CdC Año Nuevo 2009

 

 

              Con fecha 4 de enero de 2009, domingo, estrenamos el nuevo año con un rulito por la CdC con nuestras máquinas y mi máquina en lugar de haber engordado estas fiestas con tanta comida ha adelgazado sorprendentemente un kilo, lo cual se nota que va más ligerita.              

Pero antes de comenzar a narrar nuestra pequeña aventura por este gran parque de Madrid, podríamos hacer un pequeño resumen de todo lo que ha supuesto para el grupo desde que en 2004 decidieron un pequeño grupo de viejos bikers; es decir, los veteranos de bttexplorer, crear una página en Internet narrando las aventuras de sus andanzas, siendo el artífice, creador y diseñador de la página nuestro grande e irremplazable “master” el betetero Gregorio, con el apoyo suministrado por sus extraordinarios reporteros gráficos y cronistas.

                La primera gran hazaña comenzó allá por el año 2004, más exactamente el 26 de junio, en la que se reunieron 11 ciclistas para hacer la ruta de “El Embalse de Picadas”, en la que se cuenta a modo de resumen lo siguiente:

 “La primera subida ya hizo ostensible quienes estaban en forma y quienes necesitaban “algo de entrenamiento”, tras unos tres kilómetros de subida, una bajadita para recuperar la piernas y otra vez a subir, pero nos ayuda a pedalear, la idea de que esta es la última subida importante de la jornada.

 Comienza el descenso entre regueros y tierra suelta, que hace que más de uno en las curvas intente seguir recto, pero la bajada es una auténtica gozada, curvas y contra curvas que ponen en entredicho nuestra estabilidad sobre la bici.

Algunos preguntan si ya hemos terminado, cuando en realidad sólo hemos cubierto unos dieciocho de los treinta kilómetros de los que consta la ruta, (parece que más de un “compi” está algo cansado).”

    En el año 2004, la última escapada se hizo el 27 de noviembre a la Cuerda de la Parada, contabilizándose un total de seis rutas a lo largo del año, hay que tener en cuenta que la fecha de la creación de esta página se hizo en la mitad del año.

                En el 2005 se duplicó el número de salidas, pero todavía vienen a ser muy pocas las rutas que se programan (12 salidas para ser más exactos). En este año la primera se efectuó el 2 de enero, en Zarzalejo, en la que se ven algunos jovencitos retoños en sus primeras andaduras en bicicleta, es un buen comienzo para esta juventud que hay que seguir alentando para que continúen en la práctica de este deporte.

  

    Y ya pasamos al año 2006, habiéndose programado sólo diez salidas, de las que la primera se efectuó a mitad de año, allá por el 3 de junio se dieron cita en la Hoya de San Blas siete bikers (Elena, Enrique, Jorge, Rafa, Isaac, Eugenio y Gregorio, en el que se puede leer la siguiente anécdota:

“Bordeamos el embalse de Santillana, que a pesar de la sequía nos ofrece algunos vadeos, que nos refrescan los pies. Cruzamos la carretera y empiezan las primeras rampas que más o menos duras nos acompañaran durante veinte kilómetros. En una intersección yo digo que creo recordar que es por la derecha (aunque la verdad no estoy seguro) y el grupo que es por la izquierda, como son más numerosos ganan la partida y tiramos por la izquierda, después de cuatro kilómetros de duro pedaleo reconocen que se han confundido y vuelta para atrás. Para matarlos……… :-)”

 

 

 

 

 

                     Termina este año de 2006, el 30 de diciembre, con una ruta denominada “El  Escorial”, en la que me he detenido y no lo puedo evitar el recordar aquellos que escribieron los siguientes comentarios y que me parece  idóneo mencionarlos, pues creo que a más de uno que estuvo en la misma le producirá unos muy buenos recuerdos e inolvidables:

“Algunos comentarios sobre la ruta

Que gran despedida le hemos dado al 2006, una ruta preciosa, tanto por las vistas como por el dulce sabor a miel del camino. Desde luego un camino precioso, el cual ganaba más belleza con la nieve, y sobre todo con la compañía y las trialeras que daban juego... (y nuestras agonías en algunas subidas ).

La imagen desde arriba del Monasterio saliendo entre la neblina era espectacular, pero la bajada lo era más todavía.

Aunque escribo esto derrotado y tirado en el sofá por la exigencia de fuerzas que pide el camino, lo escribo con una sonrisa de oreja a oreja.

Que ruta, magnifica.

Saludos y Feliz Año a todos los Beteteros!!! Juan Fran

jJoder!! "Sacando pierna en las curvas de la trialera estilo moto de cross !!!!!".... Si yo saco la pierna, fijo que la dejo allí, llegué abajo de la trialera como si me hubiera estado zurrando con Poli Díaz durante una hora. Eso sí, el paisaje compensó la paliza 100% y la compañía pues excelente como siempre.  Saludos  Luis.”

 

                                                                     

 

 

 

 

 

                 Durante el año 2007 las salidas se incrementaron considerablemente alcanzando veintiséis, todo un record, de las seis, doce y diez de años anteriores. Tiene su primera salida el 11 de febrero denominada “Geocatching”, y según cuentan  los beteteros que asistieron a la misma, se presentó un día gris, con nubes que presagiaba lluvia. Se trataba de un “juego” denominado juego de orientación en el que lo importante no es llegar el primero, sino en reunir cuantos más puntos mejor; y para ello se facilitan unas coordenadas al comenzar el juego y con ayuda de un GPS se trata de localizar esos puntos, Isma fue el que organizó el juego y el que se curró la ruta, como muy bien dice la crónica "de los pies a la cabeza”.

     De esta ruta merece especial mención el siguiente comentario de la misma:

“Por ultimo felicitar al equipo Andeandaran (Enrique y Jorge) por su brillante primer puesto. Sois unos máquinas, lleváis dos de dos, menos mal que la próxima la organizáis vosotros y dejareis el primer puesto vacante, je,je,je.

Un recuerdo muy especial para Juanjo que a pesar ingresar hoy a las cinco de la tarde en el hospital para que le quiten "su mecano" no solo no ha dudado en participar, es que ha quedado tercero y está pensando en competir en la de marzo. Ánimo y que todo salga como esperas.” Saludos Gregorio.

                          Y llegamos al 29 de diciembre en las campiñas de Fuentidueña en la que cabe destacar el siguiente comentario

“nos juntamos en la gasolinera de Fuentidueña Gregorio, como maestro de ceremonias, Fernando, sin el cual creo que todavía andaríamos perdidos entre los miles y miles de caminos, trochas, veredas, senderos, rodadas y demás caminejos de la zona, Juan Fran, con sus pantalones con refuerzos, Claudio, al que no esperábamos pero nos dio una agradabilísima sorpresa, y yo mismo (Enrique), estrenando calzas para los pies, gorro bajo casco para abrigar la calva, guantes y un impresionante VDO MC 1.0+ que nos informó toda la ruta de un montón de cosas, entre otras la temperatura y el porcentaje de ascensión.

 Así que pronto supimos que estábamos a 1ºC y entonces, claro, comenzamos a tiritar, porque hasta ese momento se estaba requetebién ...dentro de los coches”.

  Y esto es lo que se encontraron nuestros amigos beteteros en esta ruta:

“La ruta no presentaba complicaciones y era claramente llana, sin embargo. Ay, sin embargo llegamos a una zona de toboganes que al principio bajaban y subían moderadamente, pero de repente llegamos a una zona de tres toboganes tremendos, como una montaña rusa, que nos dejaron, digamos relajados.

 Después del parque de atracciones comenzamos de nuevo por una ancha y llana pista que nos llevó directamente al punto de comienzo, dado así por finalizada una estupenda jornada betetera y la temporada oficial BttExplorer 2007.

                                                                                    Y con esto terminamos el año 2007, un año muy interesante en cuanto al número de rutas programadas y siguiendo los mismos pasos de 2007, el año 2008 ha experimentado un incremento en el número de rutas programadas, llegando alcanzar la cifra de treinta salidas documentadas, cuatro más que en el 2007 y eso sin contar las que se suspendieron por inclemencias del tiempo y, además, las innumerables visitas a los MdP (Monte del Pardo) y a la CdC (Casa de Campo). Y no sólo ha sido un año con un incremento en rutas programadas, sino en la incorporación de nuevos beteteros: Carlos, Pedro y Rosa (no hay que olvidar tampoco a su copiloto y apoyo logístico, Marcial), y cómo no podía ser menos mencionar a los amigos de Carlos y Pedro (Giacomo y Fede) que nos han acompañado tanto en algunas rutas programadas como en los rulitos por el MdP y CdC.

Se inicia este año 2008 en “Villanueva del Pardillo” el 10 de febrero, en donde se dan cita ocho bikers, y de esta ruta merece especial mención lo siguiente que cuentan:

“Antes de  iniciar la subida hay que cruzar el río Aulencia, tributario del Guadarrama.   Al llegar al vadeo Pedro, que encabeza el grupo, lo inicia con decisión, y Gregorio, que lo ve tan decidido le sigue. Yo, que en ese momento voy el tercero, espero a ver que pasa, y efectivamente, pasa. Ambos ponen pie al “agua”. A partir de ese momento irán un poco mas fresquitos.”

 

  “Gregorio, que hasta entonces ha disfrutado de lo lindo con su nueva KTM de apenas ocho kilitos, una maravilla, se corta bastante en la bajada, pues acostumbrado a la Spez doble nota lo que es bajar solo con amortiguación delantera, y eso que su flexible cuadro de carbono trabaja estupendamente. Que maravilla de bici”.

Terminamos el año con una ruta programada en el CdC el 31 de diciembre como despedida del año, y en donde tuve la posibilidad de probar mi nuevo look de bicicleta, con un kilo menos, gracias al cambio de horquilla, y una nueva rueda delantera con freno de disco. Genial, genial, genial, que bicicleta más ligera se ha convertido esta Treck  que ya no se parece en nada a lo que compré, lo único que queda de la vieja bicicleta es el   cuadro 

 

 

 

Y esto ha sido todo un resumen de la historia de los beteteros desde su nacimiento.

Volviendo a lo que iniciamos en este crónica (nuestro nuevo año recién estrenado 2009) con un rulito por este gran parque de Madrid, ese día (4 de enero) nos reunimos más bikers de los que inicialmente creíamos que iban a asistir: Gregorio, Enrique, Carlos, Pedro, Juanjo, Rosa y los amigos de Carlos y Pedro: Fede y ¿Juan o José? Antonio.

El día anterior todos temíamos que se suspendiera la salida, pues estuvo todo el viernes y sábado lloviendo sin parar, motivo por el cual se decidió hacer el rulito por la CdC. La mañana amaneció con un cielo azul raso y un sol espléndido y eso animó bastante a los asistentes para poner los pies en los pedales y salir zumbando, como posesos e hipnotizados por un diablo llamado bicicleta que nos llamaba a gritos.

 

Después de los saludos de rigor, nos hicimos unas fotitos muy chulas; en las fotos del grupo se ve proyectado las sombras alargadas de nuestros reporteros gráficos, muy elocuentes, que se podrían interpretar como las garras del deseo por las bicis; y como no mencionar a nuestras “gemelas KTM” de Enrique y Gregorio, y que antes de iniciar el rulito se exhiben relucientes y esplendorosas, como dos mujeres coquetas.

Comenzamos pedaleando alrededor de todo el perímetro del Parque y de vez en cuando nos metíamos por las sendas estrechas que se extienden, más o menos, paralelas al recorrido de los “subis y bajas”, ya que más por el interior del mismo eludíamos pasar debido al barro acumulado de esos días de lluvia.

El año lo han iniciado algunos bikers con un poco de cansancio, bajo en forma, debido a la dichosa gripe que siempre acecha cuando llega este tiempo y mira que lo digo y me repito, que cuando uno se encuentra debilucho, lo mejor es tomarse unas vitaminas para recuperar el estado físico. Así que pronto decidieron parar el rulito y tomarse unas birras, pero se eligió un kiosco inadecuado para algunos, pues no lo acompañaron con ningún aperitivo, mientras tanto otros –Pedro, Fede y Juan o José Antonio-, decidieron hacer un pequeño bucle de quince minutos y reunirse con el resto del grupo. Pero la mañana engañaba el sol y al poco tiempo de estar sentados empezaron a quedarse helados, por lo que decidieron hacer toque de retirada y a casita. Al día siguiente nos enteramos que los aperitivos que no nos pusieron se los pusieron a los del “bucle”, ¡hay que tener suerte, caramba!.

Rosa