Objetivo Chott Tigri 2015

Marruecos oriental


 
 

Logo del viaje

Hace poco más de un mes que hemos estado en Marruecos y de nuevo nos ponemos en marcha para una nueva aventura. Seremos cinco coches y ocho personas.

Haremos un par de cosas nuevas para mi, primero recorrer el extremo oriental de Marruecos y en segundo lugar viajare en solitario. Ya veremos cómo se nos da.

Tenemos que tomar el ferri de las 16,30 pm por lo que salimos más bien temprano de la gasolinera del toro en Valdemoro, concretamente a las 6,30 am.

Un par de paradas técnicas, una  para poner gasoil y otra para retirar nuestros billetes del ferri y llegamos a Algeciras para degustar unos pescaditos fritos y unos calamares. Embarcamos, el mar está tranquilo y en 45 minutos estamos cambiando moneda en Ceuta.

El parabrisas del coche de Jaime está roto, alguna piedra le ha golpeado. Tras algunas gestiones consiguen que les cambien la luna, mientras los demás seguimos camino.

El paso de la frontera se soluciona en 15 minutos y nos largamos a Chefchauen, nos hospedaremos en el hotel Madrid. Una vez tomadas las habitaciones (me toca subir tres pisos cargado a pata) nos damos una vuelta por la medina atiborrada de gente y  en mitad de la plaza como buenos "guiris" nos tomamos un tajin de kefta y a dormir.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

16-5-15

 

Desayunamos y nos largamos con viento fresco, queremos ver Volubilis y así lo hacemos. Aunque ya lo conozco, no me disgusta volver a recorrer ese lugar. Nos acompaña un guía que habla bien español y además es agradable, nos cuenta muchas cosas sobre los romanos  y además de los dirham  pactados se lleva una cerveza bien fría que desde luego aprecia más que los dirham.

Un poco mas de carretera y ya tomamos la pista que pasa entre las montañas y que nos subirá de un plano al otro. Es una a trialera que sube y sube y por fin después de unas cuanta vueltas y revueltas llega a la meseta superior donde está el Plateau du Recam.

Está cayendo la tarde y nos disponemos a acampar. En mi caso he preparado el coche para poder dormir dentro y hoy veré si he hecho bien los deberes.

Me preparo "los aposentos" y la verdad es que la pinta es buena, aunque en lugar de entrar por el portón trasero (como había previsto en un principio) lo haré por la puerta derecha delantera de forma mucho más cómoda.

Cuando el campamento está montado empezamos con la elaboración de una sopas de ajo. Todo el mundo colabora en la preparación de tan suculento manjar En la planicie corre el viento y la sensación térmica es de digamos "fresquete".

La sopas salen buenas y solo les falta un pelo de sal algo subsanable sobre la marcha.

Jaime ha traído un saco de leña y no sin cierta dificultad encendemos un buen fuego, Paco debe sacar su soplete y yo las pastillas de la barbacoa y el alcohol para que ese fuego tome carta de identidad pero al final es un fuego con mayúsculas.

Pasamos un rato largo de conversación delante de la hoguera animados por el café, el consumo de alguna bebida espirituosa y siempre acompañados por los estornudos y toses de "los primos" que han trincado un catarro (nunca mejor dicho) de dos pares de narices.

 

 

 Pincha sobre las fotos para ampliar

17-5-15

 

El invento de la cama en el coche ha funcionado, he dormido como un lirón, no agobia pues puedo estirarme completamente y no hace ni frio ni calor, no es la habitación de un hotel pero se descansa bastante bien.

Tras el desayuno en marcha de nuevo. La pista está en buen estado aunque hay cientos de badenes que ralentizan la marcha y hace que sea un poco pesado hacer tantos kilómetros por un paisaje un tanto monótono.

Hacemos una fotos en un cementerio islámico, repostamos en Tendrara (aunque llevamos los jerris llenos por si las moscas) y nos vamos al objetivo del viaje El Chott Tigri. Desde la elevación por la que accedemos al chott nos da la sensación de  que está cubierto por agua de color turquesa pero a medida que nos acercamos vemos que son pequeñas  plantas, parecidas a las que alfombran el Iriki. Lo atravesamos por su parte norte, sin ningún tipo de problema y llegamos a una fuente de varios caños donde nos refrescamos, pues la polvareda que vamos montando es de armas tomar y además hace bastante calor.

Proseguimos hasta Iche con la esperanza de que el albergue que están haciendo este terminado pero no es así. Hablamos con los militares y un especie de guía del pueblo y nos dejan dormir en una explanada cubierta de arena a las afueras del pueblo. Preparamos unos callos con garbanzos y nos ponemos bien, no encendemos fuego porque la temperatura es muy agradable, a pesar de que los expertos dicen que esta zona del país es la más cálida de Marruecos. Esta noche repito alojamiento, duermo de nuevo en el coche.

 

 Pincha sobre las fotos para ampliar

18-5-15

 

También he dormido bien esta noche. Tras desayunar ya nos está esperando la persona que tiene todo el interés del mundo en enseñarnos su pueblo y el museo que están haciendo, nos acompaña por las maltrechas callejas hasta llegar al pretendido museo que alberga cuatro cosas, a cual más extraña, estamos a veinte metros de la frontera con Argelia por no decir a diez metros. Le damos una propina y nos largamos. Pista, pista, y más pista en la que se van alternando los pisos de piedra, arena y sobre todo badenes y mas badenes que de nuevo ralentizan la marcha, llegamos a un embalse y las pistas se cortan intentamos vadear un rio pero la cosa no pinta demasiado bien, en esas Emilio ha pinchado, localizamos el pinchazo, se trata de un boquete en plena banda de rodadura. Cuando levanta el capo para acceder al inflador eléctrico e intentar inflar la rueda descubre que esta mañana cuando reviso el nivel de aceite del motor se olvido de poner el tapón de nuevo y el aceite ha ido salpicando por la boca de llenado poniendo el motor "fino", afortunadamente el tapón está enganchado en el capó del coche  de modo que repone un poco de aceite y listo. Reparar el pinchazo nos da más problemas metemos hasta cuatro "mocos" pero el agujero es demasiado grande de manera que al final cambiamos la rueda, ya arreglaremos el pinchazo más adelante.

Siempre corriendo paralelos a la frontera con Argelia llegamos a Mengoub y Bouanane. Paramos para comer algo y de paso reparamos el pinchazo y también algunos cambian dinero en el banco, incluso compramos unos extintores por un precio ridículo (Dios sabe si funcionaran) y por fin a Boudenib donde buscamos un sitio para dormir . Tras algunas pesquisas encontramos un albergue el Rekam regentado por un francés. Son haimas, están limpitas y tienen buen precio de modo que nos quedamos. Nos ofrece también darnos de cenar por un precio módico y aceptamos, por lo que una vez duchados nos vamos a cenar. Nos prepara una cena sencillamente espectacular por su cantidad y por la calidad y además el tío es súper agradable.

Resulta que hoy es mi cumpleaños y mis compañeros que lo saben han decido darme una sorpresa, Empieza a sonar la musiquilla de cumpleaños feliz y aparece el francés con un postre y una vela, bueno la verdad es que me emocione. Gracias por el detallazo amigos.

Hemos congelado una botella de agua mineral y nos tomamos un gin - tonic como Dios manda es decir con hielo de confianza, mientras charlamos de lo divino y lo humano.

 

 Pincha sobre las fotos para ampliar

19-5-15

 

Hoy también he dormido y descansado, que es lo más importante, desayunamos tan bien como cenamos y partimos hacia  Erfouz.

La pista ya encara hacia el hacia el sur. Un cartel en mitad del desierto llama nuestra atención. Es el puestecillo de un francés y pide ayuda, allí no hay nadie, tiene unos pocos fósiles a la venta y un monedero para que se le deje allí el dinero. Hay un camello hecho de trapo en el suelo (no se sabe bien para que) y algunos le dejan algunas monedas.

Bajamos de nivel, de la meseta superior a la inferior por una trialera, observados seguramente por los militares del fuerte que esta a nuestra izquierda.

En nuestro deambular por la inacabable pista nos encontramos con un pozo y un borriquillo que nos mira con cara de lastima, saco un par de cubos de agua, se los echo en el abrevadero y se los bebe del tirón, el pobre estaba seco.

Atravesamos la hamada de Guir y llegamos a Erfouz. El Albergue es El Tifina, comemos a la sombra de su terraza, algunos quieren darse un baño en la piscina y otros nos pegamos una siesta de una horita que nos pone las pilas. Por la tarde tenemos recorrido turístico por las calle de Erfouz en busca del suvenir perdido, visita incluida a la fábrica de fósiles.

Cuando llegamos Paco está preparando la barbacoa y en estas  se encuentran con un matrimonio de viajeros al que hace 12 años que no veían. Les invitamos a participar de las viandas que están a punto de salir de la barbacoa, pero están resfriados y el cuerpo les pide cama. La carne y la chistorra que nos prepara Paco están sencillamente espectaculares. No podemos con todo lo que ha preparado.

Un rato de charla, un café y a continuar lo que empezamos con la siesta ...

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

 

20-5-15

 

Desayunamos de lo nuestro y emprendemos camino. Pista sin más complicaciones aunque en esta zona las preciosas montañas que se ven al fondo amenizan el camino. Hacemos el  paso entre montañas de Marech. Le llaman (porque se parece) el portal de Belén y a la sombra de sus palmeras nos tomamos un largo aperitivo y un trago de la bota, que a estas horas de la mañana el jumilla "fresquico, fresquico", entra como un disparo. Continuamos pisteando. Estamos a 50 kilómetros de Zagora y Mohamed el gordito que tiene sus fuentes de información nos sale a buscar. Emilio le devuelve un alternados que le había prestado el año anterior, limpiamos filtros y Jaime aprovecha para cambiar un silenblock de un amortiguador, mientras nos vamos a comer. Nos atiende un tío raro, raro, hay que apuntar diez veces la comanda y tardan un montón en traer la comida, en mi caso he pedido tajin de pollo y cuando me ponen  la cazuela me parece una ración muy abundante, pero aun así doy cuenta de casi todo, al final resulta que el tajim era para dos y he dejado sin comer a Mariangeles  que ha comido un poco de aquí y otro poco de allá y no me ha dicho nada. Menudo despiste el mío.

Después de comer visitamos Tamegroute que nos pilla de paso para ir a Mhamid. El pueblo desde que estuvimos la ultima vez ha triplicado sus habitantes y está repleto de casas de nueva construcción. Un chico nos acompaña por sus calles cubiertas y frescas, nos enseña los alfares donde hacen la cerámica del lugar, allí están con un calor sofocante los críos metiendo las piezas en los hornos, que trabajo tan duro para unos niños.

Compramos algunos recuerdos y nos vamos al albergue Sahara Services. Un baño en la piscina un rato de relax y cuando nos disponemos a cenar se levanta un viento fortísimo. Los del albergue nos permiten utilizar el comedor para cenar de lo nuestro, pero hace un calor brutal allí dentro y está lleno de moscas, así que nos buscamos un pequeño refugio entre unas paredes y cenamos rápido de lo nuestro, en plan lata de sardinas con algo de arena. No está la noche para tertulias en medio de aquel vendaval de modo que nos vamos a la cama rogando para que mañana que tenemos dunas no tengamos tormenta de arena.

 

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

 

21-5-15

 

Hoy tenemos un plato fuerte, atravesar las dunas de Chegaga de este a oeste.

Hace algo de viento, pero incluso es agradable porque refresca el ambiente Accedemos a las primeras dunas disfrutando del rio de arena, bajamos un poco más las presiones y Paco comienza abriendo marcha, a poco su primera enganchada y es que abrir significa que una indecisión te deja engatillado. Todos van disfrutando de las caricias del winche en los ganchos de remolque, pero estamos disfrutando como enanos. De momento me voy salvando, pero en cuanto empiezo a abrir me quedo en una cresta y es que no saber lo que hay al otro lado marca la diferencia entre acelerar o no, de progresar o de quedarse, es cuestión de un segundo. De cualquier modo es un juego muy interesante y sobre todo estimulante.

La arena ya se está poniendo demasiado blanda y decidimos que por hoy ya tenemos bastante arena y salimos del erg, parece que estamos cerca del Iriki, pero un cordón de dunas sucede a otro y a otro más, de modo que el disfrute se alarga. Por fin llegamos al lago Iriki entrada la tarde y  en uno de los chiringuitos que hay por allí comemos a la sombra, no hay forma de estrenar el toldo que ha comprado Jaime. Atravesamos el Iriki y tomamos la pista "maldita" que lleva a Foum Zguid, que es una tortura total. Sufro con los quejidos que va emitiendo el coche y para mi sorpresa Paco me dice que es la pista que más le gusta de Marruecos, no hay duda de que los colores son para los gustos.

Se veía venir. Jaime ha roto un amortiguador en la asquerosa pista de piedras, no está reventado del todo pero pierde aceite,  por lo que ellos abandonan aquí el viaje, es muy tarde para intentar repararlo y la pista de mañana (la subida a Assarrak) tiene también sus piedras y sus buenas zanjas.

El hotel Bab Rimal está francamente bien es carillo pero las habitaciones son muy buenas. Cenamos de lo nuestro en una mesa y unos bancos que hay en una especia de zona de descanso común, un rato (más bien poco) de charla  pues estamos rodeados de habitaciones y no debemos molestar a sus inquilinos,  por lo que nos vamos a dormir temprano.

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

22-5-15

 

Compartimos desayuno en el salón del hotel con unos militares (oficiales) que parecen estar de maniobras, sus vehículos están en el aparcamiento del hotel. Mientras desayunamos surge la idea de abandonar todos el viaje (solo queda un día de pista) y podríamos hacer algunas cosillas para los que no conocen algunos puntos de interés de Marruecos.

Cancelamos la subida a Assarrak y nos vanos hacia Marrakech con la intención de hacer una subida más tranquila. Nuestra primera parada es la Kasbah de Ben Adu. Maria no la conoce, de modo que unos pocos nos adentramos en la cuesta que lleva al rio atestada de pequeños comercios. Un hombre me pregunta si le puedo traducir una carta de un español, naturalmente entiendo lo que dice la carta pero mi francés es nefasto, pero ahí esta María que domina el idioma galo y le  traduce lo que pone en la misiva. El otro recibe la información con risas y comentarios y le pide que si puede escribir la respuesta y Maria le dice que sí y allí nos quedamos todos escribiendo una carta a un desconocido que se ha echado una novia en Polonia...y que no sabe si volverá... Marruecos es así. Se nos ha pasado el tiempo y María tendrá que conformarse con ver Ben Adu desde el rio. Otra vez con tiempo haremos la visita mas larga.

Continuamos camino y pasado el puerto de Tizi Tchka paramos a tomar unas chuletas de cordero a la brasa con su tomatito y su cebolla asados, nos ponemos bien. Algunos aprovechan que el Pisuerga pasa por Valladolid y se dedican a comprar pañuelos (cheches), mientras el humo de la parrilla lo impregna todo ¡¡ a mi deme un pañuelo con olor a Kefta!!! a mí me lo da con olor a Tajim de pollo, o mejor aun de cordero!!! pues yo lo prefiero de cous cous que es más suave dice el otro !!!! en fin que nos echamos una risas.

Se trata de hacer camino y llegamos a Mohammedia, una de las ciudades costeras donde veranea la gente pudiente de Marruecos. Ya es de noche y encontrar un hotel nos cuesta lo nuestro Cada quien aporta una idea y al final encontramos sitio en el Shaba, es un poco caro pero es tan tarde que no deseamos buscar nada más. El recepcionista es el tonto del pueblo y nos da la brasa con los números de entrada a Marruecos etc., etc. algunos perdemos "levemente los nervios" pero el tonto como buen tonto ni se inmuta y eso que le decimos la frase del viaje " PRISA MATA Y MARROQUI  REMATA" la frase no es nuestra,  nos la ha regalado uno de sus compatriotas, que parece ser los conoce bien. Hemos visto un restaurante italiano al pasar, pero han debido ser alucinaciones producidas por  el hambre . Preguntamos y nos vamos a una pizzeria, Ginos se llama. Todo tiene muy buen aspecto pero la pizza que me como de frutos del mar (en un puerto de mar) no sabe absolutamente a nada de nada.

Entre unas cosas y otras nos acostamos mas bien tarde, mañana  será otro día.

 

23-5-15

 

Un desayuno y partimos hacia Asilah. Queremos visitar la laguna natural en Moulay Bousselhamm. y por supuesto la encontramos. Se trata de una especie de marisma producida por el oued Drader, reserva natural  llamada Merdja Zerga donde anidan algunas especies de aves de forma permanente y otras en su camino migratorio.

 Nos ofrecen un paseo en una especie de patera por un precio módico, pero según llegábamos en las afueras del pueblo hemos visto algo que ha llamado nuestra atención  y es una de esas coloristas cargas de caballería que cualquier fiesta popular en Marruecos debe tener.

Allí nos dirigimos y para nuestra fortuna están a punto de empezar los músicos le están dando fuerte a los instrumentos y los jinetes no paran de provocar a los caballos que caracolean nerviosos, podemos acercarnos hasta tocarlos, de hecho en una de esas sin saber cómo me veo bailando con los músicos con esa sosería y falta de arte que me caracteriza.

Caballos y jinetes van con sus mejores galas y es un espectáculo multicolor  muy intenso y lo mejor visto a un metro de distancia.

Corren de diez en diez jinetes y se trata de llegar el primero a una empalizada hecha  de lona situada a una distancia de un par de cientos de metros y al final disparar las espingardas con gran estruendo, vemos varias carreras aunque yo diría que mas que carreras son cargas de caballería, pues tienen seguro un origen militar.

Partimos de nuevo. Ahora queremos conocer a un pariente lejano de las ruinas de Stonnehenge. Se trata de Cromlech Mzora situado a unos 25 kilómetros de Larache es el único monumento megalítico de Marruecos tiene una circunferencia de unos 60 metros y está compuesto por 166 monolitos que rodean un túmulo elevado. Se calcula que fue construido hacia la mitad de los milenios III y IV antes de Cristo. La media de altura de los monolitos es de1,50 metros aunque uno llamado el Uted llega a los 5,34 metros de altura. Afortunadamente esta en un recinto vallado y un guardes tiene que abrirte la puerta, nos cobran un euro por persona por entrar, pero merece la pena, pagar y que estas ruinas no estén al alcance de vándalos destructores. Es una visita muy curiosa.

Encontramos un bosque perfecto para comer y nos hacemos unos huevos fritos con bacon y con morcilla espectaculares para rematar hacemos unos ajitos fritos con un chorro de vinagre para poner en los huevos, comemos como príncipes y sin prisa nos vamos a Asilah. Tomamos el hotel y a la medina a rematar las compras. Por fin logro comprar las Qarcavas (castañuelas metálicas marroquís) a un precio razonable. Una vez terminadas las compras nos vamos a Casa García.

A la entrada hay unos bogavantes que están diciendo "cómeme". Emilio y yo nos pedimos un arroz con bogavante que de entrada tardan más una hora y media en cocinarlo para después servirnos un arroz insípido por completo, lo único bueno es el Bogavante que estaba de lujo. Un rato de charla y al hotel, que menos mal que está cerca por que está lloviendo con autentica furia.

 

 

 

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

24-5-15

 

Desayunamos y hacemos los 80 kilómetros que quedan a la frontera y la pasamos en cinco minutos, está completamente vacía, embarcamos y salimos puntualmente para llegar a Algeciras a la hora de comer. Tomamos  unos pescaditos y carreta y manta a casa. La autovía  vacía y a las 9,30 pm estoy entrando por la puerta de casa.

Ha sido un viaje distinto por muchas razones, pero igual de intenso que siempre y sobre todo muy variado en lo que se refiere a turismo convencional  ya  que no todo ha sido 4x4. Desde luego me apunto a bajar solo cuando sea necesario, requiere ir siempre pendiente de todo y así no hay despistes. La compañía de estos buenos amigos ha sido excelente como en viajes anteriores. Sobre todo desde esta líneas dar las gracias a Paco por la preparación y gestión impecable del viaje.

Como de costumbre ya estoy deseando volver.