Portugal 2009


 
 

 

4-12-09 Madrid-Puebla de Sanabria

Nos hemos tomado el magnifico puente de diciembre para hacer una escapada a Portugal. En esta ocasión haremos el norte de este hermoso país.

Alberto y nosotros salimos el viernes 4 de diciembre para llegar a Puebla de Sanabria sobre las 2 de la tarde y poder tomar un aperitivo con nuestro cliente y amigo Mato.

Comemos de maravilla en un restaurante Casa Paca algunas delicias de la tierra, rabo de toro, mollejas pimientos y boletus, para desengrasar un orujo blanco que por donde pasa deja su huella y nos marchamos a ver el lago que hace famosa a esta población.

Se trata de un lago de origen glaciar que ocupa unas 318 hectáreas con una profundidad máxima de 51 metros, estas dimensiones hacen que sea el mayor de la Península Ibérica. Paseamos por sus riberas y nos dirigimos a la laguna de los peces una de las docenas  de lagunas que adornan este entorno, esta en particular (curiosamente) es artificial y además no tiene peces. Situada por encima de los 1.400 metros nos recibe con los alrededores nevados, lógicamente hace un frio que pela y tras un corto paseo nos vamos. Una parada para disfrutar del paisaje del cañón del Forcadura  y nos vamos a ver El Castillo de Sanabria.

Se trata de una fortaleza en perfecto estado de conservación y además  esta muy bien restaurada.

Fue construida en 1.450 sobre las ruinas de un castillo celta por el Conde de Benavente Don Rodrigo Alonso Pimentel. Antes de empezar el recorrido me disfrazo de medieval, (no en vano soy un Escudero) coraza, pica, escudo y yelmo (esta permitido hacerlo) y el cachondeo esta servido. No se como los hombres medievales podían moverse con soltura con tanta hojalata sobre el cuerpo. Supongo que era mejor llevarla que morir de un espadazo.

Recorremos sus estancias subiendo y bajando cientos de escaleras que nos dejan listos para la cena y para la cama, por cierto el hostal La Trucha donde dormiremos es lo peor de lo peor y mira que hemos dormido en lugares malos, pero este se lleva la palma no se lo recomendamos a nadie.

 

 

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

5-12-09 Puebla de Sanabria-Vinhais

Ha estado lloviendo toda la noche y amanece un día gris totalmente cubierto y esta lloviendo. Ya lo sabíamos pues las previsiones eran esas y se cumplen a rajatabla.

Nos encontramos con el resto de compañeros Kangu, Luisen y Adolfo, sin más nos ponemos en marcha. Nuestra ruta discurrirá por el parque natural de Montesinho.

El campo esta de “dulce” las pistas embarradas, pero debajo el piso esta duro, lo que te permite rodar con alegría. Nos acercamos al primer vadeo que hacemos sin dificultad, estamos buscando el segundo que también encontramos, es algo mas profundo  pero no se nos resiste, ya estamos en el tercer vadeo del día pero el camino en bajada termina bruscamente en una pradera, Javi se baja a investigar  y nos dice que el rio en esa zona esta infranqueable, tanto la entrada como la salida presentan un escalón de mas de un metro y el rio en esa zona va encallejonado y la corriente es fuerte, hay que dar media vuelta. Lo intento en la pradera pero el coche se queda atrapado Kangu me tira con el cabrestante, pero el coche patina de lateral y amenaza con empotrarse en un arbolillo de modo que tenemos que hacer un reenvío con la polea y a la primera salgo del atolladero, los rescatadores están bastante mojados pues  lo que era una fina llovizna al principio del rescate  ahora es un pequeño diluvio, como no podía ser de otra manera según las leyes de Murphi.

 Tenemos que bordear la montaña para encontrar otro paso alternativo para vadear y tras muchas vueltas lo encontramos. Kangu se anima a ser el primero en vadear  el lleva snorkel y la profundidad parece bastante. Lo pasa sin despeinarse pero el agua en unos momentos llega  a los faros, los demás pasamos intentando no crear demasiada ola y lo conseguimos.

De nuevo subimos la montaña, a nuestra izquierda esta la ladera, a la derecha el barranco, paso por encima de una piedra y me desplaza a la derecha donde esta el barranco, me quedo sin aliento, desde el puesto del conductor parece que al coche le será mas fácil volcar de ese lado que mantenerse. Con toda la precaución del mundo Javi se baja del coche y me dice que me estoy sujetando por delante con unos matojos y por detrás por la propia rodera que he creado, que ni me mueva, que  no intente nada, llamo por la emisora a Kangu que rápidamente me engancha con el winche, ni siquiera meto primera para ayudar, me dejo rescatar lentamente.

Comemos tirando una lona impermeable de coche a coche para resguardarnos de la lluvia pero justo cuando terminamos de montarla deja de llover y estamos  tranquilos por un rato.

Trialeras de subida o de bajada se suceden en mitad de la lluvia, la montaña aparece y desaparece con las nubes bajas o la bruma, es todo un espectáculo. Como anochece temprano tenemos nuestra primera “nocturna” y nos toca abrir camino conectamos la batería de focos y comienza la diversión por si fuese poco a ratos nos visita una niebla intensa que hace que los focos no nos sirvan de nada, pero disfrutamos de lo lindo, por fin llegamos a Vinhais. Nos alojaremos en la Pensao Cidadela Trasmontana. El sitio muy bien y la señora que nos atiende que es un encanto además de una enamorada e España (veranea en La Manga del Mar Menor) nos recomienda cenar en un restaurante llamado Silva. Tras una ducha  nos dirigimos al restaurante, cenamos como reyes a base de varios tipos de carne a la parrilla, por un precio más que razonable y el señor que amablemente nos atiende tiene la deferencia de ponernos el partido del Madrid que además gana. La verdad es que en Portugal solo encontramos buenas maneras por todas partes. Tras comentar la jornada animadamente delante de unos orujines nos vamos a dormir.

Pincha sobre las fotos para ampliar

6-12-09 Vinhais-Pitoes das Júnias

 

Como dice la canción de Serrat llueve y llueve detrás de los cristales llueve y llueve… no para ni por casualidad.

Llegamos al ultimo vadeo del viaje, no sin dificultad, por lo enmarañado de las pistas y este si que es para nota, además de que son mas de 70 metros de vadeo, es que el rio viene con muy mala uva y se le nota profundo de veras, esta vez ni nos lo pensamos, media vuelta y  a buscar un puente, que también tras muchas vueltas encontramos.

El que no comprende esta afición del 4x4 tampoco entenderá que cuando surgen los problemas es cuando mejor lo pasamos, pero esa es la realidad.

Pasamos por Chaves y Montalegre  y hacemos la parte sur de la Sierra do Larauco, Comemos en cualquier recodo del camino tapados por una lona y “vuelta al tajo”.

Esta atardeciendo, diluvia, las nubes y la niebla nos envuelven el espectáculo es de película de terror y por si fuera poco estamos subiendo por una trialera llena de pedruscos, de roderas embarradas y  de auténticos ríos de agua que nos hacen pensar mas de una vez que no lograremos subir hasta  los 1.400 metros que es desde donde sale la pista que nos llevara a Pitoes. Al cabo de una hora de tremenda subida en segunda reductora Luis que encabeza la comitiva nos comenta por la emisora que ya esta arriba y el objetivo esta cumplido. ¡Que gozada!

Por fin llegamos a Pitoes das Junias la jornada no ha tenido tampoco desperdicio.

La Residencial O Preto esta francamente bien, sobre todo teniendo en cuenta que están bastante alejados del “mundanal ruido”

Cenamos un excelente bacalao al horno con sus patatas, castañas e higos asados regados con un vinillo de la tierra que no esta nada mal, una delicia a un precio siempre razonable y por supuesto servido con la amabilidad característica de esta gente.

Nos vamos a dormir que el día como siempre ha sido de los que se recuerdan.

Pincha sobre las fotos para ampliar

 

7-12-09 Pitoes das Júnias-Entrimo

 

Amanece lloviendo claro (menuda novedad). Los caminos sin cambios, mas parecen riachuelos por la cantidad de agua que baja monte abajo, llegamos a una pista de servicio de molinos y encontramos un camino que nos hace dar mas de una vuelta hasta que al final desemboca entre unas cercas de piedra por las que no cabe el coche, media vuelta y hacemos el enlace por carretera. Paramos a comprar pan para la comida y unos enormes bueyes pasan a nuestro lado imponiendo mucho respeto, sus enormes cornamentas pasan rozando los coches. Si a uno de estos bichos le da por enfadarse con esos cuernos… pero son buena gente y se conforman con mirarnos de reojo y lanzar un poderoso mugido, dejando claro quienes son los intrusos.

Charlamos un rato con el pastor que lleva el ganado y que nos enseña su frugal comida, un trozo de tocino entre velado y un pedazo de pan, los perros que le acompañan solo disfrutaran de un mendrugo de pan duro.

Algunas cascadas adornan la montaña y no tenemos mas remedio que parar ante tanta belleza La bajada trialerilla que conduce a la presa del pantano de Barragem da Venda Nova,  es una pasada, la presa esta hasta el borde de agua, nos cuesta un poco encontrar la pista que corre paralela al rio Rabagdo, peo al fin la encontramos y una vez encarrilados paramos para tomar la comida. De nuevo la lluvia nos respeta y nos deja comer tranquilos.

Estamos buscando una pista  que no este prohibida para circular por el parque y nos metemos en un precioso pueblo de montaña con sus calles empedradas y aquello se convierte en una ratonera para los coches, imposible continuara por esas calles estrechas, muy despacio y marcha atrás logramos salir del atolladero.

Bordeamos el parque natural de Peneda Géres ya que todos los accesos que encontramos están prohibidos a los vehículos a motor. Hemos llegado al mirador de Pedra Bela situado a 829 metros de altitud  y disfrutamos  de sus vistas.

Ya es de noche y nos encontramos con  un árbol caído en mitad de la pista que no deja pasar,  tiramos de cabrestante y en unos minutos el camino esta despejado. Continuamos  por una pista “teóricamente buena”   que al final es peor que algunas de las trialeras que hemos pasado  en estos días y nos lleva a la antigua frontera con España, por fin  llegamos a Entrimo. Nos hospedamos en el hotel Barcelona que no esta mal.

Nuestro deambular por el campo se ha terminado por esta vez. Cenamos en un restaurante (no demasiado bien ni demasiado barato) pero es lo que encontramos y nos vamos a la cama, que mañana nos quedan unos cuantos kilómetros para llegar a casa.

Una vez  más agradecer a Luis la magnifica calidad de su trabajo, situando los puntos  con el google y organizando el evento hasta en sus mínimos detalles y por supuesto al resto de compañeros su grata compañía.

Ya estamos pendientes de cuando será la próxima, a la que desde luego acudiremos.

Pincha sobre las fotos para ampliar