Geocatching Raum 17-6-06



 
 

Quedamos una vez más en la gasolinera del Molar. Carlos, Alberto y yo mismo. Los tres sin copiloto, lo que dificultara la navegación pues nos obliga a  conducir y navegar al mismo tiempo.

La estrategia que ha montado  Carlos nos dice que deberíamos salir desde Riaza y hacia allí nos encaminamos.

Enseguida encontramos el primero de los puntos en una pequeña área recreativa  con su barbacoa incluida y  en el tronco de un árbol cercano, esta  pegado un folio en el que se advierte al personal que esta totalmente prohibido hacer fuego. Nosotros nos aplicamos un aperitivo a base de una cervecita y de unos mejillones de un tamaño salvaje, caben cuatro en una lata, si te los encuentras vivos en el mar seguro que te dan un susto de muerte esas enormes bestias.

Parece ser que la noche anterior ha caído un buen diluvio y las pistas esta encharcadas en lugar de junio parece que estemos en noviembre, como de costumbre los puntos van clavados y las fotos también.

Uno de los puntos en una casa de vigilancia contra incendios. Nos acercamos para hacer la foto del punto y sale el vigilante que nos informa muy amablemente que según la ley de montes y la nueva ley de incendios no deberíamos estar allí. Nosotros le mostramos (llevamos la ley impresa en unos folios) que en Castilla La Mancha pueden circular tres coches sin problema, pero él, siempre dentro de un buen royo impresionante, nos muestra la ley aparecida hace tan solo una semana, es decir que no se puede salir al campo de ninguna de las maneras, por el peligro de incendios.

 Charlamos animadamente con él y nos dice que hasta los del pueblo están que trinan con esta ley que no les deja quemar el barbecho  de sus campos y hasta les han prohibido hacer hogueras la noche de San Juan, en fin que estas nuevas leyes nos tienen a todos “quemados” valga el termino, solo deben ser felices algunos “ecologistas coñazos” y algún politicucho que se ha salido con la suya.

Nos estamos divirtiendo de lo lindo por esas pistas embarradas de Dios y paramos a comer en el castillo de Galve de Sorbe, después de comer  y de tomarnos un carajillo visitamos las ruinas del castillo y nos resulta raro ver que algunas zonas del castillo están perfectamente restauradas y otras absolutamente ruinosas, parece cómo si se hubiese acabado el dinero a mitad del trabajo y es una lastima pues el castillo merece la pena.

Seguimos la recolección de puntos hacemos un par de vadeos y alguna trialera, nos vamos acercando a Majaelrayo y haciendo honor a su nombre nos recibe con una tremenda tormenta. El Ocejón esta espectacular envuelto en nubes negras como el carbón, parece que es  de noche, diluvia, graniza, y los tremendos rayos de verdad que dan miedo,  en unos minutos las pistas son ríos y para mas INRI  estamos en una zona con pasos estrechos y llenos de maleza. Tan solo nos quedan cinco puntos para terminar, pero si esto continua tendremos que dejarlo, todos sabemos la mala leche que se gastan algunas cuestas por esta zona.

 En esto a Alberto se le empieza a hacer tarde y tiene que dejarnos, nos despedimos en la carretera de Majaelrayo y nosotros continuamos.

 Parece que la tormenta amaina, ya tenemos dos de los cuatro puntos que nos faltan, pero la pista en subida es una pista de patinaje y el coche no para de pitar con toda la electrónica en marcha. Por fin coronamos y la pista se vuelve cómoda tomamos nuestros dos últimos puntos y nos volvemos para casa después de un fantástico dia cuatrero al cien por cien.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar