Ciudades y lugares de interés en Túnez



 

 

.

Bicerte.-

 Es la ciudad más importante de la costa noreste de Túnez y un moderno puerto comercial que se encuentra  a orillas del canal que une el lago Bizerte con el mar, su emplazamiento  ha propiciado que disfrute de una enorme importancia estratégica. Los primeros en instalarse aquí fueron los fenicios que cavaron un canal para unir el lago con el mar y crearon uno de los puertos más seguros del Mediterráneo, llamaron a su ciudad Hippo Zarytus. Los romanos la destruyeron en el 146 a.C , la levantaron de nuevo y la rebautizaron con el nombre  Hippo Diarrhytus. Los árabes le volvieron a cambiar el nombre por el de Benzert. Durante el protectorado francés la ciudad se convirtió en una  importante base naval. En la segunda guerra mundial fue ocupada por las tropas alemanas y sufrió grandes destrozos debido a los bombardeos aliados. En la última década Bizerte ha desarrollado su infraestructura turística alrededor de sus fantásticas playas, sus hermosas dunas, el pintoresco casco antiguo  y el puerto pesquero. También son dignos de destacar su kasba, su mezquita  y el museo oceanográfico.

 Cartago.-

 Un conjunto de ruinas es todo lo queda de Cartago, una de las ciudades más poderosas del mundo antiguo.

Fue fundada en el año 814 a.C por colonizadores fenicios y en el siglo IV a.C. ya era la metrópolis más pujante de esta parte del Mediterráneo. Las Guerras Púnicas trajeron la destrucción de la ciudad pero resurgió de sus cenizas bajo el imperio romano, más adelante la conquistaron los vándalos a quienes remplazaron los bizantinos en el siglo VI. Tras la conquista árabe en el año 695 Cartago cayó poco a poco en ruinas.

Merece la pena una visita al anfiteatro con capacidad para 3.000 personas,  las termas de Antonio y los cimientos de las casas Púnicas. Podemos visitar  la catedral de San Luis que se eleva imponente sobre los restos de la antigua ciudad y el museo de Cartago entre otros.

 Chebika.-

 Es junto a Tamerza y Midés uno de los tres oasis de montaña más conocidos de Túnez. Estos tres pueblos están cerca de Tozeur muy próximos a la frontera con Argelia. En el siglo XIX eran importantes lugares de parada  de una de las dos rutas principales de caravanas que unían las costas oriental y occidental del continente africano.

En el imperio romano se utilizaban como plazas militares con elevadas torres de vigilancia desde las cuales  los legionarios se comunicaban entre si mediante el uso de espejos.

Durante siglos los pueblos producían sólo lo necesario para alimentar a su población. Este equilibrio se rompió con el descubrimiento de depósitos de fosfatos en las cercanías y muchos lugareños abandonaron sus hogares para trabajar en las minas. La consiguiente disminución de la producción agrícola causó cambios en las costumbres y tradiciones locales. Chebika es un pequeño pueblo de piedra y adobe en la ladera de una montaña. Tras sufrir una severa inundación en 1.969 el antiguo pueblo fue abandonado. El principal lugar de interés es su pintoresco manantial, con una pequeña cascada y un palmeral

 Chott el Jerid.-

 Este lago salado apareció hace un millón y medio de años como resultado de una serie de movimientos tectónicos en la corteza terrestre. Es el más grande del norte de África, ocupa 51.280 Km2 y esta ubicado entre el Golfo de Gabés y la frontera de Argelia. Durante casi todo el año esta seco excepto por una fina capa de agua en algunos sitios y conforma una curiosa alfombra compuesta por diminutos cristales de sal que brilla con tonos azulados, blancos y verde pulido. La vista del lago al atardecer es inolvidable. Aquí es frecuente ver espejismos. Una carretera elevada de 64 kilómetros que permanece abierta todo el año cruza el lago y comunica Kriz (cerca de Tozeur) con Bechri . Es aconsejable no salirse de la carretera porque el fondo del lago en esta zona puede ser peligroso.

A mitad de camino hay pequeños cafés construidos con esparto que también venden recuerdos turísticos como amatistas o rosas del desierto.

 Djerba.-

 Esta isla esta situada en extremo meridional del Golfo de Gabés a 5 kilómetros  del continente, destaca por sus playas de arena, la calidez del clima y su pintoresca capital Houmt Souk.

Si no fuera por el tesón de los habitantes de la isla Djerba sería una tierra desértica, sin embargo sus habitantes han logrado convertir el yermo terreno en un enorme jardín. La isla cuenta con más de 4.000 pozos. A su particular encanto se suman sus mezquitas encaladas de blanco y los menzels, pequeñas fincas fortificadas ocultas tras altos setos. De acuerdo con la mitología se cree que Ulises desembarcó aquí y casi perdió su tripulación debido a la amnesia que producía la comida de los habitantes lotófagos de la isla.

En la capital Houmt Souk se pueden visitar sus atractivos zocos, sobre todo los fondouks, antiguas fondas que cumplían la doble misión de ser posadas y almacenes. También podemos visitar sus mezquitas, el puerto o el monumento de las calaveras, obelisco que recuerda el lugar que ocupo una pirámide de calaveras humanas de 11 metros de altura que levantó el pirata Dragut tras una matanza de cristianos españoles en 1.560.

 Douz.-

 Esta pequeña población llamada la puerta del Sáhara está en el extremo del Gran Erg Oriental que se extiende por el oeste hasta Marruecos. El oasis arropado literalmente por las dunas es una excelente base para recorrer el Sáhara. Aquí termina la carretera de asfalto para viajar más al sur y adentrarse en el desierto por lo que es necesario el uso del camello o el todo terreno.

En los meses de noviembre y diciembre se celebra el Festival Internacional del Sáhara que brinda la posibilidad de presentar ceremonias  y ritos que marcan el día a día de las tribus nómadas locales, como son bodas, esquileo de ovejas, duelos o carreras de camellos. Datiles , dulces, bisuteria bereber y marroquineria son algunas compras tipicas.

 

 

El Jem.-

Esta ciudad tenia una gran importancia en los siglos II y III de hecho era uno de los graneros de Roma. Contaba con unos 12.000 habitantes. En el podremos admirar su impresionante anfiteatro el cuarto mas grande de los construidos por los Romanos y desde luego el mas grande de África. Como consecuencia de ser uno de los últimos que construyeron los romanos recoge todas las técnicas empleadas en los anteriores. Sus dimensiones son parecidas al de Roma 148 metros de largo por 122 de ancho tenia una capacidad para albergar a unos 35.000 espectadores que teniendo en cuenta el numero de habitantes de la ciudad no de deja de sorprender. Esta muy bien conservado y se pueden recorrer las gradas y el subsuelo donde se albergaban gladiadores y fieras esperando salir a la arena.

 El anfiteatro fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979

 

 El Borma.-

 No es una población como tal, si no un cuartel militar y un campo de extracción petrolífero. Las torres de los pozos se encuentran desperdigadas por los alrededores, con sus características llamas en la punta. Por tanto todas las instalaciones son, o bien militares, o de la compañía italo-tunecina que explota el campo.

Unas doscientas personas trabajan de forma permanente en ellas, realizando turnos rotativos de 15 días a los que siguen otros tantos de descanso durante los cuales regresan a sus domicilios habituales.

No hay tiendas ni posibilidad de comprar nada. Si hay gasolinera, pero curiosamente el gasoil es más caro que en ninguna parte 1,17 dinares litro.

 

 Gabés.-

 Desde el sur de Sfax hasta la frontera con Libia las arenosas marismas del golfo de Gabés proporcionan un lugar de invernada a la mitad de la población de aves que emigran a la cuenca del Mediterráneo desde el norte. Unas 400.000 aves se desplazan a esta zona entre ellas varias especies de gaviotas, grullas charranes, chorlitos ostreros y flamencos.

Es la población más importante a orillas del golfo. Visita obligada es su mezquita Sidi Driss reliquia histórica del siglo XII y el Museo de Arte y Tradiciones Populares, en una antigua madraza y hacer una excursión al oasis local. Gabés es principalmente un importante centro de producción de henna que puede adquirirse a precios muy económicos.

 

 

 Hammamet.-

 Descansa en la costa a medio camino entre Túnez y Sousse y sus playas figuran entre las mejores del país. En el siglo II los romanos establecieron un asentamiento llamado Pupput cerca de la ciudad actual habitado después por los normandos. No obstante Hammamet no alcanzó fama hasta 1.920 cuando el millonario rumano George Sebastián se construyó aquí una casa, a esta la siguieron muchas mas y hoy recibe medio millón de visitantes al año.

Muy interesante su medina rodeada de una muralla, erigida en el 904 d.C. a la que podemos acceder por la puerta Bab el Souk.

También podemos contemplar su Kasba del siglo XV y su Gran Mezquita que mandó construir en el año 1.236 Abu Am Othmar

 

 Kairouan.-

 Uqba Ibn Nafi fundó Kairouan en el año 670 d.C. La leyenda cuenta que se encontró una copa de oro en la arena y resultó ser una que se había perdido en La Meca. Cuando la recogió brotó agua del suelo. El edificio más interesante de la ciudad es La Gran Mezquita, un importante destino de peregrinación. Kairouan cuenta con numerosos lugares de interés , como la sala de oración que tiene una estructura de columnas de mármol, la mayoría procedentes de antiguas construcciones romanas, muy parecidas a las de la mezquita de Cordoba.

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1.988.

Muy interesantes sus murallas levantadas en el 762, la Zaouia Sidi el Gharíani o las cisternas aglabíes construidas en el año 860 forman parte de una extensa red hidrotécnica que suministraban agua a la ciudad y es considerada en la actualidad una de las obras de ingeniería más importante del mundo árabe.

 Ksar Ghilane.-

 Entre las dunas del gran Erg Oriental descansa este pequeño oasis sahariano, 147 kilómetros al sureste de Douz y 100 kilómetros al oeste de Chenini. Los romanos construyeron un fuerte fronterizo en este desolado lugar cuyas cercanías guardan todavía las ruinas de una ciudadela, Ksar Ghilane, sólo accesible en todo terreno o en camello. Un hermoso lugar donde contemplar el cambio de color de las arenas del desierto al atardecer.

En las cercanías del pueblo se puede visitar el monolito que recuerda la hazaña de la Columna Leclerc, que en la segunda guerra mundial abrió un nuevo frente en la batalla por el control del norte de África, cruzando todo el desierto, desde las posesiones francesas del centro de África. Muchos de los componentes de esa columna eran republicanos españoles

 

 

 Medenine.-

 Se encuentra  en el interior en un territorio de bonitas montañas y viejas aldeas. Medenine. Fue una importante ciudad de paso para las caravanas y en la actualidad constituye un excelente punto de partida para recorrer los pueblos fortificados (ksour) de los montes circundantes.

La ciudad está dividida en dos por el lecho de un río. Durante el protectorado francés albergó una guarnición militar.

En su origen Medenine no era más que un gran ksar que contaba con unas 6.000 estancias. Los nómadas almacenaban en ellas mercancía valiosa, especialmente trigo, semillas y verduras. Cada familia tenía su propia estancia (ghorfa). Durante la década de 1.960 la mayoría de estas estancias se demolieron y las que quedan en la actualidad se han transformado en tiendas de recuerdos turísticos. Los ksour (plural de ksar) son símbolos de una vida ancestral, pero cada vez son más los que terminan en ruinas abandonados por los aldeanos.

 Matmatta.-

 Este pueblo bereber, a 40 kilómetros al sur de Gabés, es el más grande y celebre de los pueblos trogloditas, que se caracterizan por que las casas se excavan bajo la roca para escapar del intenso calor. Este tipo de construcción donde las habitaciones mantiene una temperatura estable de unos 17 º todo el año se remonta muchos siglos en el tiempo. En 1.960 los tres complejos más grandes de cuevas se convirtieron en hoteles. Aún hoy muchas casas siguen ocupadas.

Aquí se rodaron algunas escenas de La guerra de las galaxias. En la actualidad el centro de la región es la nueva Matmatta a unos 15 kilómetros de la antigua.

 

 

 

 

 Sbeitla.-

Se encuentra en un paraje rodeado de olivares y campos arados. Cerca descansan las ruinas  de la antigua ciudad romana de Sufetula, en sus orígenes tenia rango de ciudad independiente, pero más tarde se convirtió en colonia romana. En el siglo III se asentaron en ella pobladores cristianos, la mayoría de las iglesias datan de esta época.

Entre las ruinas destacan: El Capitolio: Cuenta con tres templos, a Juño, Júpiter y Minerva, el patio del templo contaba con un rostrum ( pedestal de orador).

La Basílica de San Vidal: Se erigió a finales del siglo V sobre el emplazamiento de una gran villa, cuenta con cinco naves y mide 50 metros de ancho, una de las secciones mejor conservadas es el baptisterio, con una pila oval decorada con mosaicos.

Entrada al foro: Es una de la mejores conservados del norte de África, se entra por el arco de Antonino, que daba paso a una zona pavimentada. En la época bizantina estaba rodeado de una muralla. Iglesia de San Siervo: Reconocida por sus cuatro pilares fue erigida sobre un templo pagano. Puestos de mercaderes: Cerca del foro se conservan restos de varios puestos de mercaderes, principalmente de aceite, (cerca se encuentran  las ruinas de una almazara, también se conserva muy bien el pavimento que conducía a los puestos.

  Tabarka.-

 A tan solo 22 kilómetros de la frontera argelina, es una de las ciudades mas verdes de Túnez, su particular emplazamiento la dota de playas al norte y suaves colinas cubiertas de alcornoques, pinos y mimosas, al sur. La ciudad ocupa el lugar de la antigua colonia fenicia Thabraca. Durante la época romana fue un importante puerto desde el que se exportaron a Roma grano de Béja y mármol de Chemtou. Además de bosques repletos de caza su principal atractivo es su arrecife de coral.

En el siglo XVI se concedió a los genoveses el derecho exclusivo de explotación del arrecife y construyeron un fuerte en las cercanías. Tras la instauración del protectorado francés los derechos pasaron a manos de los franceses. Tabarka es bastante pequeña. Conforman el centro dos calles principales paralelas a la costa.

Curioso el Museo del Corcho con buena información sobre su producción local. 

Tamerza.-

 Tamerza o Tameghza el balcón colgante sobre el desierto del Sahara es el oasis de montaña mas grande y el único comunicado por transporte publico. Es famoso por sus magnificas vistas. Los hoteles y azoteas se abren al espectacular paisaje que hizo famoso la película el paciente ingles.

Tamerza igual que Chebika fue abadanado tras las inundaciones de 1.969. El pueblo antiguo esta en ruinas, pero conserva la disposición típica de un oasis. En el pueblo abandonado se conserva aun algunos mausoleos islámicos el mas interesante de todos es el de Sidi Tutti. Alberga la tumba de este morabito y varias celdas para peregrinos. Las casas abandonadas y las ruinas de la antigua Tamerza son cada vez más populares entre los viajeros.

En numerosas cuevas de los alrededores se han encontrado restos de refugios neolíticos, con numerosas piezas de silex tallado y fragmentos de vajillas.

 Tataouine.-

 También conocido como la puerta del Sahara y la boca de los manantiales. No tiene en si mismo mucho interés fue fundada por los franceses en 1.892 y hoy es un importante centro administrativo pero es el punto de partida para recorrer los ksour, por ejemplo el de Haddada. El principal interés de este pequeño pueblo es su Ksar. Magníficamente restaurado pasa por ser uno de los graneros fortificados más impresionantes del sur de Túnez. Esta situado en el centro muy cerca de la mezquita que se eleva al otro lado de la calle. Un enorme cartel delante de la puerta principal informa de que en 1.977 George Lucas rodó aquí los exteriores del primer capitulo de La Guerra de las Galaxias. Merece la pena adentrarse en el laberinto  de escalinatas, terrazas y pequeños patios y asomarse al interior de algunas estancias conocidas comúnmente como ghorfas. Estas fueron utilizadas por las tribus locales  haddada y hamdoum y probablemente por otros pueblos que llegaron aquí desde Libia y Marruecos.

 Tozeur.-

 Importante centro turístico es uno de los oasis mas hermosos del país y alberga aproximadamente 3.000 palmeras además de higueras, granados  y campos de bananos. Tiene fama de cultivar los mejores datiles de Túnez, translucidos, dulces y jugosos. Los de la vecina Nefta también son muy buenos. El barrio mas antiguo de la ciudad  es Oule el Hadef que data del siglo XIV y ostenta una singular muralla de ladrillo artesanal, las piedras amarillas de las casas están dispuestas de tal manera que forman versos coránicos y motivos florales. A las afueras se halla Dar Cherait un museo privado dedicado a la historia y a la vida cotidiana del sur de Túnez. También esta el Museo de Arte y Tradiciones Populares. Una visita al jardín botánico  y al zoológico proporcionan una oportunidad única de de ver especies autóctonas del desierto.

 

 

 Túnez.-

 La historia de Túnez se remonta a los primeros tiempos de la ciudad de Cartago y aparece en los mapas romanos que datan de la primera guerra punica. El centro de la capital es un espacio compacto, compartido por dos mundos muy diferentes. Por un lado el casco antiguo que apenas ha cambiado desde la edad media y por otro la metrópolis moderna con sus rascacielos. Se recorre fácilmente a pie y abunda en lugares de interés. La animada medina repleta de tiendas y mercados fascinantes luce una arquitectura islámica que se  remonta mil años en el tiempo. La gran Mezquita hace honor a su nombre, ocupa el corazón de Túnez, su construcción se inicio en el siglo VIII y se yergue imponente sobre los zocos que se agolpan a su alrededor. El museo del Bardo emplazado en las afueras de Túnez  ocupa el antiguo palacio de los beyes de la dinastía de los Husain. Atesora una esplendida colección de mosaicos  romanos de los siglos II y IV  y un elevado número de objetos como mascaras funerarias púnicas, bronces griegos, azulejos islámicos, y restos de un barco que se hundió en la costa de Mahdia en el siglo I a.C.

A lo largo de la avenida Habib Burgiba se suceden cafés y restaurantes. A escasa distancia en las afueras se hallan las ruinas de la antigua Cartago.