Sin Fronteras Challenge 

Marruecos 2007


 

Esta es nuestra primera competición en tierras marroquíes. Toda una primera y magnifica experiencia y además en solitario, que  nos ha hecho vivir intensamente cada uno de los kilómetros recorridos y cada uno de los minutos vividos en ella.

La salida de Madrid la efectuamos con tranquilidad. Nos hacemos la foto en el toro de Osborne en la gasolinera de Valdemoro (esto es ya es autentico fetichismo) no podía faltar y nos vamos para Algeciras a embarcar, camino de Marruecos.

La travesía en barco muy tranquila y el paso por la frontera mas tranquila aun. Nos encontramos con Carlos de C.S.A. Preparaciones 2.000, es su primer viaje a Marruecos y charlamos un rato, mientras pasamos los trámites aduaneros.

Dormimos en otro clásico, El hotel de Restinga, Esta sin un alma, cenamos  bien como siempre en este hotel y a la cama.

Tras un abundante desayuno partimos dirección Essaouira.

Kilómetros y más kilómetros nos llevan a esta preciosa ciudad. Nada más llegar dejamos el coche a cargo de un “guardián”. Primero nos damos un largo paseo por esta magnífica medina, descubriendo lugares que no conocíamos y después nos damos un homenaje en  un restaurante del puerto, unas gambas a la plancha y unas brochetas de rape con pimientos, sencillamente deliciosos. La cuenta  es algo más abultada  de lo que cabría esperar,  pero en fin un día es un día.

En el parking del hotel de Essaouira ya empezamos a ver a nuestros primeros competidores y amigos, entre ellos a Nachete y Ana en su  HDJ-80.

Desayunamos y partimos hacia Agadir, por el camino vemos como el  personal disfruta haciendo surf.

Llegamos a Agadir. El hotel Amadil Beach es una pasada, sencillamente magnifico, pasamos las verificaciones técnicas  y administrativas, entre las que nos piden enviar un mensaje con la posición GPS via telefono turaya que nos había prestado Paco Ochovo (gracias Escipion), tambien pasamos el tema de los seguros de repratriacion además de darnos más pegatinas (el coche ya parece un album de cromos). Las verificaciones técnicas son en el parking donde verifican entre otras cosas, botiquin, planchas y equipo. Nos damos cuenta de que nos hemos dejado en casa el cargador de la batería de la cámara con la que debemos hacer las fotos del trofeo. Preguntamos a nuestros compañeros, pero nadie tiene una Canon, como la nuestra. Nos dedicamos a recorrer Agadir de punta a punta (eso si que es una gimcana y no lo que nos espera), a pesar de ser domingo encontramos el cargador, no nos lo podemos creer, porque hemos probado cientos de modelos en mas de una docena  de tiendas y ninguno servia.

En el parque cerrado empezamos a conocer a nuestros rivales. Algunas de las maquinas que vemos infunden respeto, como se verá más adelante no son preparaciones de “andar por casa” son verdaderos “bólidos”.

Par la tarde-noche briefing, en el que se nos explica la mecánica del trofeo y sus características. Son cinco pruebas y cinco modalidades distintas de orientación. La velocidad estará limitada a 80 en pistas y carreteras y 40 en poblaciones o palmerales aplicando fuertes sanciones a los infractores. Nos dan la documentación para el día siguiente, cenamos y ya en la habitación preparamos la estrategia del dia siguiente. Nos vamos a dormir molidos el dia ha sido muy intenso a todos los niveles.

 

 

 

 

1º Etapa: Agadir- Taliouline

Tras los largos kilómetros previos de enlace se da la salida. Nos enfrascamos en una serie de puntos bastante liosos, entre areneros rodeados de chumberas que nos complican la vida, pero logramos salir del atolladero. La etapa se está complicando cada vez más,  hasta el punto de que tan solo cinco equipos consiguen llegar en tiempo a la meta. El resto hasta 32  equipos somos fuertemente penalizados, pero ese es el reglamento.

Lo que más nos fastidia es que hemos recorrido los últimos 40 kilómetros por un pedregal inhumano a una velocidad excesiva, tragando polvo a mansalva, al límite de nuestro coche y de nosotros mismos, tratando de llegar a meta y ha sido para nada. Definitivamente no entramos en meta a la hora  prefijada por la organización.

No somos los únicos con problemas, el camión de la organización, un tres ejes descomunal raja una rueda y además  rompe el sistema de inflado de ruedas automático.

Llegamos de noche por todo el  mundo a Taliouine. El hotel sencillamente es malo de solemnidad, la cena igual de mal o peor,  por las mesas del restaurante  empieza ha aparecer el salchichón y  el jamón, sustituyendo a la nefasta  harira o el tajim de kefta. En la ducha no hay agua caliente, pero no hay otra cosa (en este pueblo un hotel es un lujo).

Nos enteramos de las primeras roturas. “El Defe” de Oscar ha roto el alternador y se ha quedado tirado (luego será cosa tan solo de un triste fusible) también el Wrangler  tal vez mas preparado para el trial que para esta competición ha sucumbido y se retira definitivamente.

A nosotros no nos carga la segunda batería, hemos roto el paragolpes trasero y hemos abollado el tubo de escape en alguna maniobra, pero conseguimos repararlo. Tenemos el briefing y nos dan la documentación para el dia siguiente.

 

2º Etapa: Taliouline- Iriki

Preciosa etapa de verdad, en la que los cañones y los palmerales son espectaculares, la única pena es no poder disfrutar del paisaje con calma (ya lo haremos en otra ocasión). Vamos capturando puntos y en la parte final la cosa se complica con una serie de grietas bestiales en mitad de una hamada pedregosa ,con piedras como melones y no hay más narices que pasar por ellas. Pero si he de ser sincero, la etapa en general y “el melonar” en particular lo  disfrutamos de lo lindo. Algunos participantes llegan con amortiguadores reventados y no es para menos

Entramos en meta con tiempo de sobra, comemos algo y de nuevo a tomar el enlace. Según la organización quiere que hagamos una nocturna y lo consiguen, llegamos al Iriki de noche cerrada.

Esta situación me ha decidido, tengo que poner una batería de faros de largo alcance en el coche, pues no veo un carajo en medio de la polvareda nocturna.

Montamos nuestra tienda y preparamos nuestra “mini barbacoa”, bacón, morcilla, chorizo y el consabido ribera del Duero en mitad del Iriki.

Manu (de Kadejoteros) y Raquel, gente súper amable, aportan un lomo de Guijuelo y alguna cosilla más, de excelente factura, cenamos juntos de maravilla.  Por supuesto no faltan unos orujitos de postre, excelentes para combatir el frío que esta  haciendo. La organización ha preparado una fiesta. Hacen una buena fogata  y las bebidas “espirituosas "corren de mano en mano.

Dormimos a pierna suelta y tras un breve desayuno partimos . Hace un  frío que pela, 2 graditos a las 8 de la mañana en el Iriki.

 

3º Etapa: Iriki-Zagora

La jornada de hoy es complicada, tenemos que afrontar el Erg de Chegaga, todo el mundo que conoce esta dunas sabe que tienen muy mala leche y nosotros además las  afrontaremos  en solitario, lejos de amedrentarnos este tema nos pone las pilas. Ponemos presiones a 0,9 y “palante”.

Tras algunos puntos conseguidos la primera atrancada no se hace esperar, nos quedamos en un “gua”. Llevamos un buen rato currando con la pala  cuando Carlos encuentra ayuda, un tipo de los emiratos árabes con un Toy nos sirve de ancla y salimos con la ayuda de nuestro winche en pocos segundos.

Continuamos divirtiéndonos  y recogiendo puntos en ese mar de dunas  (la organización se ha esmerado en ponérnoslo difícil) al pasar una duna, a punto ya de abandonar el erg nos quedamos en plena cresta, el tren delantero esta colgando y las ruedas giran inertes. Vemos un arbolillo donde anclar el winche, pero las leyes de Murphi son inexorables,  por apenas cinco metros nuestro cable no llega al arbolito salvador, a pesar de empalmar un par de eslingas de 10 metros que llevamos. Nos liamos a cavar intentando desmontar la cresta de la duna rodeados de crios que no paran de pedir “mesie" un estilo, "mesie" un bombón, "mesie" un dirjan”, pero como siempre esta gente magnifica también nos ofrecen su ayuda para empujar el coche aunque lamentablemente no sirve su ayuda. Por fin vemos a lo lejos coches, resulta que son de la organización, les pedimos ayuda, nos han visto y vienen hacia nosotros, uno de sus coches nos sirve de ancla y en dos minutos estamos libres.

Es apasionante recorrer las dunas en solitario le aporta un incuestionable morbo al asunto, pero también debo decir que cualquier problema se multiplica al ir solo, una enganchada de minutos si vas en compañía, se puede tornar en un problema de horas en solitario. Una vez que asumes esto la diversión esta garantizada y además es de lo mas estimulante. Tomamos la pista  llena de piedras que nos llevara a meta y por el camino nos encontramos con Manu que ha roto el trapecio y tiene que ir a 20 "por hora" intentara llegar a Zagora y reparar, poco mas adelante otro coche rompe también el trapecio y es que les estamos exigiendo mucho a los coches.

De nuevo llegamos a meta en tiempo y recorremos un largísimo y pesadísimo tramo de enlace hasta Zagora. Cuando estas cansado un kilómetro tiene por lo menos 1.500 metros, o mas.

Le dedicamos al coche un ratito, pues ya empezamos a tener pequeños problemas, tenemos mas arena dentro del coche que la que hemos dejado en el erg, los dos paragolpes están arrancados de sus soportes por efecto de las salidas-entradas en las dunas y el filtro de aire está para tirarlo a la basura, por lo demás el coche va de cine. Tan solo el embrague desplaza cada vez un poco más arriba (síntoma evidente de un desgaste prematuro) pero nada alarmante.

 

4º Etapa: Zagora – Erfouz

Esta etapa al menos para nosotros fue muy complicada y decisiva en nuestra clasificación final. Era determinante la distancia recorrida entre todos los waipoint que configuraban el recorrido  y nosotros lo hicimos realmente mal, siendo de los que más kilómetros hicimos.

Al ser una etapa en que primaban los kilómetros nos dedicamos a hacer pedregales (tratando de ir en línea recta) con bolos como cabezas humanas, a  pura trocha, tratando de hacer los menos kilómetros posibles, daba pena oír los quejidos del coche al pasar por aquellos “melonares” de piedra y de nuevo no nos  sirvió para nada pues nuestra estrategia no fue la adecuada.

En nuestro ir y venir nos cruzamos como en otras etapas con otros participantes que intentan como nosotros encontrar un paso entre las montañas De nuevo llegamos en hora a meta, pero con demasiados kilómetros a nuestras espaldas.

En Erfouz nos espera un grata sorpresa, un Hotel estupendo El Chergui, con músicos que amenizan nuestra estancia. Cenamos DE LUJO (con mayúsculas) y conocemos a Zapatones de Kadejoteros y mas compañeros, gente como todos los demás encantadora, nos contamos nuestras batallitas, y después del briefing nos vamos a dormir, mañana toca el Erg Chebby, que por cierto no es ninguna tontería. La etapa muestra dos opciones la fácil y la difícil, conociendo el Erg optamos por la fácil, de nuevo un error por nuestra parte como veremos mas adelante.

 5º Etapa: Erg Chebby- Erg Chebby

Llegamos pegados de tiempo a la salida, pues el enlace de etapa esta donde Cristo perdió la sandalia. Esta vez la salida se efectúa tipo Lemans, de modo que Carlos trepa duna arriba para recoger la documentación mientras yo quito presión a los neumáticos hasta 0.9.

Nos ponemos a navegar entre dunas  y notamos que cada vez estamos mas hacia el interior del Erg y vemos que estamos rodeados de puntos de “la opción difícil” pero ya es tarde para engancharnos a esa historia. Hemos hecho lo más difícil y no tenemos ni un punto “pa matarnos”.

De nuevo estamos solos ante el peligro, al tomar una duna con fuerte inclinación lateral noto que el coche resbala de costado y tiene muchas ganas de volcar a la derecha, giro la direccion en ese sentido y me tiro de cabeza al “gua” y logro evitar el desaguisado, pero la contrapartida es que nos hemos quedado atascados en una arena que mas bien parece harina.

La verdad es que en ese momento llegue a pensar que de ahí no nos sacaban ni con grúa, pero el amor propio mueve montañas, esta vez de arena, cavamos  y cavamos, ponemos las cuatro  planchas y salimos a la primera, aun no me lo creo, estamos fuera de ese profundo y súper blando “gua”.

Continuamos nuestra marcha con entradas y salidas al erg, que se alternan con  la circulación por el río de arena que circunvala este erg nos estamos dando una panzada de arena de órdago ¡Que Gozada!

Una vez mas estamos saliendo del erg, debo reconocer que voy envalentonado, nada se me pone por delante, una duda, una cresta y dejo el coche empanzado. Comienzan los trabajos de desmontaje de la duna ayudados por un morito. Un rato de paleo de arena y andando.

Logramos hacer todos los puntos ya que en esta etapa era imprescindible hacerlos todos para poder puntuar. Llegamos de nuevo a meta dentro de la hora y nos volvemos al hotel de Erfouz. Comemos y nos pegamos una siesta de campeones, una ducha y salimos de tertulia con los compis de aventuras.

Pon fin se publican los resultados definitivos y tenemos la entrega de premios con fuegos artificiales incluidos.

 

 

 

 

Estas son las clasificaciones:

Mis más sinceras felicitaciones a los primeros clasificados, por que entendemos que no ha sido nada fácil y desde luego se lo han ganado a pulso .

Del resto no se que decir (pues formo parte de ellos) pero me parece que nos lo  hemos trabajado todos sin excepción.

Por nuestra parte hemos logrado un meritorio 9º puesto, del que estamos muy orgullosos, estamos seguros de que podriamos haber estado mas arriba, pero también es cierto que la competición nos pone a cada  uno en nuestro lugar y eso no admite discusión.

Desde estas líneas quiero agradecer a la organización, a todos y cada uno de sus componentes, todas sus atenciones, su buen hacer y todo el ingente trabajo que se han dado para sacar adelante este trofeo. Tan solo aportar una idea para futuras ediciones, en mi modesta opinión hay que hacer al menos dos categorías. Cien puntos de diferencia entre el primer clasificado y el cuarto es demasiado.

Por si fuera poco el primer clasificado no tenia necesidad de salir en la 5ª y ultima etapa, ya hubiese ganado  el trofeo quedándose en el hotel .

Es cierto que una vez David venció a Goliat pero no es lo habitual, un poco mas de igualdad seria deseable en aras de un trofeo mas competido.

Y por ultimo y no por ello menos importante agradecer desde estas líneas a mi buen amigo Carlos "Mexcar" su paciencia por aguantarme “sin anestesia “ durante diez días, sin desfallecer. Gracias compañero.

 Esperamos poder volver, aplicar lo que hemos aprendido en esta edición y hacerlo un poco mejor si es que somos capaces, claro. 

 

  Pincha sobre las fotos para ampliar

Para mas informacion

www.trofeosinfronteras.com