Objetivo Dar Chebika 2010

 



  
   

El factor humano

 

 

 

                                       

 

 

 

 

 

 

 

Nuestro objetivo en el 2010 las ruinas de  de la kasbah de Touirat Chaliati construida sobre las ruinas de un kasar preislamico aun mas antiguo llamado Dar Chebika

 

 

El logo del viaje

 

Día 1º viernes 26 de marzo 2010  Madrid - Restinga (677 kilómetros)

 

 Todo esta preparado y partimos, como no, de la gasolinera de Valdemoro 8 coches y 18 personas dispuestos a pasarlo en grande durante 11 días.

Repartimos los polos, las pegatinas y los dosieres conmemorativos del viaje y en marcha.

Pasan los kilómetros y hacemos una parada para comer. Por fin llegamos a Algeciras donde embarcamos rápidamente. La travesía con el mar plano es muy cómoda, el paso de la frontera lo efectuamos en 40 minutos, nos vamos al hotel Karia Kabila donde tras una buena ducha cenamos un tajin de vaca estupendo.

Como hemos cenado muy bien decidimos ir a la playa del hotel para dar un paseo. Nuestros chicos llevan unas linternas encendidas y a los cinco minutos tenemos a dos militares fusil al hombro haciendo preguntas, supongo que creen que estamos haciendo señales desde la costa a alguna embarcación, les decimos que somos clientes del hotel y nos marchamos a dormir.

Pincha sobre las fotos para ampliar

  Día 2º sábado 27 de marzo 2010 Restinga - Agadir (823 kilómetros)

 

Madrugamos y cambiamos la emisora de Luisen por una que llevamos de repuesto pues la suya no ha aguantado ni el primer asalto.

Tras desayunar saludamos a Arnet de Camaleón que esta también preparando la salida con su grupo y nos vamos, primero por carretera y después por la monótona autovia plagada de radares. El Defender  esta dando algún problema electrónico pues la aguja de la temperatura salta de repente al rojo y a continuación también de golpe baja a su sitio. Bajamos un poco el ritmo de Los Toys, tal vez algo elevado para El Defe. Una parada para un bocadillo y llegamos a Agadir justos para ducha y cena. El buffet del hotel Amadil Beach deja bastante que desear, poco surtido y de no demasiada calidad. A cambio unas bellas jóvenes nos bailan desde un Charleston a la danza del vientre (“o algo así”) alguien nos comenta que son rusas tienen desde luego toda la pinta, altas, rubias y de ojos claros no son precisamente el modelo de mujer mora.

Nos vamos a dormir que mañana nos metemos en vereda, nunca mejor dicho.

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

Día 3º domingo 28 de marzo 2010 Agadir - Aureora (281 kilómetros)

 

El desayuno en el Amadil Beach es de lejos mejor que la cena de la noche anterior. Nos aplicamos a el con fervor despachándonos a gusto.

No se exactamente cuando pero me he torcido el tobillo izquierdo, lo tengo hinchado y me cuesta trabajo caminar. Además del desayuno en mi caso me tomo un antiinflamatorio, espero que este tobillo no me de el viaje.

Salimos camino de Sidi Ifni por los acantilados, el mar esta medio cabreado y cuando rompe sobre las rocas levanta rociones de espuma que se elevan varios metros.

En una zona con algo de vegetación vemos una tortuga cruzando la pista a su aire, naturalmente inmortalizamos el momento. Llegamos a la playa de Legzira, encontramos el paso para visitar las “patas de elefante” pero la marea esta alta y no se puede circular por la arena. Debemos esperar más de cuatro horas para que baje  y si lo hacemos no podremos acampar en el Aureora como es nuestra intención, así las cosas hacemos unas bonitas fotos desde el acantilado y nos vamos.

Nuestra siguiente visita es para el barco varado en la arena de la playa, impone ver lo que el mar puede hacer con los que intentan invadir sus dominios. Unas fotos y cruzamos el primer oued. El puente esta medio derruido pero pasamos sin problema, el tema esta al otro lado una “zona trialera” y a la derecha de las piedras esta el barro de la ribera del río. Los coches que nos preceden se dan algunos toques contra los pedruscos y Javi tiene la feliz idea de que nosotros pasaremos por el barro, de entrada no me gusta la idea pero es mi copi y le hago caso, no solo abollo mi estribera con una piedra, si no que me quedo atrapado por el fango y Kangu tiene que sacarme con el winche y la polea reductora pues estoy bien enganchado.

 Por fin entramos en Playa Blanca, los que no han estado aquí alucinan en colores, los demás  que ya lo conocemos también. Recorremos los kilómetros que nos separan de la entrada del Aureora y montamos el campamento. Un ratillo de reposo y nos ponemos con la barbacoa, mejor dicho se ponen, pues yo tengo el pie como un bota de hinchado y me duele de verdad, me tomo los antiinflamatorios y me pongo una crema que me da Angelica y me siento con el pie en alto, mientras mis compis se lo curran.

Kangu y Pinjarro tampoco pueden colaborar ,tienen los amortiguadores del Defe tocados y mientras se prepara la cena ellos los cambiaran. Han cambiado tres pero una tuerca de uno de ellos se ha pasado de rosca y no hay forma de soltarlo por más que lo intentan. Parece que nos hará falta un soplete para reventar esa tuerca, mañana en TanTan lo solucionaremos.

La barbacoa ni que decir tiene esta espectacular, pinchitos morunos, secretos de cerdo, panceta, morcillas y chorizos criollos se van haciendo al compás del chisporroteo del carbón de encina todo ello aliñado con un vinito de Ribera del Duero. Un rato de sobremesa comentando la jornada y a dormir a las tiendas.

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

Día 4º lunes 29 de marzo 2010  Aureora - Sahara (170 kilómetros)

 

Tras desayunar nos ponemos en marcha, una primera visita a los restos del barco que en el 2003 estaba en relativas buenas condiciones. Desde entonces la gente armada de sopletes ha ido cortando el acero del casco hasta dejar el barco reducido a la nada, esta prácticamente cubierto por la arena.

Cristian se nos despelota y se da un baño en el Atlántico, estos suecos no son nada frioleros.

Volvemos sobre nuestros pasos e iniciamos la subida por el Aureora para tomar la pista que por los acantilados nos llevara a Cap Draa. Hay un tramo de arena de lo mas inocente pero tenemos que emplearnos a fondo para superarlo, lo advertimos y seguimos subiendo cuando coronamos oímos que El Defe se ha quedado en ese tramo.

Pasan los minutos y El Defe que no sube, preguntamos por la emisora y nos dicen que bajemos que el coche no anda.

Bajamos como nos piden y nos comentan que el problema parece serio, no entra ninguna velocidad, ni adelante ni atrás, cuando estamos pensando en como remolcarle a algún sitio civilizado recuerdo el problema que tuve con el Toy en Portugal y con los dos winches trabajando al tiempo lo movemos hacia delante (lógicamente solo habían intentado moverlo hacia a tras) y la suerte nos acompaña. Funciona, las velocidades engranan de nuevo y sube la cuesta a la primera.

Nosotros damos la vuelta como podemos y también salimos del atolladero como el resto del grupo.

No hemos librado de una buena.

Llegamos pisteando y salvando alguna que otra duna a la desembocadura el Draa hacemos unas fotos y nos dirigimos al punto de vadeo. En esos momento lo esta atravesando un rebaño de dromedarios como jamás habíamos visto, seguro que había mas de trecientos ejemplares. Pasan por encima de las piedras cubiertas unos treinta centímetros por el agua del Draa, en la orilla de salida un pequeño escalón embarrado hace que algunos de ellos lo pasen mal pues sus patas no están adaptadas a ese tipo de firme y resbalan, es curioso lo elegantes que son caminando por la arena y que dificultad para caminar sobre barro, pero los pastores saben como dominarles a pesar del mal humor de estos animales.

Llegamos a TanTan y encontramos lo que buscábamos un taller mecánico y al lado un taller de forja con soplete incluido, por 100 Dh revientan con el soplete la tuerca, cambian el amortiguador y nos vamos a comer.

A la salida del pueblo pisamos una raya continua  la policía nos para y nos quiere enchufar 400 dirhams, luego nos lo rebaja a 200 y al final logran lo que quieren, tras mucho regateo y mucho cachondeo le damos 100 dirhams y no nos dan ningún papel. Mientras el poli nos muestra su sonrisa desdentada nos dice que esto no es corrupción…bueno si el lo dice...sera así.

Bajamos por la carretera que lleva a Smara para  encontrar la pista que nos lleve al oued Chebika. Nuestro gozo en un pozo encontramos la pista, pero la están asfaltando. Nos dirigimos al punto C2-73 Dar Chebika, objetivo de nuestro viaje y claro encontramos las venerables ruinas, pero esta anocheciendo de modo que acampamos en la base de la pequeña montaña, muy cerquita de una necrópolis.

Montamos las tiendas y el amigo Potti del Brunico’s Team empieza con el proceso de hacernos una paella como solo el sabe hacerla, buena o muy buena. Hace un poco de viento de manera que hacemos un parapeto con los coches y una lona. Esta vez nada de fuego de leña, se han traído el trébede  y una botella de butano, son la monda estos tíos. Le queda una paella excepcional que todos devoramos rápidamente  dejando  la paellera limpia y aseada.

Mi tobillo afortunadamente esta casi bien del todo. Un rato de conversación delante de una mini hoguera que han preparado los chicos y a la cama.

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

Día 5º martes 30 de marzo 2010 Sahara. Tafnidilt (144 kilómetros)

 

Lo primero un buen desayuno después unas fotos de la ruinosa Kasbah y del pequeño cementerio situado en la ladera de la montaña, cuesta trabajo creer que estos parajes conocieron tiempos mejores.

Encontramos la cueva que también describe J.Gandini es su libro, aunque los huesos de animales ya han desaparecido, Cristian la inspecciona entrando por un lado y saliendo por el otro.

Todas las tumbas o túmulos están diseminados en los bordes del río y hay que circular lentamente sobre los montículos que forma la hierba de camello. Nos acercamos a uno de los monumentos mas grandes con antenas de mas de cien metros situado en la cima plana de una pequeña montaña y nos quedamos pasmados, el monumento esta, pero las escavadoras que están haciendo la carretera lo están destrozando.

Visitamos un par de tumbas más y continuamos camino hacia la desembocadura del río por unos parajes impresionantes, por fin encontramos el paso entre las montañas a través de una pequeña trialera en subida dejando el río a nuestra izquierda.

Estamos haciendo unas fotos y disfrutando de la vista cuando aparece en escena un Toyota negro con dos militares y un paisano impecablemente vestido que se baja del coche, es un tipo educado, nos pide la lista del viaje y pasaportes nos hace un interrogatorio en toda regla adonde vamos ,de donde venimos etc, etc, (según él por nuestra seguridad) tenemos que acompañarle a un puesto de policía a unos pocos kilómetros de allí.

De nuevo nos cuentan la peligrosidad del lugar, que si hay minas enterradas, que no hay que salir de las pistas, que estamos muy cerca de la línea divisoria del Sahara Occidental, que no hay nada seguro por debajo Guelmin en fin que nos coloca el rollo, como es su obligación, por fin nos dejan marchar, pero esta claro que nos tienen controlados.

Nos acercamos a ver la desembocadura del Chebika que es una replica de la del Draa, todo un espectáculo.

Decidimos que hoy comeremos pescado de manera que nos largamos a TanTan Playa y nos vamos al Villa Ocean.  Resulta que nuestro amigo Norbert ha dejado el negocio y se ha marchado a Francia. El negocio ahora lo llevan sus socios marroquíes, se nota por que el local antes humilde pero limpio y coqueto ahora  se ha quedado en solo humilde.

Aun así nos ponen pescado para aburrir y además delicioso sobre todo los sargos y la palometa estaban de nota, de postre un tajin de  frutas con miel y canela extraordinarias..

La comida se alarga, incluso tal vez demasiado, por fin arrancamos y por carretera a Tafnidilt. La policía para  a Carlos y quieren multarle, la misma historia de hace un rato, solo  que Carlos se libra sin pagar ni un dirham. Pasamos varios controles policiales mas que nos piden las listas (que pesados están) y un coche de la policía nos sigue a prudente distancia, por fin nos deja tranquilos cuando se cerciora que vamos hacia el norte. Hacemos el último tramo por pista de noche, las profundas roderas que vemos nos hablan de días con fuetes lluvias por la zona.

Llegamos al Kasar y tenemos tiempo para ducharnos, disfrutar plenamente de las picaduras de los mosquitos y luego nos vamos a cenar  y… ¡¡¡maravilloso!!! Unas enormes fuentes con unos enormes sargos al horno nos esperan, lo mejor  o lo peor depende como se mire es que están  deliciosos, pero casi nadie tiene gana de más pescado, por lo que picoteamos un poco y listo.

Nos dejan un salón precioso para jugar una partida de mus, pero nos liamos a charlar de los tracks, de los wp y  del Ozi y cuando queremos recordar es hora de irse a la cama.

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

Día 6º miércoles 31 de marzo 2010 Tafnidilt - Assa (210 kilómetros)

 

Desayunamos preguntándonos si la policía nos estará esperando en TanTan para obligarnos a tirar para el norte. Afortunadamente no es así y tomamos pista dirección Msied. Nos encontramos con unos nómadas y se llevan unos cuantos regalillos, sobre todo zapatos.

Estamos disfrutando tratando de localizar los puntos bordeando el río, pero están en la ribera del otro lado, buscamos un vadeo pero además de que el río lleva mucha agua el fondo es puro limo, tanto insistimos que al final el barro nos atrapa y de nuevo Kangu tiene que venir al rescate. Continuamos por la pista que llevamos ya lo intentaremos mas adelante.

Hemos llegado a un sitio en que el río trae menos agua lo intentamos vadear y pasamos por los pelos, lo intenta Kangu y se queda, esta claro que el río no esta para bromas y nos largamos por una pista que nos sale en el gps.

Tanto buscar nos ha llevado tiempo ,esta atardeciendo y encontramos un sitio, en principio estupendo para acampar, hace viento pero generalmente a la caída de la tarde el viento o desaparece o amaina.

Hoy le toca a Gaby hacernos “pasta al huevo con anchoas” saca el agua, la perola para 18 comensales  y se pone manos a la obra. Lejos de amainar el viento arrecia (el caso es llevar la contraria) y quiere llevarse las tiendas de paseo, esta empezando a hacer un frío de narices, nos tenemos que poner los forros polares y las chupas, la perola lleva ya cerca de media hora en la lumbre y apenas el agua esta tibia, protegemos la llama con todo lo que tenemos pero aun así el agua tarda en cocer mas de dos horas. Los espaguetis están buenos y mejor saben aun, sabiendo la dificultad que ha tenido el cocinero mayor “Grabie” para hacerlos en esas condiciones.

Cenamos metidos en el coche pues el viento es tremendo y el frío intenso, terminado el ágape nos vamos a dormir por que fuera de la tienda no hay quien pare.

 Pincha sobre las fotos para ampliar

Día 7º jueves 1 de abril  2010  Assa - Foum Tangarfa (418 kilómetros)

 

Amanece un día esplendido y nos ponemos en marcha, pasamos por Assa, Fam El Hisn y en Akka nos desviamos siguiendo antiguas pistas del Dakar donde se puede rodar rápido, no hemos recorrido muchos kilómetros y nuestra pista desemboca directamente en un campamento militar el centinela nos indica muy educadamente que por allí no esta permitido acceder al Iriki, después de un rato de charla y mapa en mano nos indica que lo mejor es ir a Tata de ahí a Tissint y luego bajar dirección Mrimina. Nos marchamos de allí no sin otro intento por otra pista con el mismo resultado, militares que salen al paso prohibiendo el paso y es que estamos a escasos veinte kilómetros de la frontera con Argelia.

Al final no tenemos más remedio que aceptar las sugerencias del primer militar.

Todo va bien pero llegamos a un punto en que la pista se pierde y no tenemos mas narices que vadear, el acceso al río es una corta pero empinada  duna que hay que bajar lógicamente despacio y luego dar gas sin miramientos para no quedarte atrapado en el cieno, todos pasamos sin problema, pero es imposible encontrar la pista entre las pequeñas montañas que nos rodean, todos los caminos terminan por borrarse hay que recorrer la margen del río para tratar de cruzarlo de nuevo y buscar la pista que habíamos perdido antes del vadeo, desde luego por donde hemos bajado no se puede subir, damos una cuantas vueltas y empieza a anochecer. Llegamos a un punto del río que parece en principio imposible de pasar, nos dan ganas de acampar pero el lugar es un hervidero de mosquitos, lo que nos anima a pasar como sea. Javi, Carlos y yo echamos un vistazo al río y al final es Javi quien encuentra un posible vadeo.

Cruza el río andando y al otro lado encuentra la pista que estábamos buscando, el acceso al río ahora es de de rocas y de buen tamaño, la buena noticia es que el lecho del río en esa zona es de piedras, encendemos la batería de focos de largo alcance y poco a poco pasamos al otro lado, de noche los vadeos aunque como es en este caso sean poco profundos imponen mucho respeto, pero  ya estamos en la otra orilla. Efectivamente el camino esta allí, pero es difícil de seguir pues se pierde de vez en cuando, vamos progresando en la buena dirección, ya casi tenemos al alcance de la vista la pista del Dakar y delante se nos ofrece una trialera en subida por la que discurre una parte del río. Estamos dilucidando como negociarla cuando aparece un Toyota del ejercito pintado de camuflaje con una antena de 5 metros de larga  y con tres soldados armados hasta los dientes (menudo viaje llevamos) La conversación al principio es un poco tensa pero rápido baja el tono delante de un cigarrillo y unas cervezas. Ahora si que estamos cerca de la frontera con Argelia apenas diez kilómetros nos separan y estos militares tienen ordenes muy concretas, han visto luces y a por nosotros que han venido, nos ordenan acampar en ese mismo lugar y reanudar la marcha mañana, pero les comentamos que aquello es un pedregal inhumano para poder montar la tiendas y nos dicen que les sigamos. Hacemos la trialera y al otro lado esta la arena y la baliza del Dakar. Nos consuela saber que estábamos haciéndolo bien.

Acampamos junto al río y los militares se marchan, Cesar se hace el amo de la cocina y con unos cuantos pinches nos prepara unas patatas a la riojana sencillamente fabulosas, mas de uno repetimos y el pan desaparece de tanto pringar en la salsa.

Al contrario que la noche anterior hace una temperatura muy agradable, estamos disfrutando, el cielo esta cuajado de estrellas. Nos vamos a dormir que además de los muchos kilómetros hechos  hoy también algunos  momentos han sido fuertes.

 Pincha sobre las fotos para ampliar

Día 8º viernes 2 de abril  2010  Tangarfa - Zagora (283 kilómetros)

 

Hemos dormido arrullados por el murmullo de la corriente del río y algunos se bañan en una de las pozas, desayunamos y tomamos la pista del Dakar que nos permitirá el acceso al lago Iriki por el sur evitándonos tener que tomar la pista mas al norte, que sale de Foum Zguiz y que es un pedregal que tortura  a las personas y a las maquinas.

Esta pista es mucho más cómoda y rápida aunque hay que tener precaución con los badenes.

Tras unos cincuenta kilómetros de pista llegamos al Iriki, los chavales se dan un buen pirulo con los coches y disfrutan de lo lindo.

Continuamos camino cada uno por su lado buscando el siguiente punto. En ese momento estamos cerca del Defe  que empieza a soltar barro por las ruedas, estamos a punto de quedarnos en ese lodazal 50 metros mas de largo y no pasamos, pues el motor se nos viene abajo, algún otro compañero como Luisen  también las ha pasado canutas para salir de esa zona embarrada.

Huyendo del barro intentamos bordear el Erg por el sureste saltándonos algunos puntos del norte pero las dunas cada vez son mas grandes, son las dos de la tarde así que la arena esta muy complicada, tenemos un par de atascos y retrocedemos para hacer la ruta como estaba programada. Disfrutamos del río de arena y tomamos un refresco en el Oasis Sagrado.

En principio tenemos la intención de atravesar el Jebel Bani por una pista que Luisen ha descubierto, pero no andamos sobrados ni de tiempo ni de gasoil por lo que esta opción tendrá que esperar a otro año, tiramos a Mhamid y desde ahí a Tagounite para repostar y a Zagora. Los chicos se dan un breve baño en la piscina del hotel y una vez aseados a cenar.

Mañana algunos aprovecharan para hacer una visita a Mohamed ”el gordito” y efectuar pequeñas reparaciones, luego por carretera a Marrakech.

Nosotros con Luisen, Cristian, Kangu, Pi  y Alberto haremos algo mas de pista desde Zagora a Ait Benhaddou.

 Pincha sobre las fotos para ampliar

Día 9º sábado 3 de abril  2010 Zagora - Marrakech (386 kilómetros)

 

Hemos madrugado un poco mas que los compis que irán por carretera, la pista sale prácticamente del mismo Zagora es rápida con algún trozo pequeño de piedras y circula entre montañas, aunque cuando las comparamos con las que venimos de ver se nos quedan pequeñas. Cubrimos los 70 kilómetros en un santiamén y nos vamos a Ait Benhaddou para que algunos compañeros lo conozcan. Unas fotos y en marcha.

Comemos por el camino unos pinchos morunos de vaca y de pollo con una ensalada y proseguimos camino. En un pequeño negocio al borde de la carretera dedicado a la venta de aceite de argan nos encontramos con el resto de viajeros. Hacemos algunas fotos a las mujeres que estar moliendo los frutos para recoger el aceite, tal vez el mas caro del mundo que sirve tanto para cosmética como para cocinar, según el tratamiento que se le de.

Seguimos el viaje todos juntos y llegamos a Marrakech, alguien propone ir a cenar a algún sitio típico pero al final el tema se va retrasando y se aborta el plan. Cenamos en el buffet del hotel, también el Atlas se gana un suspenso. La calidad no esta mal pero no tiene ninguna variedad, en el apartado de carne solo tienen pollo, como dice un buen amigo: la ausencia de opciones aclara la mente.

Cenamos mientras unos músicos entretienen a los clientes y les pido que toquen Aisha un precioso tema marroqui desde luego lo hacen, pero mas que tocarla ”LA EJECUTAN” que forma de destrozar un tema. Nos vamos a tomar un petit taxi que nos conduce como siempre con riesgo de nuestra integridad física a la plaza de Jemaa El-Fna.

El ambientazo como siempre es total, mientras algunos se tatúan con henna otros compramos algunas baratijas con el consabido y agotador regateo.

Nos vamos cuando las tiendas empiezan a cerrar, que ya estamos un poco cansados.

 Pincha sobre las fotos para ampliar

 

Día 10º domingo 4 de abril  2010 Marrakech Algeciras (645 kilómetros)

 

Carretera y manta pues queremos coger el ferry de las 6 pm. Kilómetros y más kilómetros de autovia sin nada digno de destacar y cerca de Tetuán buscamos un sitio para comer.

Hacemos un fuera de carretera y Los Escuderos estamos a punto de quedarnos en un barrizal de consideración, mientras comemos la policía se queda en el arcen justo a nuestro lado. Pensamos que tal como va el viaje en cuanto salgamos nos dirán algo, o intentaran multarnos basándose en el articulo 33 pero no es así y eso que les ponemos la carretera perdida de barro en sus mismas barbas cuando salimos.

Llegamos a la frontera, una pequeña cola y pasamos sin problema. Al ferry llegamos perfectos, Alberto se confunde de línea de embarque y se mete en la línea de Balearia y las pasa de órdago para poder  embarcar, pero lo consigue. Carlos viene por detrás y por cinco coches no puede coger el de las 6 por lo que tendrá que esperar.

Nosotros llegamos al Reina Cristina y nos enteramos de que Kangu tiene una gastroenteritis que no puede ni estornudar. Le dejamos tranquilo en la habitación con una buena reserva de agua de limón. El resto nos damos un duchazo y dando un paseo para hacer tiempo nos vamos al Telepiza. Nuestros muchachos se encargan del menú  y cuando empiezan a traer las pizzas entran Los Mexcar por la puerta, lo que se dice a mesa puesta faltaría mas.

Terminado el ágape otro paseo hasta el hotel y a dormir.

  Día 11º lunes 5 de abril  2010 Algeciras - Madrid (651 kilómetros)

 Cuando nos levantamos el equipo Brunico ya ha salido pues Gabi tiene que incorporarse al trabajo lo antes posible el resto salimos a las 8. El viaje es realmente bueno  un pequeño atasco en el paso por Málaga pero nada comparado con otros años, durante todo el camino, la autovia tiene trafico pero afortunadamente muy ágil.

Como siempre comentamos por la emisora las cosas del viaje y coincidimos en que este ha sido distinto a los anteriores, tal vez algo mas aventurero. No hemos seguido al pie de la letra los puntos establecidos, si no que nos hemos ido saltando los que no nos cuadraban en cada momento, bien por que no podíamos acceder a ellos bien por que no nos interesaban, es decir hemos introducido en el viaje el factor de la improvisación. Personalmente y quitando la pesadez de los infinitos controles policiales y militares cada vez me gusta mas el sur de Marruecos y mas aun las zonas que no están en los circuitos mas tradicionales, donde si cabe se respira un mayor ambiente de libertad y de aventura.

El factor humano en este viaje como en todos los anteriores simplemente perfecto. Kangu, Pina y nuestro amigo sueco Cristian las últimas incorporaciones a Mexcar han aportado un valor  extra al grupo sin ninguna duda.

En cuanto a nuestros chicos decir que aunque ya lo sabíamos todos antes de empezar el viaje son lo mejor de lo mejor, todos y cada uno de ellos aportando frescura y me atrevo a decir que sin ellos el viaje no tendría el mismo atractivo.

Esperemos que el año que viene podamos disfrutar de nuevo de este país que nos tiene tan enganchados y en le que disfrutamos como niños, desde luego proyectos no nos faltan, nos pondremos manos a la obra cuanto antes.