Pontón de la Oliva II

 

 

El sábado 21 de marzo de 2009 tras discutir varias alternativas, finalmente nos decantamos por la ruta del pontón de la oliva, que también hicimos hace aproximadamente un año. En principio quedamos  a las 9:00 en RGS para salir juntos Gregorio, Pedro y servidor, Juanjo se apunta a última hora y quedamos con el en la salida a las 10:00.

 Aprovechamos la KDD para hacer nuestros trueques y negocios, le entrego a Gregorio su termómetro de horno para que pase a formar parte de la ‘secta del rosbif’ y del alcohol isopropílico para desengrasar las pastillas y los discos de los frenos (receta de Juanfrán). Por su parte cuando llegamos al pontón, Gregorio le entrega a Juanjo para su estreno su flamante maillot naranja de Btt Explorer, que pasa a estrenar en el acto. ‘La furia naranja ataca de nuevo’.

 El día está radiante y soleado y corre una brisilla suave, o sea un día inmejorable para darle al pedaleo. Comenzamos la ruta con la dura subida nada mas empezar, que vá en paralelo a las tuberías del Alto Jarama del CY II por una senda trialerita sembrada de piedras y pedruscos.

 Una vez coronada la cuesta y por lo tanto todos bien entraditos en calor y sudor, emprendemos la bajada que nos vá a llevar al valle del lozota (frontera entre Madrid y Guadalajara), por el cual circulamos en paralelo al río. El estrechito puente que cruza la represa del Lozoya es una buena excusa para pararnos, sacar una foto y luego otra y luego otra …. y luego Juanjo saca las galletas de limón …… etc.

 Como sabréis los que hayáis hecho la ruta, nada mas cruzar el puente, se pasa por el ‘pasaje descalabrao’ que es un lugar, donde por la caída de unas enormes rocas, hay que pasar de uno en uno con mucho cudidadín, primero los ciclistas y luego las bicis en fila india con cuidado de no caerse al ‘precipú’.

 Una vez cruzado el puente comienza un bonito sendero entre bosque de pinos en el cual volvemos a recuperar la altura que perdimos en el anterior descenso, con una subida tendida que hay que abordar despacito y con buena letra.

 Cuando coronamos la subida, entramos en el término municipal de Valdepeñas de la Sierra y emprendemos una divertida bajada. Como siempre suele suceder tras una divertida bajada, después viene una esforzada subida hasta llegar al pueblo de Valdepeñas de la Sierra. Primero llegan Juanjo y Pedro y luego servidor. Nos apostamos en la fuente del pueblo, galleta de limón en mano, a esperar a Gregorio. Una vez que llega emprendemos la última parte de la ruta de vuelta al pontón.

 Ascendemos algo mas a la salida del pueblo y luego tras un subibaja por pista ancha, desde el que se puede contemplar los montes y valles de la ‘sierra pobre de Madrid’ paramos en un espectacular acantilado no apto para los que tengan vértigo, donde a veces hay montañeros escalando.

 Después de esa breve parada, empezamos un descenso bastante pronunciado y tendido por pista asfaltada antigua, que nos lleva de vuelta al punto de salida.

 Esta vez, con bono bici solo (algunos), en vez del ‘cocido del pontón’ nos tomamos unas espléndidas ‘Estrellas de Galicia’ (la primera ronda normales y la segunda con limón) y nos ponen de aperitivo unos torreznos.

 En definitiva pasamos un excelente día betetero, y cogimos ‘colorete’ no solo por el sol que nos acompañó toda la ruta, sino también por el ineludible aperitivo final (hips).

 Lo único que echamos de menos es la compañía de mas beteteros, en especial de Enrique que está ‘fastidiado pero con j’ (que te recuperes pronto Quique) y de Rosa que cumple con sus obligaciones familiares. A Fernando alias ‘el trotamundos’ ya le tenemos perdida la pista, es mas difícil de encontrar que curro en el Caribe …….. .

 Saludos a todos y hasta la próxima.

 Carlos