Montes Claros

 
 

Montes Claros. La ruta de los cien mil...

Definitivamente la ruta del pasado sábado fue otro éxito de convocatoria de BTTExplorer, pues aunque al principio no parecía que íbamos a ser tantos, pues sólo Eugenio, Gregorio, Fernando y un servidor estábamos preparando las bicis, al poco de empezar comenzaron a llegar otros asistentes y así pensamos que finalmente pudimos ser alrededor de 200 participantes en total, contando, eso si, entre ciclistas… y moscas.

Y es que esa fue la tónica de la ruta, la cantidad de moscas que nos acompañaron, nos desquiciaron y casi nos devoran mientras subíamos las empinadas rampas de la pista forestal que lleva desde la única carretera que lleva a Colmenar de la Sierra a La Vereda.

Dejamos los coches no en Colmenar, como era la idea inicial, si no justo al comienzo de la pista forestal. A partir de allí la ruta comienza con tres kilómetros de trepidante bajada por una pista ancha pero cubierta en muchas zonas de una especie de limo que en seco no ofrece mucha dificultad, pero que en mojado debe hacer una pasta pegajosa en las ruedas de esas que no hay Cristo que mueva la bici.

La bajada termina en el Jarama donde un robusto puente de piedra lo cruza y a partir de ese punto se inicia la subida, que no para hasta el final de la ruta en el punto culminante donde la pista comienza a descender por la vertiente Este hacia La Vereda.

No hubo acontecimientos especiales más que las moscas fueron extremadamente numerosas y molestas. Zumbaban y se posaban encima de nosotros incluso queriendo investigar nuestras orejas, narices, etc. En fin, algo bastante agobiante.

A lo largo de la subida, que por otra parte va casi siempre protegida del sol por pinos de repoblación, van apareciendo algunas vistas de los valles muy bonitas, pero al final se llega a un punto donde se nos ofrecieron esas vistas de montaña que tanto nos gustan a todos y es que la Sierra Pobre de Madrid y la Sierra de Guadalajara es tan bonita como despoblada, lo que le suma atractivo.

Llegados arriba del todo, y aunque Gregorio proponía que nos acercáramos a La Vereda, para lo cual sólo nos faltaba dos kilómetros, decidimos regresar, porque había que llegar a casa a comer, y el asunto se llevaba una hora y media.

En la bajada Eugenio se familiarizó con el guardar track en el GPS y con navegar un track, es decir, comienza a jugar con su nueva maquinita, y es que somos como niños.

En resumen, otra estupenda mañana…, a pesar de las moscas. Enrique.

 

Otro comentario

El sábado como sabéis hicimos la ruta de Montes Claros que partía de Colmenar de la Sierra. En realidad este delicioso pueblito debería llamarse “FINISTERRE” pues además de estar donde Cristo perdió la sandalia, es que después de este pueblo, solo esta la nada J

Como diría nuestro amigo Enrique la convocatoria fue todo un éxito: Ciclistas éramos cuatro, Moscas otras cuatro…pero millones, que tenían la aviesa intención de devorarnos en cuanto tuviésemos un desmayo ¡¡¡¡Señores es que nos comían vivos!!!!

Tan solo hicimos 20 kilómetros la mitad en subida, sobre una  arena en polvo (como harina) que hacia que tuviésemos que apretar los dientes para avanzar, pues la cubierta se hundía en ese rojizo polvillo, no quiero pensar lo que sera esa pista en época de lluvias, aquello se debe convertir en un lodazal de cuidado. Eso si los paisajes verdaderamente espectaculares y es que esta sierra es una maravilla.

En fin que como siempre lo pasamos de primera, sobre todo por la compañía y los paisajes, el finde que viene mas J Gregorio.

Perfil y mapa de la ruta

Descárgate el track de la ruta

Pincha sobre los rutometros para ampliar