Los 101 de Ronda

 
 
Esta es la opinión de Rafa

Ya han pasado unos días desde que corrimos los 101 y hemos tenido tiempo de pensar, comentar y analizar la carrera. Las conclusiones obtenidas son varias, pero si tuviese que resumir la carrera en tres palabras, estas serían: frío, lluvia y sufrimiento. Pero no adelantemos acontecimientos.

 El sábado sonó el despertador a eso de las 7:30 ya que había quedado en despertar a Paloma que tenia que ir a buscar a la nena al campamento. Aguantamos en la cama hasta las 8 en punto momento en el cual no empezamos a vestir y a preparar la mochila que dejaremos en el punto de transición.

 Nos asomamos por la puerta y hace menos frió que el viernes y no llueve. Parece que hay algún claro y esto me hace pensar que al final el día abrirá y tendremos solecito durante la carrera (gran error).

 Salimos del camping en dirección al campo de fútbol en el cual dejamos las mochilas. Aquí se nos planteo un pequeño contratiempo, y es que una vez dentro no te dejaban salir, pero gracias a las gestiones de Juan con un legionario conseguimos abandonar el estadio para desayunar algo. Encontramos un bar en el cual estaban desayunando otros "cientouneros", aunque estos eras marchadores (que para mi son lo héroes de esta prueba), y me tome un cafecito con churros que me sentó de maravilla. Después desayunar volvemos al estadio, primer sello en el pasaporte legionario y a pillar hueco para la salida.

 La salida se hizo esperar y estuvimos cerca de una hora viendo bicicletas y pasando todo el frió que quisimos. La verdad que se veía cada bicicleta que pensamos que nos iban a dar un tute de la leche.

 A las 10:30 salida neutralizada, que nos lleva a las afueras de Ronda. Aquí cometí el primer error: no resetee ni el gps ni el cuentakilómetros, por tanto todas las referencias kilométricas las tenía mal.

 11:00 salida oficial y salimos a toda leche por la circunvalación de Ronda y adelantamos todos los puestos que podemos. Esto fue la tónica general hasta pasado el km 50, momento en el cual aparecieron los primeros tirones.

 Durante este tramo hay que destacar la cuesta de los cochinos, la cual subí a buen ritmo dentro de un grupo de bikers andaluces que iban contando chistes.

 Pasado el km 50, en cuyo avituallamiento pudimos degustar de un sándwich, una coca-cola y 1/3 de tableta de chocolate empezaba lo bueno. En este punto las piernas ya empiezan a pegar pequeños o grandes tirones y ya empiezas a pensar cuando acabara este infierno. Al poco de salir del avituallamiento, cayo una tromba de agua que nos dejo bastante mojados, cosa que a mi particularmente, no me viene nada bien.

 Estas lluvias y las caídas los días anteriores dejaron algún tramo totalmente embarrado. En principio fue divertido y pude comprobar que no he perdido todo el control de la bicicleta y fui evitando la gente que si caía. Pero llegamos a un punto en el cual era totalmente imposible dominar la bici, y decidimos atajar por el campo, que no es que fuese mucho mejor, pero por lo menos la bici no resbalaba tanto.

 Este fue uno de los puntos negros de la carrera, ya que mucha gente se fue al suelo. Una vez finalizado este tramo continuamos con nuestro descenso hasta que un legionario nos indico que en el siguiente puente fuésemos despacio y pasásemos por la izquierda.

 El motivo era que un participante había hecho un recto y se había ido al fondo del río. Un participante, medico de profesión y según me han comentado triatleta del club Aguaverde apodado Delnorte o Nanuq, se paro para ayudarle conjuntamente con los legionarios que estaban por ahí. Esta persona no se separo del corredor herido hasta que lo dejo en el hospital, momento en el cual pidió que le devolviesen al punto en el que había abandonado para continuar la prueba. Un 10 por él.

 Yo continuaba con la única idea en mente de llegar al punto de transición, ya que los calambres eran cada vez más frecuentes y quería ponerme ropa seca. Llegue al punto de transición a las 16:30 y después de cambiarme empecé la carrera a píe.

 Intercale la carrera con la camita, ya que los calambres continuaban y estaban ya bastante cansado. Corone la ermita, pero con tan mala suerte que en la bajada me torcí de nuevo el tobillo que me había lesionado la semana antes con la moto, pero no cabía la opción de abandonar tan cerca de la meta, por tanto continuamos andando/corriendo hasta la transición.

 En este punto ya me había adelantado el primer corredor (terminaría en 8:05) y después de cambiarme de zapas y dejar la bolsa en el camión, inicio los últimos 7 km hacia Ronda. Sólo me quedaba la cuesta del Cachondeo, llamada así porque las ganas que te entran de descojonarte cuando ves la jodia huestecita. Pero había un problema, los pedales ya no eran tales. El barro se había secado y no había forma humana de enganchar/desenganchar los pedales ni de meter el plato pequeño. Por tanto con esas limitaciones abordamos la famosa huestecita.

 Al llegar a Ronda aún nos quedaba una pequeña cuesta, antes de llegar a la meta en la Alameda, la cual hicimos montados disfrutando de la fiesta.

Tras la entrada en meta, nos dieron un resguardo con los tiempos así como con las clasificaciones. En ese momento no recuerdo tener ningún pensamiento en particular, ya que creo que las ganas que tenia de ducharme y entrar en calor pudieron con todas las sensaciones que se supone debes tener en ese momento.

 Grosso modo la conclusiones que he sacado de esta carrera son:

 

  • Hay que entrenar más. 300km en bici para una carrera de 100 son muy pocos
  • El frió y la lluvia no es lo mió, necesito algo de calor
  • No soy tan torpe en la bici como podía pensar
  • Los tirones me dan aunque este comiendo y bebiendo
  • Y la más importante: EL AÑO QUE VIENE D.M. REPITO

Esta es la opinión de Juan Fran

Bueno, pues ya en c asa un poco mas relajado, os voy a escribir mi crónica:

Viernes 18.15h, llegamos a Ronda y nos disponemos a recoger los dorsales, nos fuimos al parque donde la legión ha habilitado con las tiendas "mimetas" un autentico campamento en plan bestia, con bar "baratito" y todo, en donde nos reunimos con El Bule y Bienve de los Arganboys, los cuales nos llevan para coger la ropa de este año, y asi poder elegir tallas y poder estar mas adelante en el cajón de salida.

A continuación nos disponemos a marchar hasta el polideportivo que tenían habilitado para dormir y recoger los dorsales. Llegamos allí y es todo un despliegue de medios. Flipante, tarde en recoger el dorsal 3 minutos (Igualito que en otras)

Una vez recogido el dorsal fuimos a pasear por Ronda, y acercarnos a ver El Tajo y presentarnos en persona al "Cachondeo" (la ultima subida que precede la llegada a meta), pues desde aquí no se aprecia tanto...

Una vez visto todo nos fuimos al hotel, de concentración (coño como la selección), a cenar y a acostarnos, pues nos espera un dia duro.

Sábado 7.30h: Suena el despertador, bajamos a desayunar (ponernos hasta el culo) y preparamos las cosas, mientras me decido a, llevarme camelback o corro con un bidón?, decidido, corro con un bidón y utilizo la mochila del camel para la herramienta.

9.10h, estamos intentando acceder al campo de fútbol para entrar en el cajón, pero hay una aglomeración de unas 5100 personas que iban a hacer la prueba y otra tanta de espectadores que invadía aquello, como diría el Bisbal: "Ecto e´ Ncreible" cuanta gente!!!!

10.00h colocado en el cajón se oye "VIVA ESPAÑA, VIVA LA LEGIÓN, ETC.." una cuenta atrás y un cabron con un cañón en medio del campo de fútbol suelta un cañonazo al cielo y nos dan la salida. Ellos han puesto los medios, ahora somos nosotros los que tenemos que poner el resto.

Salida neutralizada para atravesar Ronda durante 5 km y a continuación nos paran para dar la salida autentica. Allí pude saludar a Encarni y Cranck. Como en todas las salidas neutralizadas ves gente hasta por encima de las aceras.

Dan la salida y los primeros 20 kilómetros son realmente llevaderos, adelanto y saludo a Willy y a Meme, mientras vamos en pareja Eduardo (uno de los Arganboys) y yo, hasta que en uno de los repechos de entrada al circuito Ascari se me cuela la cadena entre los piñones y el buje, quedándose atascada y quitándome cerca de 15 minutos intentando sacarla, hasta que lo consigo, me subo a la bici e intento alcanzar a mi compi, pero ya debía de estar muy lejos. Vuelvo a adelantar a Willy y a Meme y justo en el segundo avituallamiento veo a Daniel Sam de Rivas y a su novia Esther (los Judokas) y decido quedarme a su rueda, pero viendo que me encuentro muy bien decido seguir en mi cruzada intentando dar caza a mi compañero y tiro para adelante.

Los primeros 37 km no hacen mella para nada, pues me encuentro perfectamente, un poco cansado eso si, pues hasta ese momento llevaba una media de 21km/h, pero aquí empieza una de las subidas, 6 km de largo con una media de pendiente del 12% que en algunas zonas llegaba hasta un 20% y que culminaba con un ultimo repechin de unos metros que llega hasta el 34%. Cuando llegas arriba y ves que la media de 21 ha caído en esa subida hasta los 18,5km/h de media te preguntas ¿Cuanto queda?

A partir de aquí comienza una bajada de 12 km de largo, con algunas zonas de llaneo de plato en las que sube la media a base de bien, y en la que consigo alcanzar a Bienvenido, el cual ha sufrido una caída y tiene toda la cara magullada. En este momento me doy cuenta de que he pinchado la rueda delantera y que el liquido no consigue taponar. Me obliga a parar a cambiar la cámara, y pierdo ahí cerca de media hora, y que me sirve para meditar sobre mi actuación y decidir una estrategia en la que prime la Psicología frente al esfuerzo físico, y decido bajar el pistón.

Durante estos 16 kilómetros predomina la ascensión, que no es brutal pero ya hace mella en las piernas, en este tramo comienzan las lluvias, que duraban en torno a los 10 minutos y cesaban y gracias a las cuales pierdes otro tiempo precioso poniéndote y quitándote el chubasquero por 3 veces, hasta que por fin comenzamos a bajar por un terreno en el que la lluvia ha dejado huella y en el que deslizan las ruedas como si de hielo se tratase, se nos acerca una bajada especialmente peligrosa, en la cual le echo un par y consigo adelantar a muchísima gente que iba andando, y jugándome el tipo recupero muchas posiciones.

Enfilamos una zona de llaneo en la que llegamos al cuartel de la legión y en la que si querías podías comer y darte un masaje antes de seguir. Haciéndoles caso a los "lejías" decido continuar sin pararme y salgo del cuartel, cuando de repente ante mi se postra desafiante la famosa subida de la Ermita en el kilómetro 82 y en la que no vacilo en adentrarme en ella, las primeras rampas hacen muchísimo daño en las piernas pero consigo subirlas montado, hasta que comienzan a presentar un 18% de inclinación con el terreno muy escarpado y decido subirlas a empuja-bike, estas siguen mostrando su dureza a lo largo de los 2 kilómetros que consta la subida y en la cual llegan hasta un 27%. Cuando se comienzan a suavizar decido subirme a la bici y acabar lo que queda, y en unos metros se postra ante mi un paisaje precioso en el cual figuraba la ermita y marcaba el comienzo de la bajada, por unas Z´s empedradas y escalonadas y en las que no dudo divertirme y bajar a todo trapo, adelantando a muchísimos miedosos, y entrando en el pueblo cruzando la vía, la cual me propina una rampa para dar un poquito de espectáculo de ese que gusta....

Comienzo a bajar por el pueblo y el animo de la gente por las calles hace que te suba la moral y decides darles espectáculo en la bajadas por las calles, marcando unas derrapadas en los giros a derecha e izquierda por unas calles muy estrechas y en bajada que acaban mandándonos a una trepidante bajada por carretera, pero que con las fuerzas que me quedan no dan para pasar de los 63 km/h.

Ya solo faltan 13 kms y comenzamos por un sendero algo técnico que nos deja en una pista que nos hace retornar al cuartel de la Legión, en el que cerramos bucle y nos cruzamos por la misma pista a los que van a encarar la subida de la ermita, (pobrecillos, si supieran lo que les queda...) En este tramo hay un repecho que hace mella en mi pierna izquierda haciendo que se me monte el femoral, el cual tengo que estirar muy bien si es que no quiero abandonar. Lo consigo bajar y decido recuperar fuerzas para el "Cachondeo", que cada vez es mas inminente.

Entro en una pista cementada la cual logro reconocer y deduzco que se trata de la ultima subida, y comienzo a auto-convencerme: "Esta es la ultima subida que queda, voy a hacerla al completo" y con estas palabras llego a la estación eléctrica, atravieso el puente, engrano el plato pequeño y el piñón grande, y me encomiendo a Santa Bárbara, que sea lo que dios quiera, pero ya era demasiado tarde, ahora comienzan a pasar factura los excesos de intentar recuperar al compañero y hacen que solo dure 200m encima de la bici, es infernal, pero es la ultima. A paso ligero voy subiendo la calzada romana que en ciertos puntos tiene un 39% de inclinación y que desciende hasta un 22% de pendiente y por fin los últimos metros de subida, me subo a la bici y entro al pueblo.

Comienzo a ver a la gente animando, y comienzo a recordar los 103 kilómetros que ya he recorrido y todo se junta en una sensación muy extraña, que hace que desaparezca el dolor de las piernas y el cansancio y me permita engranar toda la tranca (plato grande y piñón pequeño) y a continuación comienzo a subir la velocidad atravesando el pueblo a mas de 35 por hora para entrar en la plaza y llegar al arco de meta en el que un "lejía" me da el alto para que me hagan la lectura del chip, y que yo me detengo frente a el marcándome un invertido a un metro frente a el. La cara del "lejía", todo un poema... (intentare conseguir las fotos)

Tiempo empleado: 7h 3min 9,05s
Clasificación general: 880 de 5113
Mtb masculino: 775 de 2234
Mtb civil Senior masculino: 308 de 798

El mejor trofeo: la satisfacción de haberla acabado

He aprendido que... estoy hasta los webs de los pinchazos, en cuanto pueda las hago "2blis" y que el año que viene me voy a ir mas entrenado y dosificare mejor.

Saludos Juan Fran