Montejo de la Sierra 17-3-07

 
 

 Punto de vista de la ruta por Gregorio y Javier Escudero

Una vez mas nos disponemos a atacar las pendientes que desde  Montejo de la Sierra a 1.100  metros de altitud nos llevaran hasta el collado de El  Mosquito a 1.835 metros, punto culminante de la ruta.

 En 17 kilómetros de subida ininterrumpida acumularemos esos 735 metros de desnivel.

Salimos Enrique, Jorge, Elena, Dani, Juanjo, Javi y yo mismo y hoy se nos incorpora por primera vez un compañero de trabajo de Enrique Jose Miguel, al que damos la bienvenida al grupo.

Empezamos la subida y admiramos el Hayedo de Montejo, espectacular como siempre aunque tal vez es más hermoso en otoño.

La pendiente no es muy dura, pero es larga, larga, larga, personalmente arrastro un catarro, que no me esta facilitando la subida.

El dia es sencillamente maravilloso para la practica del ciclismo, aunque el suelo esta algo pesado, en los arcenes de la pìsta aun hay nieve y el piso no esta embarrado, pero si muy húmedo, lo justo para dificultar aunque sea levemente la subida.

Coronamos y Enrique nos recuerda que debemos ser “juiciosos” a la hora e bajar y nos tiramos pista abajo. Con la emoción hemos debido dejarnos olvidada la pista buena en algún recodo del camino, por que se nos viene encima una subida que ninguno de los que hemos hecho esta ruta con anterioridad recordamos. Pedaleamos cuesta arriba otro par de kilómetros, pero aquello no nos recuerda para nada el camino de otras veces.

El primer grupo de “lanzados” estamos mas perdidos que Tarzan en El Corte Ingles y el segundo grupo que tampoco llega, pensamos que ellos han estado mas espabilados y han dado con el camino apropiado, luego nos comentan que ellos también se han “columpiado” .

De cualquier modo el camino que llevamos estamos seguros que nos saca de nuevo a la carretera, vemos en el G.P.S que el bucle desde donde estamos se esta cerrando asi que iniciamos un descenso súper divertido que nos lleva a la carretera, no sin que antes Jose Miguel sufra un pinchazo , subimos de nuevo por si podemos ayudar pero cuando llegamos ya esta en marcha.

Otro tramo de bajada, rápido y muy entretenido y llegamos a la carretera que conduce de nuevo a Montejo.

 Acabamos de llegar al punto de llegada y aparece el segundo grupo de "perdidos"  y mientras nos tomamos una cervecitas bien fresca, comentamos las incidencias del dia.

Como de costumbre lo hemos pasado de cine, incluso la bajada por el sitio erróneo ha sido mas divertida que por la pista que ya conocíamos, vamos que no se puede pedir nada mas.

 Punto de vista de la ruta por Enrique y Jorge Ortega

 

Diez menos cuarto de la mañana. Todos los componentes del grupo estaban ya preparados en Montejo de la Sierra cuando Elena, Jorge y yo llegamos al punto de encuentro. Hoy nos encontramos con Gregorio, Javi, Juanjo, Dani y Jose Miguel, un Nuevo miembro del grupo. Jose Miguel es un compañero de trabajo de Enrique.  Comenzamos la ruta en Montejo de la Sierra e iremos hasta el Collado del Mosquito subiendo desde los 1100 metros a los 1835 metros de altitud.

 Paso a paso todos los miembros del grupo van subiendo, despacio, disfrutando del maravilloso y soleado día. También tuvimos la oportunidad de descansar un momento contemplando una vista panorámica del Hayedo de Montejo, un tesoro natural de la sierra de Madrid. Después de esto comenzamos con la parte mas dura de la ruta, que nos lleva a la cima de la montaña. Jose Miguel, Dani, Juanjo y yo llegamos primero, demostrando que nos encontramos en forma. Elena, Jorge, Gregorio y Javi, que les gusta subir mas tranquilos llegan unos pocos minutos después.

 Tras un necesario descanso el descenso comienza. Ahora Javi y Gregorio comienzan a olvidar como se llaman y después de unas fotografías todo el mundo se va. Por favor, tened cuidado en la bajada, digo, pero todo el mundo ya está en camino de Nuevo.

 Elena y yo cerramos el grupo, porque no nos gusta bajar rápido. Además Elena tiene un problema en su bici y paramos para arreglarlo. Después de esto continuamos nuestro camino pero nos confundimos y tenemos que regresar dos kilómetros. Finalmente encontramos el camino correcto y nos dirigimos directos a punto de salida.

 Cuando bajábamos me extrañaba no ver al resto del grupo esperándonos. Pensé que probablemente estuvieran preocupados por nuestra tardanza, pero ellos no estaban. Al final, cuando llegamos a la carretera comprendimos que no nos habían esperado. Ellos también se habían perdido y habían bajado por una nueva y divertida ruta.

 Finalmente nos reunimos todos en el punto de encuentro, donde compartimos las aventuras del día bebiendo una cerveza. Despues de esto, Elena, Jorge y yo decidimos comer un magnífico chuletón en la Vaca Gandula, un restaurante de Piñuercas.

 Otro día perfecto en el campo compartiendo con nuestros amigos esta actividad, con conocidos y nuevos amigos a los que esperamos ver pronto de Nuevo.