La Electroestimulación

 
 

La electroestimulación es la técnica que utiliza la corriente eléctrica, para provocar una contracción muscular, mediante un aparato: el electro estimulador que es capaz de crear una  corriente, con la energía suficiente para generar un potencial de acción en las células excitables musculares o nerviosas.

Es útil  para prevenir lesiones, entrenar o tratar los músculos, buscando una finalidad terapéutica o una mejora de su rendimiento, (potenciación muscular) aliviar las contracturas, aumentar la  fuerza, dar estabilidad articular y para la estimulación de los músculos paralizados, masaje y también para el tratamiento del dolor.

 

Los electro-estimuladores de nueva generación realizan un acercamiento inteligente a los músculos de quien lo está utilizando, adaptándose a sus características para mejorar la tolerancia a las corrientes y aumentar el confort de uso.

Utilizando frecuencias muy bajas (10Hz) obtendrás un aumento de la circulación sanguínea que producirá un efecto relajante.

Con frecuencias bajas entre (10 y 35 Hz) estimularemos las fibras lentas (metabolismo aeróbico) esenciales en deportes de fondo.

Con frecuencias medias (30 a 50 Hz) estimularemos las fibras mixtas aeróbicas y anaeróbicas.

Con frecuencias altas (50 o más Hz) se estimularan las fibras anaeróbicas, fácilmente fatigables y que intervienen en ejercicios de alta intensidad.

El impulso eléctrico no estimula directamente la fibra muscular, sino que lo hace a través del nervio motor (moto-neuronas) que sólo necesitará una cantidad muy pequeña de energía eléctrica para conseguir un estímulo eficaz.

Aunque la electroestimulación se ha demostrado como un excelente apoyo a las rutinas de entrenamiento, es fundamental recordar que no es un entrenamiento en si mismo. Con el electro estimulador podremos completar prácticamente todos los aspectos de nuestro entrenamiento, todos menos uno, que por supuesto es el más importante: el entrenamiento cardiovascular.

Los estimuladores musculares pueden tener de uno a cuatro canales (o vías de salida de la corriente). Cuantos más canales tenga nuestro aparato, mayor será el número de grupos musculares que podremos trabajar al mismo tiempo.

La onda que genere el estimulador deberá ser rectangular, bifásica, y compensada simétricamente, para evitar los desagradables efectos polares (sensación eléctrica, irritación de la piel y hasta quemaduras), en el lugar de ubicación de los electrodos por donde pasa la corriente.

Las corrientes de baja frecuencia, a diferencia de las de media y alta frecuencia, presentan un número de contraindicaciones no excesivamente alto, por lo que es una técnica muy recomendable, si se siguen las indicaciones después de haber leído detenidamente las instrucciones que a todo sistema debe acompañar, porque aunque estemos ante una técnica que si está desarrollada con las garantías descritas no afecta a la presión arterial ni a la frecuencia cardiaca, hay algunas consideraciones que deberemos tener presentes, y algunos colectivos a los que les estará contraindicado utilizar, como:

  • Personas con marcapasos.
  • Personas con tumores y metástasis.
  • Personas con trombosis, tromboflebitis y varices.
  • Personas diabéticas y epilépticas.
  • No utilizar en estados febriles o infecciosos.
  • No utilizar en el abdomen en mujeres embarazadas.
  • No utilizar en niños menores de 10 años.

     

Las Ventajas que aporta la electro-estimulación en el deporte son claras

 

  • Facilitar la recuperación del músculo fatigado después de la competición, o de un entrenamiento intenso.
  • Incrementar la fuerza, la fuerza explosiva, la fuerza- resistencia, y la resistencia aeróbica, al efectuar una actuación selectiva de los distintos tipos de fibras musculares.
  • Masaje en zonas doloridas
Recuerda No utilices nunca el electro estimulador sin estar seguro de que has comprendido sus funciones y por supuesto sin leer las instrucciones del fabricante.