Pontón de la Oliva

 

 

Aunque el jueves anterior al día de la ruta todavía no había nadie apuntado, salvo Fernando y yo mismo, al final fuimos ocho los bikers que asistimos a la convocatoria, a saber, Miguel, Carlos, Pedro, Claudio, Juanjo, Juan Fran, Fernando y Enrique.

 Comenzamos la ruta ascendiendo una primera rampa de 1,7 Km. que nos colocó 150 metros por encima de la cota de inicio de la ruta. Se produce un despiste. Miguel, se ha quedado un poco rezagado y en un cruce ha elegido la opción equivocada. Juanjo se da cuenta y baja a buscarle, pero el resto no nos damos cuenta de esto y seguimos tranquilamente hasta un punto un poco más adelante donde paramos para reagruparnos. Pasa el tiempo y no vienen ni Juanjo ni Miguel, entonces decido ir a buscarles. Veo a Miguel y le grito para llamar su atención. Me ve y me dice que Juanjo va por delante de el, buscándonos. Le llamo por teléfono y le digo que se de la vuelta. Parece que ya estamos todos localizados y nos dirigimos donde el resto nos espera, pero ahora es Juan Fran quien falta, porque ha ido para buscarnos y nos hemos cruzado con el. Nuevamente Juanjo baja a buscarle. Afortunadamente al poco tiempo llegan los dos y reemprendemos nuestro camino.

 Comenzamos ahora a bajar por una pista entretenida que nos lleva tras casi cuatro kilómetros hasta el río que viene desde la presa del Atazar y que marca el límite provincial entre Madrid y Guadalajara. Un precioso camino que discurre por un  terreno llano entre árboles y praderas verdes. Al poco encontramos un puente que cruza el río y que debemos tomar para seguir nuestra ruta. Pasamos con cuidado, primero por el puente y después por una zona desprendida donde tuvimos que hacer una cadena humana para pasar bikers y bikes, donde coincidimos con otro grupo de bikers con los que iremos coincidiendo en otros puntos de la ruta. Charlamos un poco con ellos y les hablamos de nuestro grupo y nuestra Web. En este paso donde tenemos que coger las bicis en volandas podemos apreciar lo ligera que es la bici de Juan Fran, y lo extremadamente pesada que es la de Pedro, que además lleva una ferretería y un taller mecánico en su bolsita delantera, que tiene de todo y parece el bolso de Mary Popins.

 Juan Fran me invita a probar su bici y disfruto durante un rato de la suavidad de sus suspensiones y de sus frenos, además de su ligereza. De vuelta a la Canondale proseguimos la ruta ascendiendo por una preciosa pista que transcurre entre pinos.

 Sin novedades importantes seguimos el track y llegamos a Alpedrete de la Sierra. Paramos un poco para descansar y reagruparnos y proseguimos en la última etapa que nos lleva al punto de inicio en El Pontón de la Oliva. Antes tenemos la ocasión de maravillarnos viendo como aficionados a la escalada en pared evolucionan en el Sifón del Pontón. Finalmente llegamos al punto final de nuestra ruta, pero hoy no nos vamos a casa, si no a comernos un magnífico, aunque algo escaso, Cocido del Pontón.

 Que una ruta de 27 kilómetros dure alrededor de dos horas y media es algo normal, ahora, que se llegue a comer y el aperitivo, la comida y la sobremesa lleve casi cinco horas es señal de que el personal está a gusto, y es que esta ruta de BttExplorer ha aportado una dimensión culinaria y gastronómica muy recomendable.

 Claro, tenemos que agradecer a Carlos, incorporado recientemente al grupo, la convocatoria para hacer esta ruta, y animamos a Pedro, otro recién incorporado, para que no deje de convocarnos cuando proceda a esa prometida rutita con paella incluida.

 Esto va mejorando!!!!    Enrique

 

Perfil y mapa de la ruta