Canencia

 

Sabíamos que la ruta iba a estar concurrida, porque sin apenas darnos cuenta vimos como la lista de participantes crecía y crecía. Unos porque eran invitados por alguno de los miembros del grupo, otros porque conocían a alguien, otros por cualquier otra cosa...La realidad superó la ficción, como es habitual, y al final diecinueve chicos y una chica (Jenny) nos reunimos en el aparcamiento del puerto de Canencia el domingo 23 de julio a las 09:45 AM.

Como estaba previsto, uno a uno fuimos llegando al lugar de la KDD. Los primeros fuimos mi hijo Jorge y yo, que llegamos a las nueve, pero de la noche del día anterior, con nuestra autocaravana con la idea de dormir en el propio sitio de KDD. Supongo que no tendréis problemas en creerme si os digo que aquí empezó ya el espectáculo, al ver la noche estrellada en la sierra (imposible de verla en Madrid), sintiendo la tranquilidad de la noche serrana, amaneciendo con caballos alrededor nuestro paciendo tranquilamente..., en fin, una pasada.

 Gregorio fue el segundo, junto con Nacho y su hijo. Esta muy bien que nuestro grupo vaya creciendo poco a poco, y personalmente, me alegra que haya incorporaciones de edades similares a las de Jorge.

 La mañana comenzaba bien, pero mientras el resto de asistentes llegaba, Nacho, que estrenaba Spezialiced, rompía su cadena en el mismo aparcamiento, todavía no sabemos muy bien como.

 Tras varios intentos para ver como podíamos resolver el asunto, intentando colocar un eslabón de enganche que no lográbamos colocar, Jorge consiguió enganchar otro que nos ofrecieron, así que problema resuelto.

 Foto de rigor, presentaciones y saludos de esas que al final no sabes como se llama nadie y en marcha, iniciando la subida hasta un collado que separa ambos puertos.

 Y aquí la sorpresa para los que no la conocían. La tal Jenny se coloca en cabeza, coge su ritmo y se pone a subir como una locomotora, y además mostrando una superioridad física de esas apabullantes. Claro, después nos contaron que Jenny hace Mountan Bike, Trecking, Parapente, etc. Vamos, de todo excepto buñuelos de viento y claro, está mas que entrenada. A su marido, que también venía, no se le veía tampoco flojucho, pero Jenny marcaba la diferencia. Todos los que no la conocíamos lo comentamos. Particularmente yo se lo comenté a mis chicas, que como todos sabéis también disfrutan de esta afición, aunque últimamente no lo parezca, pero las dos admitieron su condición, igual que la mía, de meros aprendices.

 Tras la subida, que cada uno realizó a su ritmo pero en la cual Gregor confesó haberse sentido muy bien, comenzamos a descender hasta una casa que marcaba el punto de regreso propuesto por Gregorio. Aquí el grupo de los cachas, es decir, Jenny y algunos cuantos que irían con la lengua afuera siguiéndola, nos dejaron para hacer una circular un poco mas larga y un mucho mas dura. Nosotros, pobre mortales, decidimos hacer lo planeado comenzando el regreso, que completamos sin mayores problemas.

 Después en casa pensaba que suerte habíamos tenido al no haber sufrido ningún percance, ni siquiera un pinchazo, porque juntar veinte bicis y que no haya una caída, aunque leve, o ni siquiera eso, un pinchazo o cualquier otro problema es haber gozado de la simpatía de las hadas. Y eso que algunos, como nuestro amigo Luís, al que esperamos ver de nuevo y cada vez con mayor asiduidad por estos lares, lleva una bici de las de verdad, es decir, de las de antes. No se si se me entiende. Porque cuando digo de las de antes quiero decir justamente eso, de las de antes, antes ó incluso antes. Pero aquí se demuestra que lo que vale es realmente tener las ganas de pasárselo uno bien.

 Así que terminada la ruta, nos despedimos deseándonos tener un buen verano. Alguno ya se van a sus lugares de veraneo, donde esperamos puedan disfrutar de olas, viento, pesca submarina y cualquier otra cosa que se les ocurra. Otros, que nos toca esperar algo mas, propondremos alguna cosilla que nos sirva para darnos una vueltilla el fin de semana que viene, de la cual, como de costumbre, tendréis cumplida información.

 Un saludo para todos. Enrique

Algunos comentarios de los asistentes.

 Bueno, para mi ha sido una agradable salida, nos ha faltado algo de tiempo al menos a mi para poder hablar un poquito mas con todos vosotros, pero he disfrutado mucho,

Hasta Andrés se lo ha pasado bien a pesar de ser una ruta bastante dura para el por su poquita preparación.

Grata la compañía de Jenny y su Marido José, donde se se han visto las verdaderas armas de mujer!!!

gracias a todos por vuestro buen rollito.

Antonio T/B

Yo también tengo que decir que lo he pasado muy bien. Para mi ha sido la primera vez que salgo con tantísima gente y ha sido estupendo. He subido como hacia tiempo que no subía arropado por tanta buena rueda.

Me alegro que Andrés haya disfrutado, admirable su capacidad de sufrir encima de una bici y poner buena cara. Estoy seguro que con media docena de salidas mas estará en plena forma.

Lo de Jenny es otra dimensión, simplemente es una delicia ver como una mujer deja sentados a diecinueve tíos, sin despeinarse.

Gregorio

Perfil y mapa de la ruta