Castelo Branco - Fuentes de Oñoro


 
 

 

Es el puente del corpus  y nosotros queremos hacer una incursión por tierras lusitanas de modo que el jueves después de comer salimos para Portugal.

Alberto va con su Toy y nosotros con el nuestro y allí nos encontraremos con Luis y su hermano Adolfo que han ido con el Patrol y con Kangu y su Defender.

Durante el camino el coche de Alberto se para en un par de ocasiones, no sabemos que le pasa, le ponemos en el gasoil una botella para la limpieza de los inyectores y parece que se le quitan los males.

Llegamos a buena hora a Castelo Branco (Castillo Blanco). La ciudad debe su nombre a un castillo luso-romano (Castra Leuca) en la cima de la Colina da Cardosa en cuya ladera se desarrollo la población. El castillo en la actualidad esta en ruinas.

El hotel Residencial Orta d’ Alva limpio y aseado. La señora que lo lleva nos recomienda un restaurante para cenar, la hacemos caso y nos ponemos de carne y de todo lo demás hasta las cachas  por muy poco dinero. Un paseo por el pueblo para bajar tanta comida y a la cama que mañana tenemos tajo.

Una vez desayunados salimos al campo. Los puntos puestos por Luis apoyándose en Google como siempre perfectos aunque con alguna sorpresa, lo que hace que aumente el interés por la ruta. Llegamos a un vadeo y el río viene aparentemente bastante crecido, unos operarios que están trabajando en la construcción de una carretera nos comentan que con “los jeep” podemos pasar y así lo hacemos, es bastante menos profundo de lo que parecía y con el fondo de piedra, pasamos sin ningún problema.

En esos momentos recibimos la llamada de  nuestro amigo Pi y unos kilómetros mas adelante se une a la comitiva con su Defe.

Continuamos camino subiendo pequeñas montañas y bajando preciosos valles en medio de una naturaleza explosiva de color intentando encontrar el camino bueno que nos lleve al siguiente punto. Bajo un sol de justicia y los termómetros marcando los 37 grados llegamos a Idanha a Velha.

El pueblito es precioso, (79 habitantes censados en el 2001) esta edificado sobre una ciudad romana, (Civitas Igaeditanorum). Durante la época romana y visigoda se la conoció como Egitania y conserva las murallas y el castillo visigodos  y un precioso  puente romano sobre el río Ponsul y también posee una catedral visigoda única en su genero en la península Ibérica y un pequeño museo Egitaniense que esos momentos estaba cerrado y no pudimos visitar.

Hacemos un buen montón de fotos pero el calor empieza a ser insoportable y nos vamos a buscar un sitio para comer, nos cuesta lo nuestro encontrar una sola sombra pero al fin lo logramos.

Continuamos nuestro camino haciendo norte hacia Monsanto un importante enclave Templario en tierras portuguesas, también visitamos Penha Garcia. Podemos ver su castillo Templario, pero de lejos, el aparcamiento para dejar los coches esta lleno y hay que trepar caminando un par de kilómetros para llegar al castillo  y el calor que hace nos obliga a desistir.

Compramos algo de pan para la cena y continuamos hacia Mnfortinho, no hay forma de encontrar el camino, una y otra vez nos encontramos con una finca de proporciones desmesuradas que nos cierra el paso con sus cancelas por lo que decidimos atacar los puntos desde mas adelante.

 La hora de buscar sitio para la acampada se acerca. Siguiendo ruta  encontramos una pradera estupenda aunque levemente inclinada que no nos impide plantar las tiendas. Nos preparamos unos huevos fritos con bacón, papas fritas y un poco de picoteo y nos dan las tantas delante de un licorcillo charlando de lo divino y de lo humano.

A las 12 y media de la noche y una vez que hemos terminado de arreglar España nos vamos a la cama. No termino de meterme en la tienda y ya hay gente resoplando.

 Pincha sobre las fotos para ampliar

Tras un buen desayuno nos ponemos en marcha y tras algunos titubeos (no había forma de encontrar el buen camino) nos enfrentamos a un cortafuegos de los que quitan las manías, muy, muy empinado, muy, muy largo, con muchas, muchas piedras sueltas y muy, muy lleno de maleza y tiramos para arriba en segunda reductora. A las mud terrain les cuesta encontrar sitio donde morder pues el terreno esta muy suelto pero tras un rato de subida tratando con cariño el pedal del acelerador y sudando la gota gorda por la tensión coronamos. Todos subimos sin mayores problemas, pero todo lo que se sube hay que bajarlo y la bajada del cortafuegos es también de las buenas, nos ponemos manos a la obra y disfrutamos la bajada. Hacemos varios tramos con fuertes pendientes en subida y en bajada pero ninguna tan impresionante como ese primer cortafuegos.

Atravesamos la espectacular sierra de Malcata reserva natural y uno de los pocos sititos en la península donde se puede encontrar el lince ibérico, no vemos ningún lince, pero a cambio vemos un tejon precioso que se esconde entre la maleza en cuanto nos detecta.

Topamos con la frontera de España y los puntos que llevamos caen del lado español tratamos de continuar ruta por la parte lusa pero de momento las vallas de la frontera nos ganan la partida. Una parada para comer en una praderita con sombra mecidos por un fresco vientecillo, que hace que después de comer mas de uno demos una cabezada.

Reemprendemos la marcha y damos mil vueltas tomando por mil caminos diferentes haciendo en ocasiones alguna docena kilómetros para encontrar nuestros puntos, pero igual que todos los caminos llevan a Roma en esta ocasión todos los caminos llevan a la dichosa alambrada, esta claro que es mas fuerte que nosotros y cansados ya del juego abandonamos la partida. Estamos a escasos cuatro kilómetros de Fuentes de Oñoro y hemos realizado prácticamente el 90% de la ruta  que teníamos prevista,  por lo que damos la jornada por finalizada y nos volvemos para Madrid.

Como siempre un par días magníficos de mucho 4x4 un poco de cultura y grandes dosis de buena amistad.

Ya estamos preparando  el próximo Portugal para después de las vacaciones estivales, si es posible con lluvia, viento, y barro, que son  la sal y la pimienta del campo.

 

 

Pincha sobre las fotos para ampliar