Cueva Valiente

 

 

“Cueva Valiente” se encuentra en la Sierra de Guadarrama perteneciente, como es sabido por todos, a la cordillera del Sistema Central, tiene una altitud de 1903 m. Para acceder a la misma, de acuerdo con la información que he recogido, puede hacerse desde San Rafael por el arroyo de Gargantilla o desde Peguerinos; sin embargo, nosotros, el “grupo bttexplorer”, nos dimos cita para el sábado, día 28 de agosto, en el Alto de Malagón, a las 9,00 h. AM., para iniciarla desde ese punto, dirigiéndonos hacía la zona de Peguerinos pasando cerca del camping de la Nava y de la presa de Cañada Mojada.

 Acudimos a la quedada: los proponentes (Juanjo y Enrique), Elena, Isabelo, Antonio TAB, Andrés y yo. Siete bikers dispuestos a afrontar la ruta programada hacia “Cueva Valiente”.

 “Cueva Valiente” está en la localidad de San Rafael del municipio de El Espinar, en la provincia de Segovia; sin embargo, su cima se ubica en terrenos de Peguerinos que pertenece a la provincia de Ávila, en la misma se localiza un vértice geodésico de primer orden.

 Como ya he mencionado anteriormente, decidimos iniciar la ruta programada desde el Alto de Malagón, conocido como Avantos. Juanjo, Enrique, Elena y yo nos dirigimos con los coches por la M-600 dirección El Escorial y después de pasar la urbanización de La Pizarra tomamos la salida a nuestra derecha dirección Arboreto de Luis Ceballos, y en esta dirección fuimos subiendo con los coches admirando mientras tanto el paisaje que nos iba ofreciendo la subida hasta que llegamos a un punto en donde pudimos divisar una foto muy bonita que se nos ofrecía a esas horas de la mañana del Monasterio de El Escorial, lo que no pudimos evitar el parar para capturar su imagen para el recuerdo.

 Una vez que llegamos al Alto de Malagón, vimos que Isabelo estaba ya esperándonos, sacamos nuestras bicicletas y pronto aparecieron Antonio TAB y Andrés. Una vez todos preparados para iniciar la ruta “a pedal”, lo primero que observamos es que había dos caminos, uno a nuestra izquierda con una terrible pendiente de inclinación y otro a nuestra derecha con una subida más suave que fue el que tomamos, entre los dos caminos y a los pies del Alto de Malagón, vimos también un embalse conocido como El Tobar construido a 1430 metros de altitud. El Tobar es una pequeña presa que fue utilizada para abastecimiento de El Escorial, y  en sus alrededores abunda matorral de altura con presencia de piornales.“

Los piornales son formaciones arbustivas que proliferan en el paisaje del Sistema Central español constituyendo unos matorrales de gran interés paisajístico.”

Con todas estas vistas tan espléndidas, nos pusimos a pedalear como poseídos por el encanto de la naturaleza que nos envolvía y con la alegría en el cuerpo de comprobar cómo paulatinamente el grupo, a medida que van pasando las vacaciones, va en aumento en cuanto al número de bikers participantes en la aventura. Como ya he comentado, iniciamos la ruta primero con un ligero ascenso para después continuarlo con una bajada bastante prolongada hacia Peguerinos por el camino forestal asfaltado y al llegar hacia el Albergue de Casa de la Cueva de Peguerinos, nos desviamos hacia nuestra izquierda para tomar un sendero y evitar el camino forestal asfaltado, atravesamos diversas praderas y sin darnos cuenta nos íbamos alejando de la carretera por lo que tuvimos que corregir y acercarnos a la misma para seguir descendiendo y tomar un subida a nuestra derecha que indicaba dirección “Arboreto de Luis Ceballos”.

Continuamos en esta dirección hasta llegar al camping de la Nava. Al llegar al mismo, tuvimos que tomar un camino que pasa junto a la zona de acampada teniendo prohibida la entrada de vehículos no autorizados. En esta zona nos encontramos con un pequeño muro de piedras y una parte del mismo está medio derruido, lo que nos permitió cruzarlo para tomar el mencionado camino cuyo desnivel es casi nulo y resultando muy agradable recorrerlo con nuestras bicicletas a lo “Verano Azul”. Muy cerca del camino y paralelo al mismo se encuentra el arroyo Chubieco y nada más pedalear, aproximadamente, durante algo más de 2 km. llegamos al embalse de Cañada Mojada.

 El Embalse de Cañada Mojada nos pareció un lugar idóneo para hacernos unas fotos, pues nos ofrecía una visión paisajística de gran belleza. A continuación volvimos otra vez con nuestras bicicletas recorriendo la misma pista ascendiendo suavemente y poco tiempo después de pasar el embalse nos encontramos un desvío a nuestra derecha que sigue paralelo al arroyo, y es la dirección que tenemos que tomar para llegar a nuestro objetivo. Una vez recorrido unos 3 km., nos encontramos con un nuevo desvío en el Collado de la Gargantilla con 1647 m. de altitud. En este punto giramos hacia la pista que se dirige a la derecha y a partir de aquí vamos observando algunos restos de la Guerra Civil.

Se trata de una pista forestal antigua que aún conserva restos del asfalto que había en su día. A partir de este punto el ascenso comienza a ser más pronunciado, a la vez que podemos ir disfrutando de unas vistas preciosas de la zona según vamos ganando altura, asimismo van apareciendo numerosas formaciones rocosas en la superficie de la zona alta de la montaña. Seguimos subiendo hasta que llegamos a un tramo en donde el asfalto, aunque en mal estado, nos iba facilitando la subida, pero de repente en el camino se nos aparece lleno de piedras sueltas que unido a la arena,  hacía que se nos resbalaran las bicicletas, por lo que a la mayoría de nosotros nos obligó poner el pie en tierra en parte del mismo y en otros puntos pudimos volver a nuestras bicicletas, por lo que la finalización de la subida a la cima de Cueva Valiente fue montados en las mismas.

Juanjo, al llegar el primero, aprovecha para ir tomando fotografías del grupo según vamos llegando y una vez todos en la cima, dejamos nuestras bicicletas y nos subimos en donde se encuentra el punto geodésico. Seguimos haciéndonos fotos, admirando las vistas que se nos presentan desde esa altura y entre de una de ellas, me llama la atención los molinos de energía eólica que todos conocemos cuando vamos o venimos de Segovia, pero vistos desde esa altura parecen miniaturas.

 En las inmediaciones hay muchos restos de construcciones bélicas y no lejos de la cima, al otro lado de Cabeza Líjar, en lo que se conoce como Collado de la Mina o Collado del Ciervo se hallan los restos de una mina de wolframio que tuvo importancia estratégica durante la Segunda Guerra Mundial.

Este cordal es el que separa las provincias de Ávila y Segovia. Entre Cueva Valiente y Cabeja Líjar está el Collado de Hornillos, en donde se encuentra el Puerto del Berrueco (1634 m). Cerca está la peña del mismo nombre donde la leyenda cuenta que en su cima hay un tesoro y sobre ésta se abre la Sierra de Malagón, ya en terrenos de Peguerinos.

 Aquí desde esta altura, aprovechamos para tomar alimentos energéticos pues los teníamos bien merecidos después del esfuerzo realizado y una vez ingeridos, llegó la hora de regresar al punto de inicio de la ruta. Andrés, buen conocedor de la zona, nos quiso dirigir nuestras bicicletas cruzando la montaña por senderos y por un montón de vericuetos, plagados de arbustos que con sus ramas nos iba haciendo parar cada dos por tres, y así fuimos llegando a diversos prados en los que las vacas campaban a sus anchas, viéndonos pasar con caras intrigadas de ver unos humanos perdidos en la mitad de los prados sorteando sus hermosas cacas.

 En el camino de regreso tuvimos bajadas, subidas y más bajadas y subidas, y en una de las subidas paramos en una fuente para llenar nuestros camels baks de ese líquido elemento tan importante para hidratar nuestros cuerpos y poder proseguir la ruta. Ya nos iba quedando muy poco para finalizarla y una vez que llegamos al punto de inicio, nos pusimos a recoger nuestras bicicletas, a desearnos encontrarnos en muchas rutas tan interesantes como ésta y como todas las que hacemos habitualmente.

 Rosa