Raid Semana Santa 2013 con Sahara Xtrem

 


 
 

 

22-3-13 Madrid Algeciras

Este año nos ha sido imposible reunir entre nuestro grupo de compañeros habituales el número de coches y personas que creemos es necesario para afrontar un viaje a Marruecos que además este año pretendía ser bastante exigente. El viaje esta solo pospuesto, ya lo haremos en otra ocasión.

Como el curso de dunas del puente de diciembre  que hicimos con Sahara Xtrem nos dejo tan buen sabor de boca, nos apuntamos con ellos recorreremos alguna zona que en principio (solo en principio) no conocemos y  haremos parte del Erg Chegaga de oeste a este y parte del Erg Chebby.

Alberto y yo que compartiremos el Toy de Los Escuderos. Salimos  de Madrid sobre la 11 de la mañana sin prisa disfrutando del camino (aunque nos llueve casi todo el tiempo) llegamos a Algeciras donde nos reuniremos con nuestro amigo Santiago y sus dos compañeros de viaje que junto a sus esposas y niños pequeños harán un "mini-desierto marroquí" para ir educando a sus "cachorros" en esta afición cuatrera.

Todos juntos nos tomamos unas pizzas y después de un buen rato de charla nos vamos a dormir.

 

23-3-13 Algeciras Marrakech

 

El punto de encuentro es  la cola del ferry y allí conocemos a los que serán en los próximos días nuestros compañeros de ruta.

Está representada casi toda la geografía española: andaluces, vascos, catalanes, canarios, extremeños, burgaleses, murcianos, gallegos, aragoneses, y por supuesto madrileños y es que somos once coches más tres de la organización y veintidós personas más cinco de la organización.

En cuanto a los coches hay de todo, como en la viña del señor. Un Rubicón largo, con todo lo que puede llevar este coche (que es mucho) o un FJ gasolina con mas caballos de los que hubiesen soñado los indios para plantarle cara al General Custer. En el otro lado de la balanza un Terrano de serie (incluidas ruedas de carretera) ocupado por los cuatro miembros de una encantadora familia. Entre medias más o menos todos los demás. Algunos con experiencia otros sin ella, pero todos con la misma intención, pasárselo en grande.

En el mismo muelle de embarque a Tánger aprendemos dos leyes:

Primero que : Al cerdo bellota y para el campo el Toyota.  Segunda que: Del mar el mero y para el campo el Montero. 

Sinceramente creo que la primera ley es absolutamente cierta, sin embargo la segunda tiene todos los visos de ser una leyenda urbana digna de poco  o ningún crédito :-)

El resto de marcas quedan excluidas (las razones no están claras) pero  al parecer no pasan el corte :-)

Tomamos el barco pasamos los pasaportes. Xavi nos da una charla sobre el viaje, nos entregan los dosieres, los polares y las pegatinas  y empezamos a relacionarnos con nuestros nuevos amigos.

Al desembarcar se forma el taco. A pesar de las magnificas instalaciones del puerto de  Tánger med la desidia humana en Marruecos se encarga de estropearlo todo y nos tiramos una horita y media para pasar. A todo esto llueve que te llueve.

Por fin hemos logrado pasar la frontera y por carretera nos vamos a Marrakech.

Nos llueve lo que no está en los escritos, la autopista es una balsa y tenemos que andar con ojo para no hacer un "acua planing" son 660 kilómetros de pesadez integral.

Llegamos a Marrakech y aparcamos al lado de la plaza del Fna. en cien metros a la redonda tenemos el aparcamiento, el hotel, la medina y la Cotubia.

Los guardianes del aparcamiento pretenden cobrarnos 70 dírham cuando en los boletos que te dan pone 50 debemos tener cara de guiris, o lo que es peor de imbéciles, les damos los 50 y van que se matan.

Una rápida visita a la medina, pues el comercio está cerrando y cenamos en uno de los puestos de la plaza. Nunca antes lo habíamos hecho, es muy típico y tiene mucho sabor, pero es fácil que si lo podemos evitar no repitamos la experiencia.

Nos vamos a dormir muy tarde y por si fuera poco Alberto no tiene luz en el baño y a mí se me ha salido todo el gel de ducha en el neceser poniéndolo  todo perdido, solucionamos nuestros problemas y por fin nos acostamos a las dos de la mañana.

 

24-3-13 Marrakech Tilouine Chegaga

 

Desayunamos rapidito y abrigados, entre otras cosas porque nos han puesto el desayuno en una terraza techada, pero prácticamente al aire libre y el día lluvioso y fresco no está para esas fantasías orientales.

Nos ponemos en marcha. Los primeros kilómetros son de carretera por un precioso puertecillo y por fin nos metemos en campo. La pista es un poco incomoda pero se puede manejar. Paramos un momento para bajar un poco las presiones pues todos venimos con presiones de carretera y estamos botando demasiado.

Somos tres los usuarios del Gps Montana (Gerardo, Murillo y yo mismo) y unimos nuestras fuerzas para lograr entender algunos de los caprichos de este magnífico aparato. Poco a poco Gerardo deja de navegar por Dakota del norte lo que siempre es un alivio, sobre todo teniendo en cuenta que estamos en otro continente.

Empezamos el descenso para llegar a Assarrach. Este paraje es de lo más espectacular que hemos visto en Marruecos, siempre nos ha parecido impresionante desde que lo descubrimos cuando hicimos  el trofeo sin fronteras de Raum en el 2007.

Comemos en una terraza natural que nos ofrece la vista del valle y reemprendemos la marcha pasando por las estrechas callejas del pueblo. Una vez atravesado el oued nos encontramos con lo que nuestro amigo Luisen llamaría "un planazo" efectivamente están haciendo una pista (creemos que en principio será de gravilla) que va siguiendo las sinuosas formas del oued, está claro que a los habitantes del pueblo les vendrá de perlas y les acercara a la civilización, a nosotros nos gusta menos. Las maquinas han levantado el terreno y estamos literalmente comiendo polvo en cantidades masivas.

La idea es llegar a Chegaga o al menos al arranque del Iriquí, pero no puede ser, las demoras se han ido acumulando a lo largo del día y la organización quiere acampar mientras dispongamos de  luz natural.

Montamos el campamento en el lecho de un oued seco y pedregoso, tengo la oportunidad de comprobar  que mi nuevo aislante es lo mejor de lo mejor, en mitad de aquel pedregal no noto ni una piedra en la espalda, increíble.

Empezamos a sacar unos aperitivos, parece que todos queremos estrenar la navaja que nos ha regalado nuestro amigo Murillo de Don Benito (gracias por el detalle) y al final cenamos de picoteo que va saliendo poco a poco de todas las mochilas, la noche es esplendida y el fuego solo lo usan algunos para hacer alguna morcilla a la brasa, la noche se alarga como siempre y al final nos acostamos debidamente calientes por dentro.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

25-3-13 Chegaga Mhamid

 

El  África de Ismael Lo ya está sonando en el coche de Xavi, eso quiere decir tocan diana. Tras un breve desayuno nos ponemos en marcha con la intención de recuperar los kilómetros perdidos el día anterior.

Primero un tramo de carretera hasta Foumzguiz y luego la tortura de pista que nos acercara a las inmediaciones del Iriki.

El Terrano ha pinchado, más que pinchar a destrozado la rueda y la llanta, se cambia y continuamos.

Entramos en el Iriki y le damos "zapato" a los coches por lo que el recorrido se acaba enseguida. Hemos llegado a  las dunas de modo que bajamos presiones. Las tengo que bajar a 0,850 por que las B/F mud terrain con sus 11 lonas no se deforman fácilmente, una charla orientativa de cómo afrontar la arena y al lio. Nuestro compi Gerardo acaba de desyantar: levantar el coche, agua  compresor y en marcha. La dunas de Chegaga son un poco diferentes a las de Chebbi como mas ratoneras. Se producen algunos atascos,  Javi y María se quedan con el Mitchu en una bajada pero todo se arregla con un eslingazo. Hemos llegado a la Gran Duna de Chegaga, nada que ver con las más altas de Chebbi, es una pirámide de dos caras levemente truncada en la punta. Una cara para subir y otra para bajar. Piden voluntarios para subir, de la organización se apuntan los HDJ y Luis con el Mitchu de los aprendices nos apuntamos Toni con el FJ, Murillo con el Rubicón y nosotros con el Toy, tal vez alguno más, pero la tensión del momento hace que por más que pongo la moviola no lo recuerde.

Xavi tantea el asunto, sube baja y por la emisora nos cuenta que lo ve complicado, tras no pocas idas y venidas logra colar la cima. El segundo coche de la organización también cuela con dificultad, los que estamos esperando abajo sabemos que si los HDJ que son "lo mas" y encima con buenas manos las están pasando canutas, nosotros no subimos,  total que Luis de la organización con su Mitchu y los aprendices nos volvemos al campamento con el rabo entre las piernas.

Ya mejoraremos nuestra técnica y le daremos al coche ración extra de aditivo Forté para ganar algún caballo.

El Terrano se calienta, Ángel ha cambiado antes del viaje una parte importante  del sistema de refrigeración, pero parece ser que el viscoso del electro ventilador es lo que falla un poco de reposo para que se enfríe y a seguir.

Esta noche lo repararan. Nuestros amigos mecanicos no le dan mayor importancia por tanto para nosotros es ley ya nos han demostrado que son unos maquinas entre nuestras maquinas.

Comemos a pie de obra, por la tarde mas dunas, un par de pasos entre dunas y rocas para llegar al rio de arena, tan divertido como siempre, que nos llevara a Mhamid sin ninguna incidencia .

El hotel Azalay bien, la piscina preciosa, una pasada, eso si el agua helada. Marcial se dio una zambullida vestido y nos dio una exhibición de "camiseta mojada "digna de dioses...".

Llega la hora de la cena y peor imposible, una especie de puré de patata liquido que por no llevar no lleva ni especies y una carne que hasta a la Manesman bien afilada le costaba cortar, por no hablar de las verduritas de bote de la guarnición, en fin una noche de dieta nos viene bien a todos,  así engordaremos menos, que le estamos dando duro a la cerveza y alcoholes varios y estamos a punto de convertirnos en licoretas profesionales.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

26-3-13  Mhamid Risani Erg Chebbi

 

Sara la mujer de Toni se ha levantado algo fastidiada. Nuestro buen doctor Gerardo la diagnostica un virus. ¡¡¡Caramba Gerardo tanto estudiar para decir lo que todos sabíamos!!!  :-) Sara se toma la medicación que la prescribe nuestro insigne galeno y ahora toca esperar al menos 24-48 horas para ver como evoluciona nuestra enfermita.

El desayuno no merece ni un comentario, tan exiguo como la cena y en marcha. Haremos un tramo de carretera hasta Tagounite y lo demás será todo pista unos 200 kilómetros que haremos siguiendo en parte lo se llamaba la pista prohibida. Pistas muy rápidas, largas hamadas (donde María le daba al Mitchu toda la cera que el bicho era capaz de aguantar), varios oasis, entre ellos el March y al final y casi anocheciendo llegamos a la cárcel portuguesa. Algunos entre los que están Toni y Sara se van al hotel pues Sara sigue sin encontrase bien. Por nuestra parte y como ya conocemos el interior de esta cárcel del viaje anterior nos da  por bordearla por su parte externa mientras nuestros compis la ven por dentro. La montaña que forma esta curiosa formación esta "chorreando rocas" formando una especie de contra fuertes que se apoyan en el suelo. Aun nos da tiempo a subir la corta trialera que lleva a la cima y allí nos hacen un par de fotos con la luna como telón de fondo, por cierto hace un viento de mil demonios.

El hotel Kanz Erremal estupendo, muy buena habitación, con vistas privilegiadas a las dunas de Chebbi, excelente cena y magnifica exhibición de darbuka, tan-tan, castañuelas metálicas y bendir. En un loco intento de imitar esos sones me lio a porrazos con un darbuka y no me reviento la mano por que el buen Dios desde siempre ha protegido a sus criaturas, aunque estas no se lo merezcan.

Al día siguiente amanezco con la mano hinchada, pero no hay de qué preocuparse... mañana se hinchara más aun.

Nos vamos a la cama muy tarde pero es que es de esas noches que no deberían acabar nunca  de lo a gusto que se está.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

27-3-13 Erg Chebbi Erg Chebbi

 

Me he levantado temprano para ver desde mi habitación amanecer entre las dunas, siempre es un magnifico espectáculo, casi tan hermoso como la puesta de sol, hoy incluso más, ya que hace viento y la arena no para de circular entre dunas dándole a todo un halo como de misterio.

Tras desayunar salimos del hotel, bajamos presiones y a las dunas de cabeza afortunadamente el viento que había al amaneces ha desaparecido. No tardamos mucho en catar la arena de Chebbi, estamos atrancados, Axier y Murillo nos dan un eslingazo y listo, solo tenemos herido el orgullo el resto permanece intacto.

Continuamos duneando aunque la marcha con tanto coche es francamente lenta, es casi imposible enlazar dos dunas seguidas del tirón.

El Terrano se ha quedado, va en dos ruedas motrices, ha reventado un palier, para cualquiera de nosotros eso sería un grave problema para Xavi Raventos no lo es, saca el coche a la carretera, luego nos comentara que "en algunos momentos ha ido "un pelín justo" en fin sobran los comentarios, que no queremos que Xavi se hinche como los pavos en Navidad.

Hemos intentado seguir dibujando el recorrido entre las dunas pero estamos metidos en una hoya enorme y todas las salidas parecen complicadas hasta que de nuevo hace acto de presencia Xavi (que ha sacado al Terrano y ya está de vuelta)"el mago de la dunas" en cinco segundos resuelve el problema de por dónde hay que salir. Dicho y hecho.

Comemos en la terraza de una duna alta y debemos poner un par de toldos para protegernos del sol que a esa hora amenaza con derretir nuestros pobres cerebros. Comemos, un cafelito y nos vamos, que la arena nos espera.

Ya estamos encarando la famosa duna Sabor Superior de Sahara Xtrem, colamos en batería y vamos descendiendo, esta duna ya la hemos hecho un par de veces pero sigue siendo muy estimulante subirla y por supuesto más aun bajarla. Gerardo tiene un pequeño problema el coche ha tomado una pequeña inclinación lateral y Xavi se sube la duna "a pata" para bajar el coche con seguridad. Continuamos con el duneo y empieza a atardecer y nosotros a buscar un sitio para dormir, encontramos una buena terraza para dejar coches, tiendas y montar las mesas. Ya de noche oímos ruido de motores, efectivamente nuestros amigos han reparado el Terrano con piezas de aquí y de allá y ya están de vuelta atravesando las dunas de noche por todo el mundo.

La bienvenida es efusiva, pues la verdad no contábamos con tanta suerte. Preparamos la cena y Alberto y yo nos apretamos unos garbanzos fritos con cebolla y bacón que nos salen de vicio.

Xavi le cede el mando a Toni (gallego de pro) para preparar la queimada mientas Vela recita en gallego el conjuro. El orujo parece queroseno lleva más de diez minutos ardiendo y no tiene intención de extinguirse, empieza el cachondeo y al final hay que apagar el brebaje a base de soplidos, a pesar de todo el liquido final está más que aceptable.

Charla en torno a una buena hoguera, aderezada con monólogos o con chistes, incluso tenemos la vista de un "Papa Noel" sospechosamente parecido a Luis, aunque iba vestido de rojo y llevaba un par de enormes bolsones,  llenos al parecer de "genero reciclable", en fin en el desierto todo es posible. Como siempre nos vamos tarde a la cama.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

28-3-13 Erg Chebbi Hamadas Guir Erfouz

 

De nuevo la voz de Ismael Lo y su consabida África nos despiertan muy a nuestro pesar. Un café unas galletas y a por mas arena. La mañana está siendo lenta, entre atascos, desllantes y demás problemillas a medio día solo llevamos 18 kilómetros de dunas.

Hacemos una parada para despedirnos de Marcial y Hamilton que tienen que volver para España y las chicas no renuncian a hacerse una foto con el "guaperas de Hamilton" y no es de extrañar pues el muchacho gasta unos abdominales en toda regla.

Sara no se encuentra nada bien sigue con fiebre ahora es incluso alta y también debe abandonar el grupo para irse al hotel e intentar recuperarse, algún coche mas se apunta para acompañarlos.

Los que quedamos tenemos dos opciones hacer la hamada Guir o hacer mas dunas, gana la opción dunas por mayoría absoluta.

Lógicamente al ser menos coches ganamos en movilidad, en toda la mañana 18 kilómetros y en un par de horas ya llevamos 30 andados por la arena, empalmando los toboganes uno detrás del otro.

Montamos un toldo para comer pues el sol hoy también esta apretando de lo lindo. Café, copa y puro y a por mas dunas.

El sol está ya casi horizontal y encaramos una duna alta con ciertas dificultades. En un momento dado hay que hacer un giro a derechas y el sol te deja ciego por unos segundos en los que pierdes todas las referencias, si cortas gas no subes de modo que para arriba. Sube Xavi para indicarnos el trazado luego el HDJ de Axier y nosotros que subimos por los pelos, después el Rubicón que deja la duna hecha escombros, Gerardo lo intenta pero a la salida de la curva se queda clavado con una fea inclinación lateral que lleva directamente a un "gua" con muy mal aspecto, de hecho los que estamos arriba comentamos que si un coche se mete en ese "gua" no sale ni tirando de el con el winche.

Xavi sube con su coche  que tampoco puede ya subir hasta arriba de la duna pues la arena está totalmente trillada, se sube al coche de Gerardo y sin más lo mete en "el gua", solo cabe el coche, los paragolpes están casi apoyados en las paredes de la hoya, lo intenta marcha atrás (que dentro de lo que cabe es la pendiente de la hoya menos pronunciada) pero no puede, lo mas increíble es que maniobrando logra dar la vuelta al coche y salir hacia adelante sin poner planchas y sin más ayuda que su técnica.

Como con un coche no ha tenido bastante se sube a su HDJ (que también tiene inclinación lateral) lo descuelga también al gua y lo saca de igual modo. Los de arriba no damos crédito a lo que vemos.

Bien como el resto de compis no puede subir la duna  nos toca bajar, que debido al estado de la arena tampoco es ninguna "perita en dulce" pero lo logramos.

Legamos al Chergui, el hotel en su línea, muy bien, incluso ha mejorado algo el bufet libre que en el puente de diciembre nos pareció algo pobre.

Cenamos como leones y después la gente joven monta el chiringuito a todo trapo al lado de la piscina, solo les falta el letrero de "VISITE NUESTRO BAR", pero hoy estoy cansado de verdad, además  tengo la mano hinchada y me duele a pesar del antiinflamatorio y de la pomada que me doy, por eso me largo a dormir. Mañana será otro día.

Pincha sobre las fotos para ampliar

29-3-13 Erfouz Alnif  Todra

 

Después de pasar una mala noche con fiebre Sara parece que se encuentra mejor.

Un buen desayuno y partimos dirección Merzouga, para luego hacer oeste dirección Alnif. La pista tiene un sin fin de bañeras y zonas rápidas que nos hacen pensar  que con unos buenos amortiguadores podríamos ir mejor, a la media hora de circular un poco rápido por esa tole y esas bañeras la mayoría de los coches vamos solo con los muelles, se impone un amortiguador con botella separada ya veremos si tenemos presupuesto para el cambio, pues cuestan un ojo de la cara. Cada rato tira un coche en cabeza, nos toca a nosotros y no terminamos de hacerlo y en un paso entre piedras y dunas nos quedamos enganchados, hemos ido en cabeza 30 segundos, desde luego ha sido breve pero intenso...magnifico.

Hacemos alguna hamada muy rapida y el coche se cruza en alguna ocasión. Hacemos un mini vadeo en un riachuelo. Al final de la ruta podemos dar a los coches un poco de "zapato" en una larga pista con gravilla.

Espectacular el oasis de Tinerhir y nos vamos al Todra unas fotos  y derechos al albergue. Hay que reconocer que el albergue tiene mucho encanto, (como diria Xavi) sobre todo para las parejitas. Tiene las habitaciones excavadas parcialmente en la roca, y a diferntes alturas, la cosa cambia cuando para acceder a mi habitación tengo que hacer una excusión por una escalera que baja hasta el lecho del río, cargado con la maleta, ya es de noche y cuando entro en la habitación y enciendo la luz me encuentro con la imagen, sobre la pared del cabecero, a tamaño natural de un tipo pintado de azul, por un momento creo estar en el programa de Iker Jiménez con su extraterrestre incorporado. Pasada la primera impresión todo vuelve a la normalidad.

Para ir a cenar hay que subir de nuevo todas las escaleras. Para compensar la excursión la cena es muy buena y de  postre tenemos una sesión de percusión muy lograda.

Nos tomamos unas copichuelas y de nuevo a la aventura de bajar la escalera y a mi "azul extraterrestre" que a estas alturas es uno más en la habitación.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

30-3-13 Todra Asilah

Pan recién hecho para desayunar todo un detalle. Desayunamos y para Asilah, tenemos por delante 700 kilómetros de carretera, que después de estos días de duneo y campo se hacen eternos. El Rubicón tiene un ruido raro, el equipo de mecánicos Axier, David e Iker le pegan un vistazo y el diagnostico es que la cruceta izquierda está muerta y enterrada, pero Murillo que sabe que estos coches tienen ese punto débil trae un cruceta de repuesto de manera que se ponen manos a la obra para cambiarla, pero según la leyes de Murphy " Si algo puede fallar fallara" y no tenemos entre todo el grupo una llave de vaso para aflojar el cubo del tamaño que se requiere (enorme) y que al parecer solo utilizan camioneros. Mientras los mecánicos buscan esa llave los demás continuamos viaje. Paramos a comer en un bareto de carretera un cordero y una kefta realmente buenos y continuamos. Por la emisora de dos metros sabemos que han encontrado la llave para aflojar el buje y han montado la cruceta pero de nuevo el amigo Murphy ha intervenido y la cruceta es un par de milímetros más larga de lo que debería por lo de nuevo hay que desmontar, poner un tapón donde debería alojarse  la cruceta y sellar con silicona para evitar que se salga el aceite. El Rubicón hará el resto de viaje en dos ruedas motrices, afortunadamente dentro de la faena solo nos queda circular por carretera.

Por nuestra parte henos hecho una parada para ver los monos del bosque de cedros, un par de fotos y a la carretera, por cierto que nos diluvia durante todo el camino. En plena autovía nos para un guardia que debe estar aburrido o quiere practicar su español, nos hace una serie de preguntas a cual más rara y al  final nos deja proseguir sin más.

En Asilah algunos van a visitar la medina , nosotros como ya la conocemos aprovechamos para asearnos y Alberto con su mejor voluntad me venda la mano pues la tengo como un globo, cuando al día siguiente María (nuestra enfermera particular) ve el vendaje sonríe, saca de su botiquín una venda como Dios manda y me pone la mano más bonita que un San Luis.

La cena esplendida, almejas, calamares, gallo Pedro y lubinas salvajes enormes, todo superabundante y además regado con un buen vino y de postre unos dulces marroquís excelentes.

Como colofón Xavi nos regala una fuente de cerámica y un CD con todas las fotos que  Vanesa y el mismo han ido haciendo en estos días, gracias a los dos por todo.

Pincha sobre las fotos para ampliar

31-3-13 Asilah Algeciras Madrid

 

Hemos madrugado de verdad a las 6 am arriba, tenemos que desayunar poner gasoil y hacer solo 80 kilómetros de autovía para llegar a Tangermed y tomar el ferri de las 11 hasta aquí bien, pero a partir de aquí se desata la locura, tardamos dos horas en pasar la frontera (no volveré a pasar por esta frontera nunca mas) el barco trae dos  o tres horas de retraso, ya ni me acuerdo, tardan más de una hora en cargar el barco con todos los tráiler del mundo, y el ferri cruza el estrecho pisando huevos, total y para no aburrir atracamos en Algeciras a las 5 pm es decir 11 horas después de la salida. Hasta la guardia civil que solo pasa los perros nos hizo abrir el coche y  en concreto a Ángel debieron ponerle el coche patas arriba, pues después de esperarle media hora aun no había llegado a la salida del puerto.

Nos despedimos de nuestros compañeros de viaje, con los que ha sido un placer viajar y a los que esperamos ver de nuevo en cualquier otro evento.

Nosotros nos planteamos dormir en Algeciras pero al final optamos por salir para Madrid. Aparte de los atascos de rigor, durante todo el camino cae el agua con autentica furia, con el resultado de que a las dos de la madrugada llegamos a casa después de un día simplemente infernal.

Mejor olvidarlo y quedarnos con esta ultima foto y con el resto del viaje que sin lugar a dudas ha merecido la pena.