Cuenca Las Majadas  2006



 
 

Sábado.-

Como todos los años por estas fechas nuestro amigo Carlos “Mexcar” convoca una ruta de fin de semana por Cuenca. Naturalmente nos apuntamos, pues es una de las zonas en las que más nos gusta practicar el 4x4.

Quedamos tempranito en Tarancón. Un accidente en la carretera de Valencia  amenaza con retrasarnos  pero todo se soluciona y llegamos a la hora justa.

Muchos amigos ya esta por allí y compartimos las primeras charlas delante de unos cafetitos.

Organizamos la salida en dos grupos de cinco coches, un grupo hará el sábado la Ruta del Agua y otro grupo Las Majadas y el domingo alternaremos y así estaremos dentro de la ley en C.L.M.

Nos ponemos en camino y tras unos cuantos kilómetros por carretera nos metemos en el campo. Cuenca esta preciosa, el cielo nublado otorga una luz especial a las piedras, los caminos están embarrados lo justo para disfrutarlos, subidas, bajadas y trialeras  nos acercan a las famosas pozas de esta zona.

La primera poza esta cubierta de una capa de hielo, en ese momento  yo abro la marcha , evalúo la situación , meto segunda reductora y doy gas, oigo unos crujidos impresionantes, la capa de hielo es bastante mas gruesa de lo que parecía,  no menos de siete centímetros de espesor y el Toy parece un rompehielos. Cuando salgo de la poza, no sin apuros, veo los bloques de hielo esparcidos  alrededor de la poza y no me atrevo a mirar el frontal coche, pienso que  se debe haber llevado una paliza considerable, al final la curiosidad me vence y  descubro que apenas un par de arañazos  y la matricula totalmente doblada  dan fe de la pelea del Toy con el hielo. Una vez eliminado el hielo el resto de compañeros pasa sin más incidencias.

Viene la segunda poza la miro y la remiro se la ve muy profunda y con un barro liquido que no me gusta nada, opto por la escapatoria. Detrás de mí viene el Mitchu de Alberto que no ha visto mi maniobra evasiva y sin pensárselo dos veces se mete de cabeza en la poza. Mi estimación de la poza se demuestra correcta el barro le llega a los faros y por mucho que forcejea para atrás y para alante no hay forma de mover el coche, tenemos que eslingarlo, en ese momento Alberto decide que debe ayudarnos  y abre la puerta del coche en medio de nuestros gritos ¡¡¡ no, no, no abras !!!, pero es tarde, la mitad de la poza ahora esta dentro del coche, inundándolo todo.

Logramos sacarle y tras  vaciarlo de barro  lo examinamos  y vemos que el segundo tramo de protección, el trozo que protege el transfer, esta doblado y colgando y  esta llena de una tonelada de barro que hace que roce con el suelo. Javi se pone a quitar el barro con una barra de metal y consigue liberarle del brutal peso, pero la pieza esta doblada y no hay forma ni de enderezarla ni de quitarla, por el momento, tendrá que hacer la ruta con el cubre-transfer colgando.

Mientras ha llegado la hora de comer y lo hacemos en medio de un frío memorable, al final de la comida nos nieva, por lo menos nos ha dejado comer.

Continuamos camino hacia El Escalerón, este espectacular paisaje conquense , al que el cielo del atardecer le confiere unas luz muy especial unas cuantas fotos y nos vamos al arroyo de La Barbarija que este año esta como una autopista, no como en ediciones anteriores, en que los copilotos debían dar indicaciones de por donde pasar las ruedas. Terminamos los cortado de Uña y nos dirigimos a Tragacete, tenemos dos opciones o vamos por carretera o intentamos encontrar un camino por el campo, como vamos bien de tiempo nos vamos por el campo.

Nos lo pasamos en grande intentando averiguar como podriamos atravesar la vaguada en la estábamos inmersos, tras no pocas vueltas lo logramos.

Ya de noche nos encontramos con una pista en fuerte bajada,  con un barro muy deslizante y hielo para aburrir es fácil imaginar que controlar los coches en esta situación era muy difícil , pues tendían a cruzarse constantemente, bien por el barrillo o por el dichoso hielo.

En un intento de buscar una escapatoria Alberto dobla del todo la protección que lleva colgando y el coche parece una maquina quitanieves con aquella chapa arrastrando por el suelo, por fin salimos a carretera a un par de kilómetros de Tragacete y allí llegamos en medio del ruido infernal que soltaba la chapa en su loco arrastrar por el suelo.

En el aparcamiento del hotel subimos el coche a unos adoquines y desmontamos la chapa que a estas alturas  del dia era ya una U cerrada.

Nos vamos a duchar y mientras llega el otro grupo , que vienen encantados, también han tenido barro y nieve en abundancia.

Pos fin bajamos a cenar, migas, morteruelo, sopa, panceta, morcilla, chorizo ,se dan cita en nuestra mesa y la verdad es que nos despachamos a gusto, lo mejor son las aventuras y desventuras que nos vamos contando en medio de las risas.

Terminada la cena algunos se fueron a dormir y otros nos fuimos a tomar “la ultima” y así fue, nos tomamos las justas, para poder encontrar el camino de regreso al hotel.

Domingo.-

 Amanece el domingo con una nevada de campeonato la nieve lo cubre todo.

Desayunamos y vemos que tenemos algunas bajas El Mazda de Javier tiene mal el embrague y además nos cuesta arrancarle, El Mitchu  de Alberto esta sin protecciones, la Navara también se vuelve a casa y el otro Mitchu  de Enrique también.

Nos despedimos de nuestros amigos ,nos reagrupamos y partimos hacia Cañete, por una carretera que invita a cualquier cosa menos a correr, allí es donde recogeremos el coche de Potti.

En Cañete nos tomamos un aperitivo, que por la hora y la abundancia se convirtió en una comida ligera.

Ya en marcha por el campo disfrutamos de todas las excelencias climatologías, en unas horas pasamos de nieve, sol, lluvia, viento gélido, otra vez lluvia, de nuevo nieve, mas sol, etc., etc.

La ruta nos iba acercando a Cuenca recorriendo algunos tramos del rally Montes de Cuenca, de lo más entretenido y siempre acompañados de hermosísimos paisajes.

Por fin llegamos a Cuenca donde nos despedimos con la firme promesa de volver el año que viene y es  que como digo siempre “Cuenca nunca defrauda”.

Como siempre la organización de la familia Mexcar  un  "10 alto" y  el resto de la gente pues eso otro "10 alto" :-)                 

       Pincha sobre las fotos para ampliar