Cuerda de la Parada

 

 

VISIÓN PARTICULAR DE LA RUTA “CUERDA DE LA PARADA”

 No se si alguno de vosotros estaríais en tan lamentable estado como yo me encontraba ayer por la tarde, cuando notaba cada parte de mi dolorido cuerpo, al intentar hacer cualquier tipo de movimiento.

 He llegado a la conclusión de que me hace falta entrenar mas para superar (no tan tristemente como yo lo hice) la “subidita” de casi 14 Km., que no tenía apenas zonas de recuperación. En la cima, nos esperaba un merecido descanso con avituallamiento incluido (alguno con “potito” incluido). Luego vendría lo que en la hoja de ruta se denominaba “bajada”, con bonitos paisajes y algunos trozos bastante divertidos, sobre todo los que transcurrían por zonas de umbría, donde quedaban restos de nieve (como el que rodó nuestro afamado reportero Emilio). Tan contentos nos pusimos con esas emociones, que nos las prometíamos muy felices. ¡¡¡Jo (pííí) er!!! con la “bajadita”. Menudo rompe piernas, alguno de nosotros renegamos “un poquito” (a veces también lo hicimos en voz alta), acordándonos de los familiares directos del autor de la hoja de ruta. Luego, eso sí; nos esperaba lo bueno: “El Argentino” (con sus estupendas carnes a la brasa). Aunque yo por ansioso y llegar pronto a la cerveza; a escasos 20 mts. del final de la ruta, iba por el arcén de la carretera y miré para atrás para cruzarla y justo cuando volví a mirar para adelante, la bici (que se había llevado una buena paliza), se fue solita fuera de la carretera. Imagino que estaba tan deseosa como yo, del merecido descanso y se dirigió a la cuneta (de unos 50 cm. de profundidad). No tuve mas remedio que abandonarla y saltar hacia el otro lado, dando una pequeña voltereta por el asfalto, que incluyó una rápida y espectacular carrera a gatas, para salir de la carretera antes de que llegase cualquier coche cargado de aviesas intenciones. Afortunadamente, al ir casi parado, el incidente no supuso apenas nada para mi integridad física y solo mi orgullo quedó ligeramente afectado.  

Mi moraleja particular es: Tengo que dedicar mas tiempo a entrenar de lo que ahora destino a ese menester (aunque no me guste tendré que utilizar la estática de casa), para intentar salir airoso de las cuestecitas que encontremos en las rutas que se avecinan. 

Hasta la próxima escapada chavales.

 Redacción efectuada por el anteriormente denominado: “Cantaor de las subidas"(Fernando)

Puedes poner los altavoces

 

 

Pincha sobre los rutometros para ampliar