Alcantud - Sauca 12-11-11



  
 

Ha estado lloviendo la semana anterior, lo que hace prever un campo muy hidratado.

Salimos tempranito tres coches hacia Alcantud. El Patrolo, el Toy y El Defe.

Todos somos muy puntuales de manera que a las 9,30 ya estamos pisteando por un bosque con ese precioso barro color rojizo tan típico de la Alcarria.

Los coches no tardan en estar como nos gustan “pringosos” de ese barro arcilloso.

La mañana es magnífica, con un sol radiante, pronto llegamos al primer vadeo, tenemos dudas pues parece que en el centro es más profundo de lo deseable, pero Pi con el poder que le otorga su snorkel se mete en el rio y lo pasa sin problemas, en la zona mas honda no habrá más de 60 centímetros de profundidad de manera que pasamos todos y misión cumplida.

En algunas zonas las roderas son autenticas lagunas y disfrutamos de la conducción. En un desvío tomados derecha, se trata de una estrecha subida trialera con una inclinación lateral  que hace que el barranco y mi oreja estén pegados el uno al otro. Para completar  la imagen y a punto de coronar nos encontramos con un par de pedruscos considerables, me bajo del coche para ver si entramos entre las dos rocas, creo que es factible de modo que muy despacio Alberto siguiendo mis indicaciones lo intenta, pero no es posible por muy poco pero nos jugamos un buen raspón si algo falla. Dar la vuelta en esa zona tan estrecha y con tanta inclinación no es nada fácil y nos lleva un buen rato el lograrlo.

Estamos “tonteando” entre las provincias de Guadalajara y Cuenca cuando los aficionados a Land Rover encuentran una “Vieja Gloria” Se trata de un Santana 1.300, debe tener mínimo 35 años y está claro que su vida de trabajo en el campo no ha sido fácil. Charlamos con un par de lugareños y por lo visto funcionaria aun si le cambiasen tan solo el embrague ya que el resto esta operativo.

Nos despedimos del amable personal y continuamos hacia Trillo

El puente que deberíamos cruzar en nuestro camino de momento no está listo de modo que tendremos que dar un rodeo, pero antes paramos en una zona  que tiene unos bancos y nos damos “un homenaje” Kangu ha cocinado una tortilla tan buena como siempre y con un poco de vinillo, unos calditos, un poco de queso y jamón y por supuesto los consabidos mejillones en escabeche nos ponemos bien.

Aprovechamos para comentar lo que será nuestro próximo viaje a Marruecos, las distintas configuraciones de pilotos y copilotos y más o menos por donde discurrirá la aventura.

Continuamos hacia la zona de los molinos por un enjambre de caminos que dificultan la navegación, algunos de estos caminos está claro que hace años que no se transitan y cuesta lo suyo encontrar una referencia para seguir la marcha y por supuesto se producen errores constantemente.

Hace un poco de viento y los molinos están girando deprisa es impresionante su tamaño y el ruido que hacen sus aspas cuando estas realmente cerca de ellos.

El sol se está ocultando en el horizonte y nosotros hemos terminado nuestro recorrido, han sido un buen puñado de kilómetros que hemos disfrutado plenamente, pero sobre todo los de la mañana han sido excelentes.

Ya estamos pensando en la próxima.

Pincha sobre las fotos para ampliar