El Escorial

 

 

Esta terminando el 2006 y queremos despedirlo como Dios manda, dando pedales y de los buenos, de manera que nos damos cita en la Ermita de la Virgen de Gracia en El Escorial.

Fernando y yo conocemos la ruta y sabemos que es durilla, sobre todo si llegamos a Abantos, pero es de las que merece la pena y crean afición.

Los asistentes a tan “magno evento” son: Fernando, Juan Fran, Pedro, Luis Enrique, Javi y el que suscribe estas líneas Gregorio.

Comenzamos la subida por La Herrería que nos llevara a la Silla de Felipe II.

Desde luego este monarca sabía elegir los sitios, el paisaje que se domina desde la silla es como mínimo espectacular, con el monasterio de El Escorial al fondo. Nos hacemos unas fotos y continuamos subiendo hasta la zona de Los Ermitaños, en las estribaciones de Las Machotas. Bajamos por una estrecha vereda alucinante, escalones raíces y piedras se suceden  en un descenso vertiginoso que disfrutamos plenamente.

Llegamos al muro de piedra que rodea la finca del Castañar. Se trata de una  zona boscosa en  umbría y  trialera, todo esta embarrado, parcialmente nevado y con zonas heladas, que dificultan el pedaleo y nos hacen sufrir, algunos tramos no hay mas remedio que echar pie a tierra. Por fin accedemos a otro tramo de bajada sensacional y atacamos el camino de Juspin, tan solo es un kilómetro y no es demasiado empinado pero el piso esta intratable y nos cuesta lo suyo subir metro a metro.

Por fin llegamos a la carretera y tras un corto pedaleo nos introducimos en un extenso pinar, que repecho tras repecho nos acerca a la dieciséis revueltas que nos llevaran a Los Llanillos.

El terreno esta descarnado, afortunadamente solo húmedo, no embarrado, aun asi la subida es dura. En cada curva de 180º hay raíces, piedras o escalones que dificultan el giro, sobre todo cuando las fuerzas van ya escasas, todos lo que llevamos pedales automáticos catamos el duro suelo, antes o después, solo te anima a seguir pedaleando pensar que la bajada sera  una gozada.

Por fin hemos coronado y llegamos a Los Llanillos nos planteamos llegar al puerto de Malagón, pero ni las fuerzas ni la hora que es (tardísimo) nos invitan a proseguir ascendiendo por lo que iniciamos el descenso.

¡Que bajada! A todo trapo y sacando pierna en cada curva al mas puro estilo de moto cross una pasada total. Cuando estamos casi llegando al final de la bajada Fernando sufre un reventón en su rueda trasera, lo reparamos y continuamos el descenso hasta llegar a la carretera que nos llevara al punto de partida.

Estamos todos muy cansados sobre todo brazos y muñecas de aguantar los zarpazos del terreno en la fantástica bajada, pero también muy satisfechos de la jornada.

Decir que hemos echado de menos a muchos de nuestros compañeros habituales de fatigas que sabemos hubieran disfrutado “como bellacos” está ruta, que nadie se preocupe que la repetiremos en el 2007.

Conste que no es una amenaza, solo una promesa ¡Volveremos!

 

Algunos comentarios sobre la ruta

Que gran despedida le hemos dado al 2006, una ruta preciosa, tanto por las vistas como por el dulce sabor a miel del camino.

Desde luego un camino precioso, el cual ganaba más belleza con la nieve, y sobre todo con la compañía y las trialeras que daban juego... (y nuestras agonías en algunas subidas, :D:D:D)

La imagen desde arriba del Monasterio saliendo entre la neblina era espectacular, pero la bajada lo era más todavía.

Aunque escribo esto derrotado y tirado en el sofá por la exigencia de fuerzas que pide el camino, lo escribo con una sonrisa de oreja a oreja.

Que ruta, magnifica.

Saludos y Feliz Año a todos los Beteteros!!!

Juan Fran

jJoder!! "Sacando pierna en las curvas de la trialera estilo moto de cross !!!!!".... Si yo saco la pierna, fijo que la dejo allí, llegué abajo de la trialera como si me hubiera estado zurrando con Poli Díaz durante una hora. Eso sí, el paisaje compensó la paliza 100% y la compañía pues excelente como siempre.
  Saludos  Luis

 

Pincha sobre los rutometros para ampliar

 

Descárgate el Track de la ruta

Perfil y mapa de la ruta