Circular Collado Villalba

 

 

Hola a todos:

Necesito una crónica como el agua  para vivir, de este pirulo circular de Collado Villalba. No quiero señalar a nadie pero en el grupo de hoy iban afamados cronistas de este grupo.

Quiero paladear ese pedazo de crónica en la que se describa minuciosamente como los caminos estaban totalmente secos, si acaso en algunos puntos levemente hidratados y como los ciclistas que circulaban delante lo hacían inmersos en una nube de polvo debido a esa sequedad. Charcos ni uno oiga… hielo tonterías, ¿barro? bobadas...

Baste decir que hemos tenido que parar al final de la ruta en una fuente para salpicarnos algo de barro y que pareciese otra cosa.

Ala ya os he dado argumentos y un guión :-)

Gregorio.

Esta ha sido la respuesta :

Gracias a que, parafraseando a Juanjo, el terreno de la sierra drena bien, pudimos disfrutar en el día de hoy de un agradable paseo sin necesidad de usar una zodiak, aunque en algunas ocasiones tal vez hubiera estado bien tenerla. Y no es porque hubiera muchos charcos y barro, que seguro que no hubo ni trescientos mil, sino porque aunque sólo había un charco, este era muy laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargo. El resultado es que todas las bicis terminaron la ruta de color marrón cacafuti, incluyendo como parte de las bicis a los ciclistas (los ciclistos no existen aunque les pese a más de un político que además de político sea inculto y burro de enfermar. Aprovecho para recordaros que no existen las medicas, las pilotas, los maquinistos, etc).

En fin, que llegados al punto de encuentro publicado por el citado Juanjo a última hora porque el pobre trabaja hasta reventar, todo el día de aquí para allá, luchando por llevarse para su casa el sustento familiar, y……etc) que propició además que un nuevo amigo de nombre Nacho se llevara un plantón estupendo por lo que probablemente esté pensando que somos una panda de impresentables…aunque en esto tal vez tenga razón (Nacho, esperamos verte pronto. Ya sabes que a la segunda viene la vencida…¿o es a la tercera?. En fin ya veremos), la cosa es que el primer punto de reunión de verdad ó Campo Base se estableció en el único y verdadero todoterreno que existe en el grupo, que no es otro que el Mitsubishi de este humilde escribiente, donde nos refugiamos de las gélidas temperaturas Rosa, sin su Marcial, lo que restó mucha marcialidad al día, claro, Billy, que se ha cortado el pelo, y yo que….ejem, ni una risita con eso del pelo…

Al poco llegaron Gregorio y Fernando, que sucumbió ante nuestra llamada y se dejó de mariconadas de CDC y por asfalto y…Ay Señor, Señor, ¿Dónde vamos a parar? A propósito, que debéis saber que el Vaticano ha anunciado que cuando una mujer yace desnuda en la cama con su marido y/u otro varón y/o varones y exclama ¡Ay Dios Mío!, ¡Ay Dios Mío! Y así sucesivamente, NO SE CONSIDERA ORACION NI REZO.

Bueno, que me disperso. La cosa es que hasta que llegaron el resto, Juan, al que estrenábamos, Carlos Santa Croix y Juanjo, todos gozamos de la calefacción del todoterreno mencionado.

Llegados todos los convocados, excepto Nacho que estaba en Moralzarzal acordándose supongo de nuestras santas madres, procedimos a preparar las bicis e iniciamos la ruta en dirección a Moralzarzal, donde Nacho…….en nuestras santas madres, vamos digo yo…

Debido a que yo tuve que llevar la Canondale, porque la KTM estaba en el taller cambiando los platos y piñones (470€ de na…, pero claro son XTR porque eso del quiero y no puedo…ejem), la cosa es que esta semana en casa no comemos…Uy, quise decir que no me entraban las calas en los pedales, así que al rato hicimos una breve parada para que Carlos no me arreglara el problema (A este chico no sé porqué le llevamos de ruta…). Así estaban las cosas cuando proseguimos nuestro camino en dirección a Manzanares El Real sin más novedad que algunos cientos de miles de charcos, (oiga, que el terreno de la sierra drena muy bien), pasando después por sitios que a mí personalmente me llevaron no a mi más tierna infancia, si no a mi más loca adolescencia.

En el camino de regreso más de lo mismo, es decir, alguna zona sin agua pero con barro, otras con barro pero sin agua, otras con barro y con agua y otras con agua pero con barro, así que terminamos un poco mojados y embarrados lo cual hizo muy feliz a Gregorio que tuvo que meter su bici, la de Fernando y una cantidad de barro como para exportar, en su coche, cosa que siempre gusta J a los lavaderos de coche, claro. Carlos, Billy y Juan fueron más precavidos y pasaron la bici por el lavadero de una gasolinera cercana al punto de inicio, que también era el final, claro, y Rosa y yo “lo hicimos” en mi casa, que siempre es más familiar, al poder llevar las bicis en el trasportín para cuatro bicicletas que me compré justamente el día antes de que mis dos hijos decidieran que ya no montarían mas en bici.

En cualquier caso, le damos las gracias a Juanjo y le animamos a que siga proponiendo rutas por la zona y sobre todo, que termine el master que está haciendo sobre psicología aplicada al drenaje de suelos serranos, que seguro que le aprovecha un montón.

Juanjo, tu sabes que te queremos mucho.

Enrique.

 

Perfil y mapa de la ruta

 

  Descárgate el track de la ruta