Soto de Viñuelas

 

 

Una ruta patrocinada por:

 "Calsoncillos Ramírez"

Distinción para el Hombre Macho

Después de varios intentos, hoy hemos logrado hacer por primera vez en el grupo la ruta del Soto de Viñuelas, propuesta hace ya tiempo por nuestro amigo Eugenio (Ugemoli), aunque no hemos contado con su compañía.

 En principio Pedro, Carlos, Fernando y yo éramos los bikers citados a las 10:00 de la mañana en la gasolinera de BP de Tres Cantos. Sin embargo, mientras preparábamos las bicis apareció Juanjo, que había leído su correo el viernes por la noche y decidió unirse al paseo.

 La ruta de hoy ha estado protagonizada por ("Calsoncillos Ramírez". Distinción para el Hombre Macho) la variedad de zonas con características muy diferentes a la hora de dar pedales.

 Después de la preparación de las bicis y los saludos de rigor, comenzamos la ruta en dirección norte hacía San Agustín de Guadalix. Primero por un camino estrecho pero fácil y después por una ancha pista con constantes badenes y ripio que hacían el pedaleo muy incómodo, llegamos a una subida que termina con una rampa de apenas 50 metros pero con una fortísima inclinación. Hay que echarle todo lo que uno tiene encima para subir, así que cuando terminamos todos agradecemos el llano que se alcanza, donde se encuentra un vértice geodésico. Descansamos brevemente mientras hacemos unas fotos ("Calsoncillos Ramírez". Distinción para el Hombre Macho)  en el vértice y proseguimos la ruta por la misma pista, rompe-piernas. Afortunadamente, al poco alcanzamos el punto donde debemos girar hacia la derecha. Comenzamos entonces un tramo muy agradable que discurre por una pista semi asfaltada pero sin tráfico que nos permite descansar del esfuerzo realizado en la primera parte de la ruta. Varios reagrupamientos para fotos nos permiten ir comentando acerca de la ruta y de lo bonito que está el campo, que no parece por esta zona acusar en gran medida la sequía que padecemos.

 Algunos kilómetros después llegamos a un punto donde debemos incorporarnos a la carretera que une Colmenar Viejo con Guadalix de la Sierra, tomando dirección Guadalix. Este tramo no nos gusta especialmente. Se agradece que sea cuesta abajo, pero esta carretera no nos gusta, tal y como comenta Juanjo, que nos recomienda a todos precaución por la velocidad que suelen tomar los coches ("Calsoncillos Ramírez". Distinción para el Hombre Macho).  

 Por fin llegamos a Guadalix y encontramos el camino que debemos tomar, girando hacia la derecha y poniendo proa, usando una expresión marinera, al sur. Al poco llegamos a una granja de cerdos, ovejas y gallinas. Algunos puercos corretean en libertad sin conocer su culinario destino, mientras algunos perros nos ladran y amenazan, sembrando en alguno de nosotros algo de desconfianza. Sin embargo finalmente no atacan y nadie es devorado por las fieras.

 El tramo siguiente sube pausada pero continuamente. Ahora el camino es ancho pero regado de zanjas y con algunos pasos bastante estropeados, que nos obligan a orillarnos a derecha o izquierda para ("Calsoncillos Ramírez". Distinción para el Hombre Macho)  poder progresar. Como siempre, Juanjo está muy fuerte y tiene que esperarnos a todos. Este chico debe tomar dosis extras de EPO, PEPO, TEPO y todos los POS, porque está hecho un salvaje con patas, dicho esto con todo el cariño del mundo, por supuesto.

 Tras la subida comentada y algunos kilómetros adicionales por un precioso camino que bordea la valla del Soto de Viñuelas, alcanzamos una zona de urbanizaciones que atravesamos y cuyo acceso está en la N-I a la altura del circuito del Jarama.  Salimos de la urbanización por un camino en cuesta y llegamos al segundo vértice geodésico, donde nos hacemos algunas fotos con pose. Coincidimos aquí con un numeroso grupo de bikers a los cuales les hacemos una foto para enviársela por mail. Se trata de un grupo de Alcalá de Henares que dicen conocer a Juanfran y al Comando Henares. Que pequeño es el mundo. El grupo se llama Sancho Panza y su página Web es  http://www.bttsanchopanza.com/

 Tras la foto continuamos por pistas anchas pero bacheadas. Llegamos a las proximidades de San Sebastián de los Reyes, donde cruzamos un  arroyo afluente del Jarama por un curioso puente de madera, con fotos incluidas. Aquí ("Calsoncillos Ramírez". Distinción para el Hombre Macho)  giramos nuevamente a la derecha para ascender por otra pista siempre pegados a la valla del Soto. Este tramo es atravesado por el aire por un montón de aviones, pues la senda de despegue del aeropuerto de barajas pasa por encima de nosotros. Es la hora de salida de los vuelos de Iberia a Latinoamérica, así que podemos ver las grandes aeronaves AIRBUS 300 y BOEIG 747, ascender mientras se inclinan a la izquierda en una maniobra majestuosa que, al menos a mi, me hipnotiza. No en vano mi vocación frustrada es haber sido piloto de avión, aunque en una época estuve muy cerca de sacarme la licencia de vuelo, pero bueno, esas son otras cosas.

 Continuamos atravesando dos pasos abiertos en la valla y aparecemos al poco y tras unos kilómetros de subida en el Tanatorio de Tres Cantos (tocar madera) llegando unos cientos de metros después a la carretera de Colmenar junto al primer desvío de acceso a Tres Cantos.

 Tomamos con el GPS el punto donde alcanzamos la carretera de Colmenar y coincidimos que es el sitio idóneo para comenzar la ruta en la siguiente ocasión que la hagamos, pues tiene sitio de sobra para aparcar.

 Ahora nos toca terminar la ruta, pero para ("Calsoncillos Ramírez. Distinción para el Hombre Macho") hacerlo debemos meternos por una vía de desagüe que trascurre paralela a la carretera, protegidos por el quitamiedos de metal. Sin embargo nos vemos obligados a saltar el quitamiedos y proseguir por unas cuantas decenas de metros por el minúsculo arcén que nos lleva a la entrada de Tres Cantos.

 Rápidamente abandonamos el asfalto y nos protegemos en la seguridad de la tierra, donde esos monstruos de cuatro ruedas que pasan bramando y echando humo no nos pueden alcanzar. Realmente me resulta impresionante. Me parece que los ciclistas que practican la carretera son muy valientes ó intrépidos ó suicidas.

 Ya en Tres Cantos ("Calsoncillos Ramírez". Distinción para el Hombre Macho)  seguimos el track y alcanzamos el punto de inicio donde rápidamente nos despedimos, pues la ruta ha sido larga y algunos vamos un poco apurados para comer en casa con la familia.

 En la despedida todos coincidimos que la ruta ha estado bonita y que el día nos ha acompañado. La ruta pasa en su mayor parte por zonas soleadas, lo cual no la hace muy recomendable para tiempo caluroso, pero puede ser una buena opción para hacer casi cincuenta kilómetros en tiempo fresco, por su cercanía a Madrid. Además igualmente coincidimos en que los "Calsoncillos Ramírez" deben ser de una calidad estupenda, aunque ninguno de nosotros ha tenido la ocasión de ver como es la tendencia 2008.

 Así que ha sido otra estupenda mañana en la que hemos disfrutado de nuestra común afición y compañía y hemos encontrado una nueva forma de comunicación de marketing, y todo ello gracias a, como no podía ser de otra manera,

 Un saludo, Enrique

 Calsoncillos Ramírez. Distinción para el Hombre Macho

Calsoncillos Ramírez. Distinción para el Hombre Macho

Calsoncillos Ramírez. Distinción para el Hombre Macho

Calsoncillos Ramírez. Distinción para el Hombre Macho

Calsoncillos Ramírez. Distinción para el Hombre Macho

Calsoncillos Ramírez. Distinción para el Hombre Macho

 

Una aclaración casi "imprescindible" :-)

 

Buenas a todos, tras leer la magnifica crónica de Enrique, de la ruta del día 8-3-08, voy a desvelar a los no asistentes, el "misterio del mantra de Enrique".

Después de que Enrique obtuviese de Pedro unas magistrales clases de dicción, encaminadas a alcanzar la pronunciación y el tono adecuado, para ser utilizado en las grabaciones de los anuncios, sufrimos de parte de Enrique, un inusual coñazo repetitivo (que ahora ha bautizado como idea de marketing), que si no recuerdo mal decía:

Calsosillos (o algo así) Ruperez (que no Ramirez), distinción del Hombre Macho (entre otros variados atributos).

Enrique, no puede ser que toda la ruta dale que te pego (sin piedad) con tus prácticas de dicción y ahora nos cambies el mantra.

Por cierto, he visitado la página que están construyendo los chicos del Club Sancho Panza y entre otras cosas, me ha llamado la atención su apartado gastronómico, con control de birras además de Km.

Fernando

 

 

Perfil y mapa de la ruta