Historia de Mauritania



 
 
 

 

En el norte de Mauritania se han encontrado restos de culturas de la edad de piedra. En el primer milenio d.C. nómadas beréberes entraron en la región y sojuzgaron a la población indígena negra. Los recién llegados pertenecían a la confederación sanhaya, que hacía mucho tiempo que dominaba el comercio entre el norte de África y el reino de Ghana, cuya capital, Kumbi Saleh, estaba en el sureste de la actual Mauritania. Bajo la dominación de los almorávides, en 1076, los sanhaya asolaron Kumbi Saleh, aunque Ghana sobrevivió hasta comienzos del siglo XIII. A su vez, los beréberes fueron conquistados por los árabes en el siglo XVI, quienes se convirtieron en el estrato superior de la sociedad mauritana, y el árabe fue gradualmente desplazando a los dialectos beréberes como idioma oficial del país. Las fuerzas francesas, que fueron ascendiendo desde el río Senegal, convirtieron el territorio en protectorado francés en 1903, y en 1920 en una colonia perteneciente al África Occidental Francesa. En 1946 Mauritania se convirtió en un territorio de ultramar de la Unión Francesa. Durante este periodo se abolió legalmente la esclavitud.

El 28 de noviembre de 1958 se proclamó la República Islámica de Mauritania, bajo la Constitución de la V República Francesa, y el 28 de noviembre de 1960 Mauritania   adquirió la plena independencia. En 1961 se convirtió en miembro de la Organización de las Naciones Unidas y ese mismo año fue elegido su primer presidente, Moktar Ould Daddah, que en 1966, 1971 y 1976 fue reelegido.

Desde finales de la década de 1960 Mauritania se vio severamente afectada por la sequía, a pesar de lo cual su economía creció con los nuevos descubrimientos y explotación de minas de hierro y cobre. En 1976, por los acuerdos del Tratado de Madrid, se anexionó Río de Oro, en el Sahara español (Sahara Occidental), que fue cedido por España, mientras Marruecos recibió el resto del territorio.

El Frente Polisario, movimiento nacionalista saharaui, buscando la independencia del Sahara Occidental, debilitó a Mauritania con una guerra de guerrillas. En julio de 1978, el presidente Daddah fue derrocado por un golpe de Estado militar encabezado por el coronel Ould Salek. Después de ser reemplazado por otro oficial del ejército, Ould Ahmed Louly, en agosto de 1979, Mauritania renunció a sus reivindicaciones sobre Sahara Occidental, que pasó a ser administrado por Marruecos. En 1980 asumió la presidencia el primer ministro Mohamed Ould Haidala, quien impuso la aplicación de la estricta ley islámica (sharia). En 1981 Haidala sobrevivió a un golpe de Estado, pero en 1984 fue depuesto por el coronel Ould Taya. En 1989 las tensiones con Senegal dieron lugar a la repatriación de 100.000 mauritanos desde el Senegal y a la expulsión de 125.000 senegaleses desde Mauritania. Al encontrarse con crecientes presiones internas y críticas acerca de la situación de los derechos humanos, en 1991 Taya dotó al país de una nueva Constitución y legalizó los partidos de la oposición. En enero de 1992 fue elegido presidente ejecutivo en unas elecciones muy disputadas.

La aplicación de un impuesto sobre determinados productos de primera necesidad en 1995, así como la subida del precio de la harina, originó nuevos disturbios en Nouakchott y otras ciudades del interior.

En octubre de 1996 se celebraron nuevas elecciones legislativas, que dieron la victoria al partido en el poder, el Partido Republicano Democrático y Social (PRDS), por amplia mayoría. La oposición acusó al gobierno de manipulación de los resultados.

En agosto de  2005 un golpe de estado derrocaba al presidente, ausente en aquel momento del país. Se formo un Consejo Militar  para la Justicia y la Democracia que nombro al hasta entonces jefe de la Policía Nacional , Eli uld Mohamed Vall, nuevo presidente de la nación.

El golpe militar fue condenado tanto por la Unión Europea como por Estados Unidos y la OUA que expulso a Mauritania de su seno . El 7 de agosto se disolvió el Parlamento y se anuncio un referéndum constitucional a celebrar en un año, aunque después se pospuso hasta 2007. Este mismo mes se nombro de nuevo primer ministro, cargo que recayó sobre el embajador de Mauritania en Francia, Sidi Mohamed uld Bubakar y se puso en libertad a varios islamistas acusados de pertenecer al Grupo Salfista, organización vinculada a Al Qaeda. El 3 de septiembre se aprobó una amnistía que excarcelo a todos los militares y civiles implicados en intentos de golpes de estado en 2003 y 2004, así como a un centenar de personas consideradas radicales islámicos.