosque de pinos. La senda serpenteaba entre los árboles ofreciéndonos un divertido y nada peligroso tramo que podríamos llamar “Down Hill” manchego J. Claro, antes tuvimos que afrontar la que era la última promesa de Juan Fran y Peter, la repetición de una subida necesaria. Ya se sabe, que para bajar, primero hay que subir.. Sin embargo, acometimos la subida un tanto dispersos pero entusiasmados, seguramente por el  efecto del fantástico descenso que justo unos momentos antes habíamos hecho desde lo alto del  Eche Homo. En mi opinión el descenso mas bonito que ha hecho este grupo, recorriendo el fondo de un estrecho cañón en miniatura. El camino era un “Single Track”, como dicen los americanos, que zigzagueaba a derecha e izquierda durante un buen tramo. Aquí al menos Juan Fran y Javi parece que llegaron a alcanzar más de 40 km/h, seguro que se divirtieron.

Los comentarios eran de tenernos a todos encantados. Ya se nos había olvidado el sufrimiento que acabábamos de pasar unos minutos antes en la subida ya citada al Eche Homo. La pista que nos llevó hasta  arriba del todo se presenta al principio como un rompe-piernas. Poco a poco la cosa se iba endureciendo, pero todo se encontraba en límites razonables. Continuábamos ascendiendo por esa pista, que ahora se volvía amable cuando en un giro a la derecha apareció una rampa que parecía una pared en la que era difícil resistirse a poner el plato pequeño. Todos la subimos y pensábamos que las dificultades habían acabado. Ilusos, debieron pensar Juan Fran y Peter, porque lo divertido no había comenzado. Reagrupados, quedamos a la espera de las indicaciones del Comando Henares, como un ejército atiende a sus generales antes de iniciar el asalto a una fortaleza.

Y la señal de ataque fue dada, pero no con gritos de arenga, si no con todo lo contrario, aconsejándonos que hiciéramos un prudente uso de nuestras fuerzas, y que nos reserváramos la mayor parte para las últimas rampas. Sólo nos faltaban 20 m de altura para llegar a la cima, pero la distancia longitudinal era también muy pequeña, así que las rampas que se sucedieron desde ese momento eran realmente duras. ¿Digo duras?

Arriba las vistas de Alcalá y la comarca eran sencillamente espectaculares lo cual se aderezaba con los cariñosos comentarios que algunos componentes del grupo dedicaban a los organizadores y a toda su ascendencia materna y paterna hasta en tercera generación, en broma y en plan cariñoso, claro. Ay, Juventud, Divino Tesoro. Claro, la juventud mezclada con culotes con refuerzos laterales es una mezcla explosiva.

En fin, que la subida al Ecce Homo sirvió para reponernos de la espléndida primera bajada de la jornada, que Juan Fran, Peter y Javi hicieron en bici… y el resto andando. ¿Pero hay que bajar por ahí?...

La subida previa la hicimos desde el aparcamiento donde habíamos quedado. La temperatura era fresquita así que se agradecía. No en vano el termómetro del coche marcaba 6ºC cuando nos reunimos en el punto de cita que el Comando Henares había indicado.

Y así comenzamos una ruta preciosa, exigente y muy divertida.

Muchas Gracias Alcalá Conexión, Juan Fran y Peter, por la preparación. Esperamos ansiosos la convocatoria para la celebración del trofeo de orientación. Enrique

 

 

 

Perfil y mapa de la ruta