Alrededores de Riaza 21-4-2007



 
 

Salimos de Riaza tres coches Luis y Sonia con el Patrol, Carlos y yo con el Toy y nuestro buen amigo Isaac que acaba de comprarse un Jimny  y esta deseando estrenarlo en el campo, de momento lo lleva de estricta serie.

Parece que encontramos restos de humedad en la carretera y barro en las cunetas, pero es un espejismo, ha llovido pero de forma intermitente y el campo lo ha ido absorbiendo poco a poco, esta hidratado pero no hay barro.

El planteamiento de ruta es algo especial, hemos  tomado unos puntos sobre el mapa, un poco al azar, para ver si somos capaces de hilvanar una ruta, pronto nos damos cuenta de que es más complicado de lo que parece y damos mas vueltas que una noria, sobre todo en una zona donde la energía eólica esta creciendo intensamente. Se están construyendo cantidad de pistas que de repente se cortan en un sembrado o simplemente no llegan a ningún sitio, cuando estén terminadas darán servicio a los molinos.

Comemos en un bosquecillo de encinas y empezamos a maquinar con la idea de lo que podría ser nuestro próximo viaje de Semana Santa 2008 . Nuestras mentes calenturientas no dejan de trabajar en lo que mas nos gusta ....

¿¿¿¿ ¡ Objetivo… cualquier lugar de Túnez ! ????

Continuamos camino y hacemos una  trialera en bajada. Disfrutamos plenamente. El Jimny se porta como un campeón y solo un pequeño raspón en el soporte del tirante revela que hay que proteger esa parte del coche. El farallón que nos rodea con sus buitreras espectacular.

Tras un buen rato de pisteo afrontamos una preciosa y larga trialera en bajada de segunda y primera reductora y muy tupida de vegetación, se ve que no esta muy “trillada”.

Las vistas del atardecer sobre el valle son de una belleza total, el río es una larga serpiente que se pierde a lo lejos, mientras en la pared rocosa frente a nosotros se adivina la estrecha pista en subida que una vez vadeado el Sorbe deberemos tomar.

Nos encontramos con el vadeo. El río esta algo mas alto que otras veces, pero su fondo de piedra nos inspira confianza, los tres coches pasan muy lentamente, para no generar una ola que nos suba por el capo y lo hacemos sin problema.

Afrontamos la trialera en subida. Nos preocupan los neumáticos de serie del Jimny pero afortunadamente se portan bien. El coche sube como lo que es, un autentico T/T

Este nuevo motor de gasoil le ha cambiado a mejor, se puede subir muy lentamente no como con el motor de gasolina que se debía recurrir a la inercia.

Empieza a anochecer y tenemos dos opciones o carretera o seguir pisteando otro buen número de kilómetros por el campo. Parece que nadie tiene prisa, por lo que disfrutamos de una nocturna.

En algunos momentos es como si no hubiésemos salido de Marruecos , donde las jornadas son mas largas y no es raro que la noche te coja en mitad de ninguna parte.

Entre unas cosas y otras nos hemos hecho mas de 400 kilómetros. Llevamos metidos en el coche desde  las 9 de la mañana y son las once de la noche , hora en la que llegamos a casa “felizmente molidos”.

Todos hemos disfrutamos intensamente, pues la ruta no tiene desperdicio, pero Isaac no creo que esa noche pudiese dormir. Creo que le ha picado el gusano del 4x4 y la cosa me parece que ya no tiene arreglo.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar