Puerto de la Fuenfria

 
 

Hemos quedado a las 10 am en Cercedilla, en principio somos Enrique Jorge,  Juan  y Gregorio. Cuando estamos descargando las bicis recibo un mensaje en el móvil, es Picachu, esta malito y no puede venir, estos jóvenes están en un estado deplorable J Anda y ponte bueno que otra vez sera.

En el parking alguien me llama por mi nombre….. caramba pero si es mi buen amigo y compañero de trabajo Nacho, que con su hijo Alejandro  y un vecino Felipe vienen a lo  mismo que nosotros hacer la Fuenfria. Pues estupendo la haremos juntos.

Empiezan las primeras rampas y vamos subiendo lentamente, el dia es magnifico esta un poco nublado y no hace ni gota de calor, llegamos al mirador de la Reina y me lío a hacer fotos desde lejos al ciclista  que sube detrás mío, pienso que se trata de Enrique y cuando el ciclista esta cerca de mi le digo: Has salido muy, muy guapo, pero cuando se acerca mas resulta que no se trata de Enrique si no de otro ciudadano ciclista que pasaba por allí ¡¡ Jo que corte!! pienso ¡¡ éste hombre se creerá que pierdo aceite¡¡ pero nada de eso, es  un tío majete. Claudio ese es su nombre, esta haciendo la subida solo, de modo que le “adoptamos en el grupo”.

Coronamos y en lugar de bajar por la misma pista que nos ha subido, Enrique propone una bajada trialera interesante, yo también recuerdo haberla hecho hace años con Fernando y nos vamos en su búsqueda, la encontramos y esta totalmente rota, desde luego bastante peor de lo que yo recordaba. Intentamos bajarla montados pero la verdad es que se masca la tragedia, caerse en este pedregal inhumano, lleno de raíces y escalones de medio metro, puede ser letal para nuestra integridad física,  prácticamente se puede decir que mas de la mitad del recorrido lo hacemos andando. Personalmente me ha venido de maravilla, pues estaba dudando si me compraba o no  unas zapatillas nuevas  y después de la caminata por el pedregal las zapatillas viejas han entregado su alma, y ya no tengo dudas al respecto, necesito una zapas nuevas urgentemente.

Terminada la trialera llegamos al punto de salida y tras recoger nuestros bártulos e invitar a todos nuestros nuevos amigos a formar parte de nuestro grupo nos despedimos con la ya famosa frase...... ¡¡¡¡¡¡Cada mochuelo a su olivo!!!!!    

 

 

 

 

 

 

 

Descárgate el track de la ruta

Pincha sobre el mapa para ampliar y ver el track